El Frente Renovador propone rediscutir el destino de los fondos de la Ordenanza 2.505

El debate lo disparó el proyecto del Plan de Infraestructura Vial presentado por el Departamento Ejecutivo, que toma más de 1,5 millones de pesos de la 2.505, y tuvo eco en distintos ediles. Por ese motivo, Beatriz Fernández aguarda poder concensuar un proyecto para introducir algún cambio en la norma.

 

“Celosos” en su aplicación

“La Ordenanza 2.505 tiene muchos años de vigencia y siempre fuimos bastante celosos en su aplicación, porque los fondos afectados hacen referencia a que deben ser sólo para la extensión del alumbrado público. Se recaudan entre 3,5 y 4 millones de pesos por año. No se gasta la totalidad”, explicó la concejal.

Como la norma tiene ya tres décadas, el servicio de alumbrado ha ido avanzando y hoy se extiende a medida que se crean nuevos barrios o que las zonas se urbanizan. Al mismo tiempo, se detectan necesidades de refuerzo en espacios o edificios públicos y se avanza con las obras.

“En épocas de crisis, difíciles, de presupuestos muy acotados, se tomaban esos fondos. Por ejemplo, se llegaron a destinar hasta para pagar sueldos en una oportunidad, en épocas realmente difíciles y críticas. Pero teníamos siempre el celo de devolver cuando se podía esos fondos a su motivo de afectación”, describió.

En cambio, cuestionó que “acá esto no sucede hace mucho tiempo” y agregó que el Ejecutivo tampoco eleva el programa de las obras de iluminación en las que avanzará con los recursos de la Ordenanza 2.505, como exige la norma.

Entre las modificaciones que la norma sufrió a través de los años figura “presentar a octubre un programa del plan de obras, conjuntamente con el presupuesto, para el año entrante. Eso no llega al Concejo. Nosotros creemos que el plan de obras no llega porque posiblemente tenga un monto menor al que se recauda. Entonces se utilizan esos fondos para lo que sea y eso no está especificado en la ordenanza”.

 

Desafectación anticipada

La legisladora analizó que “si se le cobra al contribuyente una tasa para alumbrado público, entonces hay que destinarla a eso” y remarcó que cuando el Ejecutivo elevó el Presupuesto 2014 “vimos en uno de sus artículos que desafectaban fondos de la 2.505 para obras de pavimentación que iban al Fondo de Inversión Vial (FIV) que votan” el 9 de enero pasado.

En este sentido, el Ejecutivo determinó sacar más de 1,5 millones de pesos de los 3,7 millones destinados a iluminación para incorporarlos a los 14 millones que integran el FIV. De ese modo, está reconociendo que sobran fondos de la Ordenanza 2.505 que destinarán a asfalto.

Sumado a eso “no ha llegado acá el plan de lo que van a pavimentar tampoco y en realidad ya tiene 14 millones, entonces mi pregunta era porqué no avanzar con todo el plan de pavimentación que está en el FIV con los 14 millones de pesos y si se necesita, posteriormente plantearle al Concejo Deliberante la posibilidad de desafectar fondos de la 2.505”.

En ese sentido, manifestó su conformidad con invertir el dinero en cosas para la ciudad, aunque no avaló desafectar fondos un año antes de hacer una obra y en un período de inflación cuando hay recursos mayores para empezar con la pavimentación.

Beatriz Fernández aclaró que “no estamos en contra” del plan para pavimentar, “de hecho lo hemos votado y nos parece bien”. Sin embargo, se preguntó “cuál es la urgencia de desafectarlos ahora y para esa finalidad casi discrecional, porque en realidad no ha sido parte del debate”.

A partir de este análisis, propuso que “modifiquemos la Ordenanza 2.505 con un artículo donde cuando se pretenda la desafectación, que se explicite cuál es el tema, cuál es la urgencia, y que el Concejo Deliberante defina y decida sobre esos fondos afectados”.

 

El debate se viene

La legisladora espera que no tarde demasiado en salir la modificación porque “no podemos permitir más desafectación. De todas formas para este año ya estarían gastados” esos recursos.

Entre los argumentos, señaló que es una forma de transparentar la gestión “porque tiene que ver con el erario público y con el contribuyente, con la claridad que tiene que tener el contribuyente de los fondos que aporta para dónde van y para qué son. Me parece que en eso tenemos que hacer absolutamente respetuosos”.

En cuanto a los “fines acotados” que se podrían incluir en la norma vigente, surgen posibilidades como destinar recursos a obras de agua, a prioridades que se debatan en el Concejo o incorporar el concepto “otros fines”, que sería una suerte de “cheque en blanco porque es demasiado amplio”.

En cuanto al agua “no alcanzaría para una obra como La Elena, que a los vecinos los aplaudo y los felicito porque siguen en esa lucha y va a ser muy revalorizada esa zona cuando tengan ese suministro, pero sí para proyectos más puntuales”.

Las otras alternativas serían diversificar en dos o tres ítems o que se debatan las prioridades en el Concejo Deliberante, que es “más abarcativa y tiene que ver más con los momentos y la puntualidad de los casos”.

En definitiva, Beatriz Fernández se inclinó por establecer un programa de obras de la Usina, dejar un porcentaje de los fondos para contingencias y el resto dirigirlo a prioridades que planteen el Ejecutivo y el Legislativo, definiéndolas a través del debate. 

 

 

El Municipio “tiene uno de los mayores presupuestos que he visto”

“En este momento la Municipalidad no tiene crisis económica. Hoy tiene uno de los mayores presupuestos que yo he visto, y he visto toda la clase de presupuestos”, resaltó Beatriz Fernández en diálogo con El Eco de Tandil.

La concejal evaluó que “es un presupuesto de 600 millones aproximadamente, de los cuales 350 millones son de recaudación propia y el 90 por ciento se va en sueldos municipales. El resto, 240 millones de pesos, viene coparticipado de Provincia y de Nación”.

Ante estos números, destacó que “todo lo que el Intendente puede hacer y de hecho, puede hacer mucho, le queda no solamente de esos recursos sino también de la libre disponibilidad que le dan Provincia y Nación en esos recursos que le envían. Ya sea por el Fondo Solidario Provincial -llamado Fondo Sojero-, por la descentralización tributaria administrativa y financiera, sea por recursos de coparticipación o además, por recursos de Nación que van destinados a educación, a empleo, a viviendas, a determinadas cosas que vemos todos los días”.

Tras analizar esta realidad, señaló que “hoy el Municipio está bien en ese sentido. Cuál es la necesidad de desafectar fondos de una ordenanza que no sabemos cuándo ni en qué la va a afectar. Dicen que en el Fondo Vial, en qué calle, en qué época, en qué tiempo. Eso no lo sabemos. Por eso surgió la posibilidad de rediscutir la 2.505 y ver si le agregamos algún otro articulado que al menos tenga el debate en el Concejo para determinar prioridades”. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario