El gobernador Scioli se fue entre huevazos de Olavarría

Unos doscientos productores rurales olavarrienses protagonizaron los incidentes más duros que haya vivido en carne propia la dirigencia de la Provincia desde que empezó la tensión con el campo, luego de que el gobernador Daniel Scioli, el intendente José Eseverri, el gabinete provincial casi completo y cincuenta intendentes bonaerenses pidieran diálogo para solucionar el conflicto por las retenciones.
Los chacareros de la vecina localidad agredieron con huevazos, golpes y corridas a la comitiva de funcionarios, entre los que se encontraba el primer mandatario provincial.
Según informó el portal de noticias de Olavarría Infoeme.com.ar, luego de rechazar una propuesta de diálogo de dirigentes, las bases, sin conducción institucional pero con caras visibles, se salieron de cauce e insultaron a los intendentes que llegaban, golpearon las puertas del Salón Rivadavia de la Municipalidad  y tiraron huevos y golpes cuando salieron Scioli y los jefes comunales.
Los ruralistas ejercieron una fuerte presión física sobre los mandatarios y mantuvieron cruces de golpes de puño con la policía.
Los cronistas olavarrienses sostienen que ?fue el incidente más violento que hayan vivido mandatarios electos en carne propia desde que empezó el conflicto nacional por las retenciones móviles?.
Si bien en el interior del recinto ?donde se anunciaron los créditos para la compra de maquinaria vial en todos los municipios? se pidió hasta la exasperación diálogo y democracia, afuera fue el caos.
El ruido exterior no cesó nunca: bocinazos, golpes y hasta el temor de que los manifestantes, que rompieron la cerradura de la puerta de hierro de un acceso, vencieran también la doble hoja de madera. De hecho, una guardia policial encabezada por el jefe de la Departamental Azul, Gustavo Kuznier, cerró las puertas con barras.
Hubo mandatarios que debieron ser destrabados de los manifestantes por la policía para poder entrar. Sin embargo, lo peor ocurrió al salir: la combi del Gobernador tomó la calle bajo una andanada de huevazos, muy dura, y los coches de la custodia, que frenaron para no pisar manifestantes, fueron rodeados y golpeados por productores que alzaban banderas argentinas.
Las informaciones que brindaron desde la localidad vecina apuntan que el que peor la pasó fue el intendente de Balcarce, José ?Patón? Pérez, al que ?manosearon, lo empujaron, le rompieron el auto a patadas y lo insultaron duramente?.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario