El Gobierno estudia profundos cambios en las jubilaciones como consecuencia de la crisis

Las mismas fuentes destacaron que por la caída de los activos financieros, “el Estado tendrá que salir a rescatar de una forma u otra a los futuros jubilados del sistema”.
Una de las alternativas que estudia el Gobierno es que el Estado absorba a los actuales jubilados privados y a los trabajadores próximos a jubilarse a través de las AFJP, que se suma a otra que estudia la reimplantación de un régimen estatal único obligatorio, donde el sistema de capitalización podría ser un pilar voluntario de ahorro individual.
El titular de la CGT, Hugo Moyano, fue consultado hoy sobre la iniciativa y manifestó su acuerdo al opinar que “la situación de las AFJP es lamentable”, y que a su criterio “esto deja al descubierto la gran estafa que fueron la creación de las administradoras” de fondos de pensión y jubilación privada.
En diálogo con radio 10, Moyano agregó: “tengo entendido que hoy con esta crisis las AFJP han perdido una cantidad impresionante de dinero y esto perjudica a los futuros jubilados, y por eso creemos que el gobierno debe tomar medidas que garanticen que los hombres y mujeres cobren este dinero”.
A su turno, el titular de la CTA, Hugo Yasky, opinó que el proyecto de modificación del régimen de jubilación privada “es una medida trascendental para recuperar un sistema jubilatorio que no tenga exclusiones”.
En diálogo con Télam, el gremialista abogó por un régimen jubilatorio que “tenga sustentabilidad para asegurar que otra vez en nuestro país la jubilación sea un derecho social y deje de ser una actividad lucrativa, que termina confiscando una parte del ingreso del trabajador”.
“Además -agregó- creo que esta iniciativa recoge el espíritu del precepto constitucional que plantea la jubilación como una conquista social que el Estado debe garantizar para todos los argentinos”.
Según las fuentes, el documento fue elaborado por la ANSES y se titula “Las promesas incumplidas del Régimen de Capitalización”. Allí, se hace referencia a que el régimen privado no amplió la cobertura previsional como fue previsto, ya que el número de jubilados y pensionados bajó de cerca del 60% al 47%, tendencia que fue revertida con el lanzamiento del Plan de Inclusión Previsional por parte del Gobierno Nacional.
También se hace referencia a algunos números que refleja que de los 445.000 beneficiarios del régimen de capitalización, el Estado concurre en el pago de los mismos en el 77% de los casos; 179.000 jubilados de capitalización reciben complementos para que su haber no sea inferior a la mínima garantizada.
Por otra parte, 33.000 casos tienen ya su cuenta de capitalización individual totalmente consumida, y por consiguiente es el Estado quien paga la totalidad de sus haberes. En relación con las comisiones que cobran las AFJP, el estudio de la ANSES señala que “han sido altas, particularmente en cuanto al problema de diseño que las establece sobre los salarios brutos”.
Además, indica que “por la política de reducción de aportes para los afiliados a este régimen llevada adelante en el año 2001, la comisión sobre el aporte ascendió en promedio entre 2001 y 2003 a cerca del 60% de la suma aportada por cada trabajador.
Es decir, no sólo hubo una decisión contraria a la vida previsional de cada trabajador, sino que también el monto capitalizado durante este período fue casi inexistente”. En tanto, el economista justicialista Eduardo Setti manifestó su acuerdo con el proyecto y dijo que esa iniciativa “responde a una realidad”, porque las inversiones de las AFJP “han entrado en una declinación muy fuerte por la crisis financiera”.
“El Estado no se puede sustraer de su obligación subsidiaria en la problemática jubilatoria”, dijo Setti en diálogo con Télam. El economista consideró que el impacto de la crisis financiera en las AFJP fue “un golpe fuerte”, y expresó sus dudas acerca de la suerte que correrán “quienes permanezcan en el sistema privado” 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario