El Ejecutivo presentó una alternativa y la exCCC levantó el acampe

El conflicto que se desató en reclamo por alimentos frescos, techo, tierra y trabajo, y que derivó en un acampe frente a las puertas de la sede de Gobierno, el pasado 27 de abril, finalmente ayer alcanzó una solución.

Luego de conocerse dos resoluciones de la Justicia, a la que se acudió inicialmente en busca de una salida, el Ejecutivo elaboró ayer una propuesta que presentó temprano por la tarde a los responsables de las agrupaciones 1 de Octubre y Cacique Yanquetruz.

Mientras la máxima referente del movimiento social, Griselda Altamirano, mantenía su huelga de hambre en busca de respuestas a las consignas planteadas, el intendente Miguel Lunghi junto a integrantes de su gabinete, el presidente del Concejo Deliberante, Juan Pablo Frolik, y el bloque de concejales de la UCR, alcanzó una oferta en un intento por destrabar el conflicto.

La presentación se concretó después del mediodía en el despacho del jefe comunal ante el dirigente Jorge Lezica, quien se acercó acompañado por otros dos integrantes del espacio.

El documento consta de cuatro puntos y, en líneas generales, propone la entrega de materiales para que los integrantes de ambos espacios cumplan con la elaboración de bloques de cemento frente a una creciente demanda a escala municipal. A su vez las unidades serán adquiridas a cuatro pesos cada una para reforzar el Promev, con un límite de diez mil por mes.

Una vez que los principales referentes de ambos movimientos regresaron a la ciudad tras un viaje a Capital Federal, en busca de garantías frente a la modalidad de protesta, se realizó una asamblea en el mismo lugar del acampe.

Anoche, y luego de unos 15 minutos de intercambio, una veintena de personas aceptó el ofrecimiento y hoy, a primera hora, comenzará el desarme del acampe y la limpieza del lugar.

Los representantes de ambas organizaciones firmaron un acta con las autoridades de la comuna, que establece los puntos y términos exactos, tal cual fueron expresados en la propuesta presentada.

En tanto, Griselda Altamirano, tras participar de la rúbrica, puso fin a la huelga de hambre y fue traslada al Hospital para ser asistida.

 

La propuesta

 

El primer punto de la propuesta estableció que “el Municipio, por medio de la Secretaría de Desarrollo Social, ofrece materiales (polvo de piedra y cemento) para la elaboración de bloques, los cuales serán fabricados por integrantes del movimiento 1 de Octubre y agrupación Cacique Yanquetruz, en la bloquera de su propiedad, y el Municipio abonará cuatro pesos por cada bloque realizado y entregado a la Secretaría de Desarrollo Social”.

En segundo término aclaró que la dependencia que dirige Alejandra Marcieri utilizará los bloques “para entregarlos por medio del Programa de Mejoramiento de Viviendas (Promev)”, que se realizará en función de la “demanda recibida por vecinos que requieran de esta ayuda, de acuerdo a la capacidad que el Municipio tenga para dicho programa”.

Tercero, “la cantidad de bloques entregados mensualmente dependerá del nivel de actividad propuesto por esta organización, con un tope máximo de diez mil unidades mes. Mensualmente se abonará la cantidad recibida, con la correspondiente facturación”.

En referencia al reclamo por tierra, uno de los más persistentes, el Ejecutivo planteó que “el Movimiento 1 de Octubre y la agrupación Cacique Yanquetruz aceptan como organizaciones sociales incluirse en los distintos mecanismos que el Municipio proponga para una futura entrega de terrenos, entendiendo que lo hará en igualdad de condiciones que el resto de las organizaciones sociales y/o ciudadanos o familias de Tandil”.

Para finalizar, el texto estableció que con la rúbrica del acuerdo “se deja establecido que se levantará la huelga de hambre y medida de fuerza llevada adelante en el veredón municipal”.

 

Más consideraciones

 

Mientras aguardaba la respuesta de los dirigentes, el jefe de Gabinete Mario Civalleri brindó a este Diario precisiones sobre los puntos incluidos en la propuesta, que surgió “pensando” en alternativas que permitan destrabar el reclamo.

En primer término la iniciativa partió de la necesidad de “cortar” con un conflicto que “no es del agrado de los tandilenses” y porque además “tampoco queremos jugar con la salud de nadie”, independientemente del control diario que profesionales del Hospital realizan a la dirigente que hasta anoche sostenía la huelga.

En función de esas dos premisas fue que se elaboró la propuesta que “sale por una vía razonable, la del trabajo, como un elemento articulador para superar esta cuestión”.

Civalleri resaltó que la estrategia apuntó a “cambiar el eje de la discusión” y a la demanda de alimentos para el funcionamiento de espacios barriales, que eran negados por parte del Municipio, “propusimos una salida por el lado laboral”. No obstante destacó que se trata de una “alternativa” que se desprendió de la situación coyuntural que resulta de utilidad ya que la producción responderá a la demanda de materiales para el programa de mejoramiento habitacional.

 

Los gastos

 

Sobre los gastos que deberá afrontar la comuna, Civalleri explicó que el valor de los bloques en el mercado se ubica entre los ocho y diez pesos por unidad. De ese precio, una mitad corresponde a mano de obra y la otra a los materiales.

En definitiva, el Municipio entregará los insumos para la elaboración de los ladrillos y pagará la mano de obra. Después esos bloques estarán a disposición para reforzar el Promev.

Y al justificar la acción dijo que “pagaríamos por otro lado porque la capacidad de producción es insuficiente para cubrir la demanda”.

La cantidad de unidades que abonará el Ejecutivo será un tope de diez mil (40 mil pesos) por mes, por lo que dependerá de la capacidad de producción. De todos modos marcó que, sobre la base de la actividad de la bloquera municipal, tienen conocimiento sobre el número de ejemplares que se fabrican con determinada materia prima, aspecto que servirá para regular la entrega.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario