El Gobierno cobrará unos 100 dólares de tasa de ingreso a países que exigen visa a los argentinos

La nueva norma, que será puesta a consideración de la presidenta Cristina Kirchner, fue anunciada en la Casa Rosada por el ministro del Interior, Florencio Randazzo tras una reunión con el director Nacional de Migraciones, Martín Arias Duval.
Dicha iniciativa no implicará el “pedido de visa”, según aclaró el funcionario, pero explicó que el impuesto implementado significará una recaudación de unos 40 millones de pesos anuales, que será destinado a mejorar el sistema informático de las oficinas de la Dirección de Migraciones en cada puesto fronterizo.
El plan de modernización que impulsa Interior contempla la adquisición de computadoras, con conexión punto a punto para poner en red a las oficinas que están en la frontera del país, así como equipos electrógenos, de calefacción y de aire acondicionado.
“Nos parece una injusticia que un argentino vaya de veraneo a los Estados Unidos, le cobren la visa, que tiene un costo de 130 dólares”, sostuvo Randazzo, y aclaró que en el caso de los estadounidenses “tendrán que pagar en Migraciones un valor similar” al que ellos cobran para el otorgamiento del visado. Esas visas en los casos de algunos países tienen validez hasta por diez años y permiten ingresar durante el lapso que están vigentes sin tener que volver a realizar erogación alguna.
Según informó el titular de la cartera, la medida está en línea con las políticas que adoptaron naciones vecinas como Brasil y Chile, por lo que desestimó que vaya a impactar negativamente en el flujo turístico, al sostener que “nadie dejará de visitar nuestro país por una tasa de 100 dólares”. Si bien se destaca que en la recaudación incidirá básicamente lo que dejen en su ingreso los turistas de Estados Unidos, Canadá y Australia, la medida abarca a todos los turistas que vengan desde cualquier país que les pide visa a los argentinos y cobra por ellas, en total 116 naciones.
En consecuencia, los que podrán seguir ingresando sin pagar la tasa serán los turistas que provengan de países de América latina, de la Unión Europea y de otras 28 naciones que tampoco les piden visa a los argentinos, entre ellos Japón, Israel, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Marruecos, Argelia, Singapur, Malasia e Indonesia, se informó.
El proyecto de modificación fue elaborado por una comisión integrada por miembros de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la Fundación Comisión Católica Argentina de Migraciones (FCCAM), el Centro de Estudios Migratorios Latinoamericanos (CEMLA) y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH).

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario