El fiscal pidió 17 años de prisión para el acusado por abusar y violar a dos jóvenes

En la víspera se realizó la jornada de acusación y alegatos en el juicio oral y público seguido contra Isidoro Rolando, que fue acusado por el fiscal Agustín Echevarría por los delitos de ?corrupción de menores y violación agravada?, reclamando una sanción con la pena de 17 años de prisión.
La audiencia fue presidida por los magistrados Guillermo Arecha, Carlos Pocorena y Pablo Galli, y contó con la presencia de las víctimas desde poco antes del final de la acusación. Las jóvenes escucharon con entereza los cuestionamientos de la defensa, tratando de poner en crisis la argumentación fiscal.
El representante del ministerio público consideró comprobado que el imputado cometió los delitos en perjuicio de dos hermanas por espacio de unos diez años, cuando las víctimas tenían entre 6 y 16 años.
El fiscal concretó un minucioso detalle de las acciones en cuestión, indicando que el hombre obligaba a las víctimas mediante golpes y violencia, como elementos de coacción.
Sostuvo que la situación está probada pese a que el entorno familiar de la madre por conveniencia intentó mejorar la situación del acusado, ?cerrando filas de forma rayana a la complicidad?.
Las principales pruebas de cargo fueron los testimonios de las víctimas, las cuales ?según el fiscal- tuvieron una actitud ?heroica? dado el padecimiento y el sobreponerse a un ambiente familiar adverso.
El fiscal también interpretó como elemento de cargo los dichos de un amigo de Rolando, que observó situaciones que avalaban la acusación, en tanto que el indicio de oportunidad también fue planteado.
Echevarría descartó la ?teoría del complot? vinculada a una investigación contra una ONG que llevaba adelante Rolando y consideró como un atenuante el buen concepto del acusado.
Entre los agravantes mencionó que los delitos se hayan efectuado delante de otros menores, la pluralidad de hechos corruptores y su extensión en el tiempo, la pluralidad de víctimas, la actuación de manera conjunta, la muy corta edad de las denunciantes, el desarrollo de una actividad violenta en la vida diaria y la coacción o extorsión mediante represalias.

Insuficiencia probatoria

El defensor oficial Diego Araujo planteó como pedido principal la absolución del acusado bajo la argumentación de la insuficiencia probatoria, en tanto que subsidiariamente cuestionó el encuadre legal formulado por la fiscalía.
El abogado señaló que diversas acusaciones no tienen sustento y que muchos detalles fueron incorporados recién en el debate, existiendo contradicciones en una de las víctima, tanto entre sus propias declaraciones como en las que formuló su hermana.
Cuestionó que la acusación ?haya sido abstracta? en diversos párrafos, ya que tiene una indeterminación de la cantidad de hechos y que se deberían analizar sólo aquellos que se pretenden argumentar con pruebas.
Posteriormente, el profesional efectuó un pormenorizado análisis de la causa y planteó lo que definió como ?contraindicios de inocencia?, refiriéndose a un bloque de declaraciones contrarias.
Para descartar otro planteo señaló que hubo imprecisiones en materia de fechas, no permitiendo establecer fehacientemente que las víctimas fueran menores de 13 años al momento de algunos de los hechos.
Luego continuó su análisis para asentar las contradicciones necesarias para lograr ?a criterio de la defensa- dar por tierra con las que la fiscalía consideró como certezas.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario