El estudiante agredido en la Curva de la Muerte irá a la Justicia contra el Municipio

Hace seis meses, la historia de Mariano Nicolás Martín Fritz, estudiante de Veterinarias, conmocionaba a una comunidad sacudida por la violencia. El joven de 22 años fue a una fiesta en la Sociedad Rural y terminó en el quirófano de la Nueva Clínica Chacabuco, tras ser agredido por un automovilista que le pegó un puñetazo y lo derrumbó sobre el asfalto, para abandonarlo en estado de inconciencia. Todo ocurrió a metros de la Curva de la Muerte.

El alumno de la Unicén atravesó una neurocirugía de urgencia, estuvo en terapia intensiva, recibió el alta y fue a pasar las vacaciones con su familia, que es de Miramar. Allí comenzó una lenta y exitosa recuperación, aunque su vida ya no será como antes.

Con miedo de regresar a Tandil, abandonó en cuarto año la carrera de Veterinarias y se fue a estudiar a otra ciudad. Mientras tanto, su hermano Juan Ignacio Martín Fritz, que es abogado, sigue la causa penal en contra del agresor que se entregó días después de que se conociera el terrible episodio.

En diálogo con El Eco de Tandil, el letrado confirmó que se presentaron en la causa como particular damnificado. Por otro lado, adelantó que tras la resolución de la causa penal, harán una presentación civil contra el Municipio por abandono de persona.

El hecho ocurrió durante la madrugada del domingo 7 de diciembre del año pasado, cuando Mariano Martín Fritz y dos amigas volvían caminando de una fiesta que se realizó en el predio de la Rural. En la zona de Linstow y Fleming tuvieron un entredicho con un automovilista que descendió de su vehículo y le aplicó un puñetazo al joven. La víctima cayó pesadamente al asfalto y perdió la conciencia, al tiempo que el agresor huyó.

En tanto, las amigas de Mariano llamaron en dos oportunidades al Hospital, pero la ambulancia nunca llegó. Afortunadamente, otro conductor los asistió y dejó al herido en la Nueva Clínica Chacabuco, donde finalmente fue sometido a una neurocirugía.

A seis meses del traumático hecho, Mariano Martín Fritz no pudo regresar a Tandil y abandonó la carrera de Veterinarias en cuarto año. Apoyado por su familia, comenzó a estudiar en otra ciudad, pero su vida ya no es la misma, sin posibilidades de practicar deportes -jugaba hockey sobre patines en la liga nacional- y con momentos duros desde el punto de vista psicoemocional.

 

La “primera

frustración”

 

El delito que se le imputa al agresor es “Lesiones graves”, que contempla una pena máxima de 6 años de prisión. Como no cuenta con antecedentes penales, es decir condenas por otros hechos, seguramente la causa se resolverá en un juicio abreviado o en una suspensión de juicio a prueba.

“Por la entidad del delito, la tipificación, que es lesiones graves, y en teoría si no hay antecedentes penales es excarcelable, lo más probable es que no llegue a juicio oral, lo que ya es una primera frustración porque mi hermano estuvo a punto de morir y quedó postrado en la cama bastante tiempo”, analizó el letrado.

Si bien el agresor no tenía antecedentes penales “sabemos que es una persona que ha tenido problemas en la ciudad”, agregó.

Juan Ignacio Martín Fritz sostuvo que con los elementos que vayan recolectando, el fiscal tendrá opción de cambiar la carátula. “Lo importante es que esto vaya a juicio oral. Como lesiones graves es excarcelable porque tiene una pena prevista menor a los 6 años”, reconoció.

 

Imágenes

elocuentes

 

Hasta el momento, se incorporaron a la causa las imágenes tomadas por las cámaras del Municipio. “Son elocuentes, clarísimas. Se ve el momento específico de la agresión, que no hay ninguna trifulca, no hay empujones, no hay pelea. Se ve el golpe claro y que esta persona se va y abandona a mi hermano. Eso es muy importante porque da una veracidad presencial del hecho y se va a adjuntar con las declaraciones de las personas que estaban presentes, que son las dos amigas de mi hermano”, explicó.

Por otra parte, ya se hizo el reconocimiento en rueda de personas en las dependencias de la DDI. “Fue muy traumático para mi hermano porque era volverse a encontrar cara a cara con esta persona. Pasó un momento bastante feo, porque los nervios se apoderaron de la situación. Fue volver a vivir todo lo que había pasado hace unos meses”, describió, y ratificó que tanto Mariano como sus dos amigas señalaron al agresor rotundamente.

Por otra parte, se pidieron otras pruebas tendientes a acreditar la agresión, ya que aparentemente el autor del golpe habría sufrido una lesión, como así también la reacción en el momento del Centro de Monitoreo del Municipio.

 

Inacción y

maltrato

 

El hermano de Mariano Martín Fritz sostuvo que una vez que se resuelva la causa penal harán las presentaciones civiles contra el agresor y el Municipio. Es que entienden que hubo “inoperancia porque estaban las cámaras de seguridad que supuestamente alguien las tenía que estar mirando y nadie las veía. No había filmaciones y a las 24 ó 48 horas aparecieron”, manifestó.

Agregó que “sufrimos una especie de maltrato institucional de parte de una persona perteneciente al bloque oficialista del Concejo Deliberante. En virtud de las declaraciones que he hecho, cuando me llamaron los medios y mi familia, cuando estuvo mi hermano internado, se han ofendido porque nosotros hemos dicho la verdad, que el Municipio en 14 ó 15 días que mi hermano estuvo en Tandil no se acercó”.

Explicó que los convocaron a una audiencia de un día para otro, sabiendo que están radicados en Miramar y que tendrían que viajar. “Lo que se dijo fue la verdad, que en esos quince días con (Juan) Mónaco el Intendente se sacó fotos, le abrió el despacho, y mi hermano se estaba muriendo y en ese momento ni las cámaras andaban y nadie se acercó”, lamentó.

El abogado ya le anticipó a su familia que es probable que no haya juicio oral, como así también es real que el agresor no irá preso. Sí es probable que reciba una pena de ejecución en suspenso.

En cuanto al desarrollo de la causa, sostuvo que “la veo un poco lenta” pero admitió que se les hace difícil seguirla de cerca “porque no estoy en Tandil y no es tan fácil ir a ver el expediente. Soy abogado, estoy del otro lado y entiendo que el tema judicial es así, uno tiene que estar, moverse. A veces también cuando las presiones sociales ceden un poco, los fiscales levantan un poco el pie y mueven otras cosas”.

 

Otra vida

 

Mientras tanto, Mariano Martín Fritz cambió de carrera y se instaló en otra ciudad por el miedo que aún le genera regresar a Tandil. Si bien ya puede autovalerse y viaja solo en micro, su vida cambió. “No puede hacer deporte por uno o dos años más. Era un deportista activo, jugaba al hockey sobre patines a nivel nacional y una vez al mes tenía algún torneo o fecha en algún lugar del país, en Mendoza, Tucumán, Santiago del Estero, Capital, viajaba mucho para jugar”, contó su hermano.

Agregó que “los médicos hablan de un verdadero milagro, porque no se esperaban la recuperación que tuvo, tan inmediata. Salió de terapia en cinco días, cuando se esperaba que estuviese no menos de una semana. Después estuvo otros cuatro o cinco días en una habitación cuando era para estar 15 días. Eso fue por el físico que tenía como deportista, porque era una persona fuerte, que no era la primera vez que pasaba por una operación por otras cuestiones de salud que se le han presentado en la vida”.

En cuanto a su salud, dijo que Mariano “por ahora está intentando, no es tan fácil. Tiene dolores de cabeza. Convengamos que todavía tiene fractura de tabique, eso hace que no pueda respirar bien ni pueda tener buen oxígeno. Eso en algún momento va a haber que volver a operarlo”.

Si bien los controles médicos ahora serán cada seis meses “se le presentaron problemas de vista que él no tenía. No sabemos si van a ser definitivos o son producto del golpe en sí”.

Reflexionó que “estamos hablando de un milagro, porque nadie esperaba que mi hermano esté en estas condiciones”, pero “hay secuelas, además de las físicas, las psicoemocionales, que son muy graves”.

Para cerrar, indicó que “apuntamos a que esta persona tenga una pena. Esperamos que el fiscal se ponga los pantalones, nos acompañe y diga que merece ir a juicio oral por todo lo que hizo”. De todos modos, reconoció que a Mariano “le cambiaron la vida totalmente” por eso “una condena no le va a devolver la vida que tenía antes y a esta persona, por la condena que le puedan fijar, tampoco”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario