El fuego no da tregua

Las tareas se iniciaron cerca de las 9, en Fugl y Azcuénaga, y continuaron en el Parque; en otros dos focos en Villa del Parque, uno de ellos en calle Navarro; y en un lote en Fugl y Serrano.
Uno de los siniestros más grandes se produjo en el campo La Revancha, de Mario Santamarina, ubicado en la zona de La Unión. Las llamas arrasaron con cuarenta plantas de eucaliptus y pinos, 45 hectáreas de rastrojos, 2 mil metros de alambrados y 40 cajones de colmenas.
En tanto, desde Villa Italia, a las 11.20 actuaron detrás del Parque Industrial, donde se quemó 1 hectárea de pastos; 14.30, acudieron a la Ruta 30 kilómetro 124, en el mismo lugar del viernes, donde controlaron el fuego en algunos árboles; y en la Ruta 30 y La Porteña, por una quema de basura.
Continuaron la tarde en un terreno de Nigro y Muñiz; Casacuberta al 1.000; De La Canal y Santa Cruz; y Churrinche y Galicia, en zona de Cerro Leones, se quemaron 20 hectáreas de pasto natural.
A las 18.30, asistieron a Ruta 30 kilómetro 200, donde se quemaron alrededor de 150 fardos en un campo. También intervino un móvil policial de Gardey y personal del peaje para cortar la ruta por la cantidad de humo. La labor fue fructífera porque afortunadamente no hubo accidentes.
En medio del incendio de Larrea y Fugl, el capitán Orellana, a cargo de la dotación que trabajó en el lugar, informó a El Eco de Tandil que “cuando llegamos al lugar ya estaba bastante prendida toda la zona. Ahora estamos en prevención como para que no se vaya a las casas linderas”.
El fuego tomó pasto natural, remata, mora, eucaliptus y toda clase de yuyos, en una afectación de dos manzanas.
En estas circunstancias, tras varios días sin lluvias y con las fuertes ráfagas de viento, el fuego se propaga con más rapidez. Por esto, Orellana recordó a la población “no prender fuego, y si van a hacerlo, que se entrevisten con bomberos, que va a ir al lugar a mirar si se puede prender o no. Se les va a dar un asesoramiento verbal, y si tiene que estar la autobomba ahí, va a estar” y pidió que “no prendan por ninguna circunstancia”.  u
 
 
————-
Ardieron 2.500 hectáreas de campo
en el límite entre Tandil y Juárez
 
 
Fuentes del Cuartel de Bomberos Voluntarios de Barker y del Ministerio de Asuntos Agrarios de la Provincia informaron que un gran incendio de desató hace seis días en los campos que limitan entre Tandil y Juárez, donde ardieron unas 2.500 hectáreas de pastos, rastrojos y añosos montes.
Al cierre de esta edición, la situación era muy preocupante, ya que el fuego rodeaba el casco de la estancia La Azucena, de María Luro de Anchorena, y ponía en peligro el castillo de gran valor histórico construido en los años 30 por el arquitecto Alejandro Bustillo. Las llamas tomaron un añoso bosque, lo que dificulta el trabajo de los bomberos que deben luchar con las plantas que se derrumban, en unas 130 hectáreas de parque.
El primer foco que desató el lunes pasado en la estancia La Cruz, ubicada en el partido de Juárez, donde el fuego tomó rastrojo de trigo. Luego avanzó por La Juanita, donde está ubicado el cerro más alto de la zona, y se desplazó a los campos heredados por sucesores de la familia Anchorena.
Hasta anoche, la zona más complicada era el casco de La Azucena -lindero a Siempre Verde-, donde se quemaba un añoso bosque que rodea el castillo, pero además ponía en peligro viviendas más pequeñas y galpones.
El segundo jefe del cuartel de Barker, Felipe Alonso, informó que los 29 bomberos voluntarios recibieron apoyo de dotaciones de María Ignacia (Vela), Juárez, San Cayetano, Claromecó y para hoy esperaban el arribo de refuerzos desde La Dulce. Además, contaron con un avión hidrante de la Provincia, que realizó varias pasadas.
Alonso describió que el fuego corre por las raíces de los árboles, de manera subterránea, y encuentra material combustible en la bosta de los animales, lo que sumado al viento y a la sequía complica aún más el panorama. 
 
Asistencia de 
la Provincia
 
Desde ayer, el tandilense Juan Favre, integrante del equipo del ministro de Asuntos Agrarios Alejandro “Topo” Rodríguez, mantuvo permanentes contactos con Horacio Foster (de la estancia Siempre Verde) y con el intendente de Benito Juárez Julio Marini, y coordinó acciones con el equipo que está trabajando en la emergencia del partido de Torquinst.
Sobre el mediodía, el fuego afectó un frondoso monte que circunda el casco de la estancia de Anchorena, lo que hizo imposible el acceso por tierra de las distintas dotaciones de bomberos de Juárez y de Tandil que se hicieron presentes.
Pasadas las 14, los funcionarios provinciales coordinaron con los responsables del Plan Nacional del Manejo del Fuego la derivación de un avión hidrante desde Sierra de la Ventana hacia el incendio que afecta el campo de esta zona.
El trabajo del avión logró mejorar sensiblemente la situación, aunque los persistentes vientos que se mantenían ya entrada la noche no atemperaron la amenaza sobre el histórico casco. Fue por ello que se decidió que la máquina hiciera base en el Aeropuerto Civil de la Sexta Brigada Aérea de Tandil para continuar los trabajos durante esta mañana. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario