El Gobierno pretende elevar hasta el 50% los impuestos internos a autos de lujo, embarcaciones y aviones

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, precisó que se trata de una “modificación de la ley de impuestos internos respecto a alícuotas de carácter variable para bienes de carácter suntuario: autos de alta gama, embarcaciones y aviones”.

Según el texto del proyecto, se establece una alícuota del 50% sobre los automóviles concebidos para el transporte de personas (excluidos los autobuses, colectivos), los preparados para acampar y los chasis con motor y motores para los vehículos precedentes.

En estos casos, el precio sin impuestos es superior a $170.000 y el valor de mercado es actualmente mayor a $236.700, según lo publica el portal ambitoweb.

Hasta la actualidad, autos de lujo eran los vehículos que se venden al público a más de $190.000, los cuales pagan por ahora una alícuota de 10% para los nafteros y 12,5% para los diesel.

El proyecto prevé que en el caso de las motos se aplique una alícuota de 30% cuando su precio sin impuestos se encuentra entre los $22.000 y $40.000 y en 50% cuando su precio sin impuestos supere los $40.000.

Si el proyecto prospera, las embarcaciones concebidas para recreo o deportes y los motores fuera de borda abonarán una alícuota del 30% cuando su precio sin impuestos se encuentre entre los $22.000 y $170.000 y del 50% cuando su precio sin impuestos sea superior a $170.000.

En el caso de las aeronaves, aviones, hidroaviones, planeadores y helicópteros concebidos para recreo o deporte, se establece una alícuota del 50% cuando su precio sin impuestos sea superior a $170.000.

En declaraciones formuladas en Casa de Gobierno, el jefe de Gabinete dijo que la iniciativa modifica las alícuotas de impuestos para bienes suntuarios -como autos de alta gama, embarcaciones y aviones para “desincentivar la adquisición de los mismos”.

Capitanich, en su segunda conferencia de prensa, dijo que se busca “establecer mecanismos que signifiquen el desincentivo a la adquisición” de esos bienes.

“Quien quiera comprar bienes de lujo pagará más”, sostuvo el flamante funcionario y agregó que quien cuente con “buenos ingresos” también abonará la tarifa que corresponda.

El persistente aumento de precios y la escalada del dólar paralelo potenciaron las ventas de automóviles de alta gama, con incrementos interanuales de hasta 140 por ciento en las marcas más reconocidas.

Los vehículos de firmas exclusivas son vistos como una forma de resguardar el valor por los ahorristas de alto poder adquisitivo.

Capitanich añadió que “los subsidios tienen como objetivo lograr que los empresarios tengan rentabilidad en la cadena productiva, y proteger el poder adquisitivo de los salarios de los consumidores y usuarios”.

Confirmó que el próximo miércoles asistirá al Senado donde saludará a los Jefes de Bloque, tras confirmar que ayer se reunió con el Presidente Provisional del Senado, Amado Boudou y el titular de la Cámara de Diputados, Julián Dominguez.

Ese día, en el Congreso se tratarán las leyes de reforma del Condigo Civil en la Cámara de Senadores y de Responsabilidad Civil del Estado, en Diputados.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario