El Ejecutivo ?debe obligar? al concesionario del Balneario a retrotraer las tarifas al año pasado

Por este motivo, instó al Ejecutivo a obligar al concesionario “hoy mismo” a volver a las tarifas de 2012-2013. En todo caso, tendrá oportunidad de poner a consideración del cuerpo la nueva, que presenta un 63 por ciento de incremento en promedio, para su aprobación.

En principio, el edil rechazó los argumentos del radical Néstor Müller, quien le dijo a este Diario que no corresponde que la tarifa pase por el Concejo debido a que “el pliego (de bases y condiciones del Balneario Municipal) automáticamente la deroga”.

 

Las ordenanzas

“En principio no quiero ser descalificativo, pero de alguien que tiene cierta experiencia en el cuerpo, de años, como el concejal Müller me sorprende el desatino de su respuesta. Lo que él hace es una modificación del orden de los factores que no puede ser, bajo ningún punto de vista, inocente”, evaluó.

Indicó que el pliego es anterior a la norma que le otorga entidad, a través de su sanción. En este caso, la Ordenanza 5.869, en su primer artículo, aprobó los pliegos para el llamado a licitación pública de la concesión del Camping y del Balneario  municipales.

En segundo lugar, establece que “el concesionario podrá solicitar una modificación de tarifas al HDC, cuando justifique las erogaciones que debe atender, lo cual tendrá pronto despacho por parte del HCD”.

En tanto, la Ordenanza 5.894 (también de 1992) modifica el artículo 1 de la 5.869, agregando al pliego de licitación un inciso referente a la obligación de absorber al total del personal que cumple tareas en las áreas turísticas a concesionar.

“Incurre en un error grave el concejal Müller, porque él hace referencia a esta ordenanza, creo que intentando confundir”, consideró el concejal kirchnerista.

 

Encausar la situación

“Creemos, sin lugar a dudas, que inmediatamente el Ejecutivo le debe ordenar al concesionario que retrotraiga sus tarifas a las del año pasado. Hoy (por ayer) mismo debería haber sucedido. Y en todo caso, que se dirijan al Concejo Deliberante, como manda la ordenanza, pidiendo un cuadro tarifario y ahí el Concejo Deliberante lo aprobará o no”, afirmó con convicción.

Iparraguirre agregó que es el modo de “poner en cauce esta situación que, a todas luces, con el paso del tiempo esta irregularidad ha sido repetida”, aunque reconoció que durante algunos años se pudieron haber mantenido los precios a raíz de la convertibilidad o porque no se registraba inflación.

“Habría que ver desde cuándo han empezado a implementarse modificaciones en las tarifas para detectar ese momento como el punto de partida de estos errores, de esta ilegalidad, en la modificación de las tarifas”, señaló.

En cuanto a las responsabilidades, mencionó que en primer lugar le caben al Ejecutivo, “que tiene como función el control de las concesiones”, y en segundo término, al Concejo Deliberante en los años en que se registraron cambios en las tarifas, “porque no hizo cumplir algo que le corresponde al cuerpo, como manda la ordenanza, y lo ha dejado pasar”.

Iparraguirre resaltó que “estamos a tiempo de subsanar este error grave, retrotraer las tarifas al año pasado y que el concesionario, como manda la ordenanza, se dirija al Concejo Deliberante pidiendo un nuevo cuadro tarifario”.

 

El fin social

 

En su defensa de la gestión municipal, el concejal Müller comparó el Balneario Municipal con El Centinela, La Terminal o el Castillo Morisco. Lo que lo diferencia es que es el único espacio público que cuenta con espejos de agua, que en alguna época fueron de acceso más popular como aún ocurre en localidades de la zona.

Para el referente del FPV el Balneario Municipal debería ser “de acceso popular”, teniendo en cuenta que “históricamente recurrieron un montón de tandilenses pero entre ellos los que cuentan con las menores posibilidades económicas”.

Desde su óptica, lo dicta “el sentido común, porque ¿para qué el Estado tiene un balneario? Porque hay una función pública, una función social”.

En este punto, criticó los dichos de Müller: “Se sobrentiende la función social. Ahora, comparar las tarifas del Balneario con el precio de un café en un bar de La Terminal me parece una burrada, una falta de respeto a las familias que hoy no están pudiendo ir diariamente al Balneario porque no les da el bolsillo; que comparen la problemática de estas familias que tienen que pasar sus vacaciones sin ir a un espejo de agua con el precio de un café, realmente, me parece de mal gusto”.

Iparraguirre aseguró que el aumento de un 63 por ciento en promedio de las tarifas es “desproporcionado” y reiteró que “duplica la más pesimista de las estadísticas de inflación de los consultores privados, a peor de todas, que es del 30 por ciento. Esto es más del doble”.

Junto a esto, encontró otros indicios como la eliminación del área de parrillas que existía hace algunos años, que “tienen un trasfondo que es o bien intencionadamente ir vedando esos espacios públicos a los sectores populares de Tandil y si no es intencionadamente, al menos, lo que denota es que no son tenidos en cuenta a la hora de ir ejerciendo estas políticas”. 
 

El Municipio recibe mil pesos de alquiler por el restaurante

En cuanto a la concesión, Rogelio Iparraguirre informó que la comuna no percibe un canon por la explotación del sector de piletas, aunque el concesionario deberá ejecutar una serie de obras antes de octubre próximo.

Por el contrario, el Municipio “todos los años hace convenios con los distintos espejos de agua, están incluidos los piletones que en este caso vienen a funcionar como un privado, y hay una tarifa por chico que asiste a la colonia que se paga”.

Por eso cuestionó que “el concesionario no paga canon mensual o anual por el uso de las piletas sino que lo reemplaza por un plan de obras y tiene un plazo de 36 meses”.

Destacó que entre las mejoras comprometidas, para 2014 figura la necesidad de colocar filtros en las piletas para reutilizar la mayor cantidad de agua posible, ya que afecta a los vecinos de la zona. “Esa obra que es la más importante, es una obra todavía pendiente en su realización”, precisó.

Por último, aclaró que “lo que sí paga un canon es el local gastronómico, que tiene 200 metros cuadrados, es realmente espectacular, paga un alquiler mensual al Municipio de mil pesos desde la prórroga de 2011” de la concesión. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario