El Gobierno dio marcha atrás con la polémica resolución 125 a las exportaciones de granos

Así lo dio a conocer hoy el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, al leer en Casa de Gobierno el decreto 1.176 firmado por la presidenta Cristina Kirchner, en cuyos considerandos utilizó duros términos en contra el “look-out” patronal y denunció las “presiones” y “amenazas” durante los más de 120 del conflicto entre el Gobierno y el campo.
Lo particular de esta decisión es que deja sin efecto el beneficio de una retención del 30 por ciento que se había dispuesto para los pequeños productores, alcanzada con las modificatorias de la 125. Es por eso que la Federación Agraria Argentina ya reclamó que se busquen alternativas para evitar ese aumento, y es más que las retenciones para los pequeños productores debería ubicarse en torno al 25 por ciento.
En ese sentido, el titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, dijo que ese 35 por ciento debe ser un tope y de ahí para abajo segmentar para que los pequeños y medianos productores sean sujetos de compensaciones.
Las voces que partieron de la dirigencia agraria fueron de satisfacción por la marcha atrás de la 125 e instaron al Gobierno a debatir a partir de ahora una verdadera política agropecuaria de cara al futuro.
En tanto, la legisladora kirchnerista Patricia Vaca Narvaja reveló, en declaraciones radiales, que el Gobierno se apresta a convocar a las entidades del agro para comenzar ese debate. Entre los considerandos del decreto, el Gobierno utilizó inusuales términos con respectos a los conflictivos tiempos que pasaron desde el anuncio de la resolución.
El jefe de Gabinete, con gesto adusto y sin aceptar luego preguntas de la prensa, leyó en la Casa Rosada el decreto, acompañado por el ministro de Economía, Carlos Fernández, tras un encuentro que mantuvieron esta mañana. Se aprovechó esa vía para cuestionar el “violento lock out que generó cortes de ruta, coacciones y amenazas y ejerció presiones sobre los legisladores, mientras debatían en el Parlamento el proyecto de Ley oficial de retenciones”.
Destacó que a partir de ahora el tema se debatirá por medio de “instituciones, ajenas a presiones”. “La igualdad de oportunidades en la totalidad del territorio nacional es un eje del Gobierno y para mayores resultados sólo se podrán producir si hay mejoras en los ingresos, ante la repercusión del crecimiento de los alimentos que, por un lado mejora la situación de algunos y amenaza con la posibilidad de dejar fuera del consumo a otros”, agregó.
Señaló que “la situacion presenta gran complejidad para estabilizar los precios internos, para mantener un volumen de oferta interna y adecuado ingresos se modificaron los derechos de exportacion de la soja, girasol, maíz trigo y sus derivados”.
Subrayó que se impusieron derechos moviles “en un uso legitimo del ejercicio del gobierno nacional electo, pero fue el pretexto para un violento lock out patronal encarecimento de los alimentos, coacciones, amenaza y agresiones verbales y fisicas”. Remarcó que tras el rechazo del proyecto por parte del Poder Legislativo “ordenamos dejar la resolución sin efecto para que puedan discutirse en democracia, pero con instituciones que no estén presionadas, medidas que es necesario desterrar de las conductas sociales, de la manera que estas amenazas limiten o determine de algún modo la voluntad, estará condicionada nuestra democracia y nuestras instituciones, por ello la Presidenta”.
El decreto firmado por la presidenta Cristina Kirchner el jefe de Gabinete señala: “instrúyase al Ministro de Economía y Producción que limite la vigencia de las resolución 125 del 10 de marzo, su modificatoria del 13 de marzo, su derogatoria del 30 de mayo y sus complementarias del 18 abril”.
Y también “instrúyase al Ministro de Economía a dar vigencia de posiciones arancelarias de la monenclatura del Mercosur, iguales a las disposiciones del 7 de noviembre de 2007”.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario