El gobierno ecuatoriano busca un salvoconducto para Assange

 

El gobierno ecuatoriano está evaluando distintas estrategias para que Julian Assange pueda abandonar su sede diplomática en Londres y se concrete el asilo concedido la semana pasada.
El vicecanciller Marco Albuja confirmó que un grupo de juristas trabaja en el propósito de agotar todos los recursos legales a nivel internacional para que el fundador de Wikileaks abandone Londres, como recurrir al Consejo de Seguridad dela ONUy ala Corte InternacionaldeLa Haya.
En diálogo con la agencia de noticias Prensa Latina, Albuja también admitió que si Suecia garantiza que no extraditará a Assange a los Estados Unidos, éste puede desestimar su condición de asilado.
Otra opción, consideró, es que mantenga su condición y preste declaración en territorio sueco o enla Embajadade Ecuador en Londres, donde permanece desde que el 19 de junio último.
Albuja aclaró que el periodista de origen australiano es quien decide qué hacer en cada caso. "No olviden que está en juego su vida, y él tiene opinión al respecto", consignó.
Por otra parte, el canciller Ricardo Patiño se encuentra de visita en distintos países para explicar los motivos que llevaron a Ecuador a conceder asilo a Assange como así también el reclamo al Reino Unido para que retire su amenaza de invadir la embajada de ese país en Londres.
El gobierno de Rafael Correa espera que mañana se produzca una condena contundente por parte de la Organización de Estados Americanos (OEA) a las amenazas británicas, al igual que lo hicieron el fin de semana pasado la Unión de Naciones Suramericanas y la Alianza Bolivarianapara los Pueblos de Nuestra América.
En la propuesta de resolución que se tratará mañana, Ecuador pide a los cancilleres que "condenen enérgicamente la amenaza del uso de la fuerza entre los Estados", según informó la agencia DPA.
El texto reclama además "la plena vigencia de los principios consagrados en el Derecho Internacional, el respeto a la soberanía y el fiel cumplimiento de los tratados internacionales".
La iniciativa persigue también el rechazo a "cualquier intento que pueda significar una amenaza por parte del Reino Unido a la inviolabilidad de la misión diplomática de Ecuador en ese país".
La propuesta ecuatoriana no tendrá un trámite sencillo, dado la influencia que los Estados Unidos ejercen en la OEA, organismo que ayer se vió envuelto en una nueva polémica cuando evitó condenar el golpe parlamentario que destituyó a Fernando Lugo de la presidencia de Paraguay.
 
La semana pasada, cuando el Consejo Permente aprobó la resolución que habilitó a la reunión de cancilleres a celebrarse mañana, Estados Unidos sostuvo que no debía abordarse el tema ya que era una cuestión que involucraba exclusivamente a Ecuador, Suecia y Gran Bretaña.
Finalmente, 23 países apoyaron la iniciativa y habilitaron el encuentro. Sólo Estados Unidos, Canadá y Trinidad y Tobago votaron en contra.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario