El FPV pide informes y un diagnóstico sobre la seguridad e higiene en los centros de salud

Ya solucionada la cuestión técnica con la compra de un artefacto nuevo por parte del Municipio, el bloque justicialista presentará hoy en el Concejo Deliberante una minuta de comunicación para que el Ejecutivo brinde detalles sobre lo ocurrido, como así también sobre las condiciones y herramientas de las salas barriales.

A partir del 19 de septiembre, el centro de salud de Maggiori sufrió un desperfecto técnico con la heladera, que dejó de funcionar. Tras permanecer toda la noche fuera de servicio, se perdieron unas 500 dosis de distintas vacunas. El sábado pasado, tras hacerse pública esta situación, el Municipio resolvió definitivamente el inconveniente.

Ahora, conforme al primer artículo de la minuta, el FPV le pide al Ejecutivo que le facilite al Concejo “el registro consolidado de vacunas e insumos de importancia para la actividad diaria de prevención y atención en los centros de salud dependientes del Municipio de Tandil que fueron desechados, indicando la causa que motivó dicha situación” y que indique “el procedimiento a seguir por el responsable del centro de atención primaria de la salud ante la ocurrencia de un hecho de este tenor”.

En segundo lugar, le solicita que informe “qué protocolos hay previstos ante situaciones de corte de energía eléctrica, o aparición de desperfectos en el funcionamiento de los equipos de refrigeración necesarios a los efectos de conservar vacunas y resguardar insumos críticos para la actividad del centro de atención primaria de la salud”.

Por último, le reclama que eleve un informe que contenga “el diagnóstico en términos de seguridad e higiene de cada uno de los centros de atención primaria de salud dependientes del Municipio de Tandil, como así también el detalle del equipamiento disponible en cada uno de ellos para atender situaciones de contingencia (existencia de grupos electrógenos, sistemas de alarmas especiales, etc.)”.

En el artículo cuarto de la minuta, los concejales establecen que “la  respuesta a dicho pedido se efectúe dentro del plazo que estipula la Ordenanza 5181”, que fija 30 días y que fue impulsada por el actual senador de la UCR Carlos Fernández durante su mandato como concejal.

 

Evitar nuevos problemas

En los considerandos, los ediles justicialistas destacaron que “la reparación del equipamiento perteneciente a los centros de salud municipales es una responsabilidad indelegable del Municipio de Tandil” y que el desecho de las 500 dosis de vacunas, sumado a las demoras para arreglar el equipo, “representa una importante pérdida económica, pero por sobre todo, interrumpe el cronograma de vacunación diaria que se lleva adelante en el centro de salud”.

Por otra parte, marcaron que algunas de las vacunas desechadas son de “dificultosa reposición”, como es el caso de las 19 dosis de Pentavalente.

Ante estas circunstancias, marcaron que “deben definirse procedimientos excepcionales para que, ante contingencias como la ocurrida, impidan generar pérdidas del tenor de la descripta, entendiendo que “los centros de atención primaria de la salud deben ser un componente central del denominado Polo Sanitario de Tandil y recibir la atención presupuestaria acorde a su rol protagónico en las actividades de prevención de la salud de todos los ciudadanos tandilenses”.

Para cerrar, el FPV recordó que en el discurso de apertura del período de sesiones ordinarias el intendente Miguel Lunghi mencionaba que “se prevé una importante inversión para el fortalecimiento de la Atención Primaria de la Salud, lo cual incluye no sólo la construcción mencionada precedentemente sino además partidas destinadas al mantenimiento y reparación de los centros de atención primaria existentes”. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario