El Gobierno quiere empezar a discutir la coparticipación

En declaracion al diario El Día, Massa reconoció que “la provincia de Buenos Aires es la más perjudicada” con el actual sistema, pues recibe el 20 por ciento, que representa en el total del país el 11 por ciento, cuando aporta el 36 por ciento del PBI nacional.
El funcionario señaló también que la cuestión “debe discutirse integralmente”, admitiendo que el debate incluya el porcentaje que “se queda” el Estado nacional, aunque advirtió que “para eso, hay que contemplar y comparar la estructura de gastos” de cada jurisdicción.
Massa hizo notar además que “habrá que tener en cuenta además la realidad de los municipios”, para lo cual habrá que escuchar a los intendentes. El jefe de Gabinete sostuvo que el inicio de esta discusión “deberán darlo conjuntamente el Gobierno nacional, los gobernadores y las autoridades del Congreso”, y estimó que podría suceder “a comienzos del año que viene”.
Recientemente, el ex presidente Néstor Kirchner, al reunirse con intendentes peronistas bonaerenses, reconoció “la necesidad” de que la provincia de Buenos Aires “recupere los seis puntos de coparticipación perdidos” durante la década del `80. Sin embargo, estas declaraciones de Massa al diario El Día son las primeras manifestaciones en este sentido formuladas públicamente por un funcionario del Gobierno.
Actualmente hay una distribución primaria de los impuestos nacionales (IVA, Ganancias y Bienes Personales) que recauda la Administración federal que determina que el 48 por ciento queda en las arcas del Gobierno nacional (44%) y el Anses (4%), mientras que el 52% se reparte entre el conjunto de las provincias. Esta distribución no incluye los tributos de índole aduanera (como las retenciones a las exportaciones) ni transitorios (como el impuesto al cheque), cuyas recaudaciones quedan íntegramente en las arcas del Gobierno nacional.
Del volumen de fondos que se reparte entre las provincias mediante ese sistema Buenos Aires recibe el 20 por ciento, que representa en el total del país el 11 por ciento. Esta situación provoca desde hace tiempo la queja de la provincia de Buenos Aires, que sostiene que que no se condice con el aporte de la provincia a la economía nacional (el 36 por ciento del PBI) ni con sus necesidades, derivadas de que concentra el 38 por ciento de la población total del país.
Pero modificar estos porcentajes es muy difícil, pues sólo podría hacerse mediante una ley-convenio que aprueben todos los distritos, y está claro que una mejora del porcentaje bonaerense significaría una pérdida de puntos para otros distritos. El jefe de Gabinete de la Nación dijo que “hay que comenzar a discutir la coparticipación”, desde el reconocimiento de que “Buenos Aires es el distrito más perjudicado”.
En su criterio, no obstante, el debate debe “incluir también cuestiones vinculadas a las políticas de ajuste y de parches fiscales que se han venido aplicando durante años”, es decir, al conjunto del sistema tributario que impera en el país.
En ese sentido, Massa fue enfático al señalar que la discusión “debe contemplar la realidad de los municipios, que ya no se limitan al alumbrado, barrido y limpieza sino que deben dar muchos más servicios y tienen una demanda creciente de los vecinos para que se involucren en nuevas prestaciones”, razón por la cual “los intendentes también tienen que participar de este debate”.
Massa afirmó que “hay que discutir integralmente, discutir todo”, respondió, aunque advirtió que “antes hay que definir la matriz del gasto de cada jurisdicción y comparar la estructura de cada uno”.
Citó como ejemplo que “hace una década la Nación transfirió la Educación a las provincias y permitió que los distritos que quisieran conservaran sus cajas jubilatorias, pero ahora aporta fondos a las provincias para los sueldos docentes y les cubre los déficits de sus sistemas previsionales”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario