El dueño del Cervantes iría por la sede de la Asociación Española tras el rechazo a la venta

El propietario del teatro Cervantes, Luis Armani, iría por la sede de la Asociación Española de Socorros Mutuos, luego de que la asamblea de la entidad rechazara el pasado jueves la venta de la centenaria sala.
?El viernes hablé con Manuel Martínez Martínez. El me pidió una semana para ocuparse y dijo que me iba a llamar. Con él yo tengo confianza, así que una vez que tenga la primera charla surgirán novedades sobre lo que se va a hacer?, señaló el empresario en diálogo con este Diario.
Cabe destacar que la anulación de la venta del teatro Cervantes desató un nuevo inconveniente para la mutual española, puesto que el dinero ya se utilizó para pagar juicios, deudas y paliar el déficit operativo de 14 mil pesos mensuales.
-Se especula que usted haría un nuevo intento por la sede social…
-Eso lo verá Martínez Martínez si es viable. Desde el primer día que yo tuve relación con la institución, ésa fue mi primera propuesta, por lo tanto es una posibilidad. Hasta estuvieron a punto de tomarme la seña. Además, cuando yo compré el teatro, no era lo que quería en ese momento, pero me lo ofrecieron y resolví en el día. A partir de ahí pensé que el Cervantes era un bien que se podía recuperar y poner nuevamente en valor, más allá de que siempre tiene que dar un resultado económico.
-¿La oferta era por el total del inmueble? Porque también tiene dependencias…
-Lo que a mí me habían ofrecido en su momento era el local con sus dependencias.
-Según su estimación, ¿el valor del teatro y de la sede es el mismo?
-No lo sé, porque hace un año que hice la compra. Desconozco cuál es el valor de las propiedades hoy en Tandil, pero en ese momento, la oferta que hice por la sede y el teatro era la misma, el mismo valor. Martínez Martínez es un hombre de negocios y conoce el mercado inmobiliario. A lo mejor, él tiene un as bajo la manga y sabe lo que se puede hacer por la asociación. No sé cuál es la deuda y los bienes que tiene la entidad, pero es cierto que la sede que posee, para una empleada o dos, no tiene sentido.

El viaje

-¿Cuándo cree que vendrá a Tandil?
-Dentro de una semana me juntaré con Martínez Martínez y ya veremos qué hacemos. Sabe que no tengo problemas y quiero que la cuestión se solucione. Ahora se verá qué es lo que quieren hacer. Yo creo que nos vamos a poner de acuerdo. En los negocios, para que sean tales, tiene que haber un beneficio para ambas partes. Si no, no sirven. Cuando compré el teatro Cervantes lo hice porque me beneficiaba y creí que también se beneficiaba la asociación. Y esto tiene que terminar de la misma manera, respetando lo que quiso la voluntad popular y ateniendo también a la parte económica, que Martínez Martínez ya estará enterado y verá cómo la podrá solucionar.
-Entonces, usted vería con buenos ojos ir de nuevo por la sede…
-Eso saldrá a raíz de una negociación. Ellos sabían que tenían problemas económicos y por eso vendían. Si ese capital lo fueron utilizando para pagar juicios y deudas, y no remataran bienes, bienvenido sea. Ahora hay una comisión nueva que ojalá pueda poner en marcha a la asociación y sea rentable. No pasa por apurarlos para que hagan un mal negocio. Hagan lo que hagan, lo importante es que hay que apoyarlos, porque fueron elegidos para hacer lo mejor por la asociación. *

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario