El fútbol y nuestra propia identidad

Señor Director:

 En el fútbol, una de las mejoras por la que habrá que preocuparse es la del hombre espiritual, porque muchas veces nos ocupamos de lo físico y lo táctico sin saber que tiene que existir un equilibrio; también habrá que mejorar la capacidad técnica, dada por condiciones naturales, para luego adaptarlas a un funcionamiento general.
No olvidar jamás que se trata de un juego donde los resultados son muchas veces accidentales, pero ayudan a crecer. Se pueden aplicar distintos métodos circunstanciales, sin aspirar a que sean duraderos, pero nuestro fútbol tiene una identidad propia, que nace de un estilo de vida, una forma de vivir lo nuestro. Somos representantes de una línea de juego y no podemos traicionar a quienes nos precedieron con tanto éxito, y tampoco a quienes van a verlos jugar.
El fútbol es creación permanente, nadie puede decir que se juega de una determinada manera. Para mi entender, los hombres están por encima de todo planteo táctico estratégico, ?el fútbol es como un juego de ajedrez con la diferencia de que las piezas tienen alma de jugador?. Tenemos que tener una disciplina para el trabajo, tener un equipo que juegue al fútbol con un sentir profundo, acrecentar el instinto creador mediante el juego, para evolucionar el ingenio de cada individuo, sin llegar a robotizar al jugador por un exceso disciplinario. La escasez de maestros, la falta de transmisión de conceptos claros, como por ejemplo los tenía Renato Cesarini, un verdadero docente del fútbol. Algunos de los conceptos que él solía decir, por ejemplo, un jugador no se elige sólo con los sentidos, porque no es un plato de pastas o una camisa, que gusta o no, sino también con la razón, o sirve o no para ganar partidos.
A los atacantes de punta, para poder entrar hay que saber salir; al arquero ídolo, ofensivas pobres. A la pelota se le pega con el pie, pero primero hay que acomodar el cuerpo, tres cortas y una larga cuando el delantero marca el pase (una vieja receta), pero efectiva, etcétera. 
En síntesis, en una competencia de alto nivel, la importancia de DCCD del fútbol, la primera línea defiende, la segunda controla, la tercera crea y la cuarta define. Pero no todos los jugadores están capacitados para hacer la lectura de un partido en pleno desarrollo.
        Rubén Arnaldo Conti
        (Instructor de fútbol)
  

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario