El Gobierno sigue juntando pruebas contra los autores de los saqueos

Así lo reveló a Noticias Argentinas un jefe policial, que remarcó que la confesión la hicieron algunos de los apresados en San Fernando y Campana durante la semana pasada.
La fuente detalló que el pago a los grupos que perpetraron los ataques entre el jueves y viernes de la semana pasada fue de "entre 500 y 1.500 pesos", que variaron de acuerdo a la zona en la que cometieron los saqueos.
Según remarcó el jefe policial, en sintonía con el discurso de la Cristina Kirchner el jueves pasado, apuntan a grupos políticos y sindicales como "autores intelectuales" de los robos organizados, aunque desestimaron que puedan obtener pruebas para culpar a las cúpulas gremialistas o políticas.
"En cada lugar hubo grupos de 10 ó 15 personas pagas que fueron las que encendieron la mecha. Con eso alcanza para armar disturbios, porque después aparecen los delincuentes, personas humildes y otras no tanto, que al ver los incidentes también se suman de manera inexplicable a estos hechos", indicaron fuentes oficiales del Gobierno a NA.
Justamente, la mandataria nacional había denunciado que esos grupos habían intentado "desestabilizar" su gestión.
Respecto a la responsabilidad que pudo haber de parte de ciertos gremios u opositores a la gestión kirchnerista, se indicó que es "muy poco probable" poder vincular a los líderes gremialistas con estos actos vandálicos.
"Cuando se producen estos casos, generalmente las órdenes bajan desde una segunda o tercera línea de un sindicato hacia abajo. Por eso es casi imposible que en las investigaciones aparezcan nombres de peso. Tendrían que ser muy ingenuos para hacerlo y la verdad que esta gente, de ingenua no tiene nada", señalaron las fuentes.
Por el momento, la Justicia avanza con la investigación, aunque hasta última hora del viernes no había pedido las filmaciones u otras pruebas que tenían en su poder las fuerzas de seguridad nacional, aunque no se descarta que pueda hacerlo en los próximos días, por más que arranque la feria judicial.
No obstante, el viernes fue detenido el dirigente del gremio de Camioneros y ex jefe de la barra brava de Villa Dálmine, Héctor "Paraguayo" González, apuntado por el Gobierno como uno los autores intelectuales de los saqueos de la semana pasada en Campana, aunque fue arrestado por una causa vinculada a un enfrentamiento entre barras de ese club.
En tanto, la CGT de Rosario rechazó as acusaciones del gobierno nacional al sindicalismo por su presunta participación en los saqueos que tuvieron lugar en la semana previa a la Navidad en esa y otras ciudades del país, y exigió una "rectificación".
"Pedimos rectificación o ratificación de los funcionarios que  nos endilgaron haber sido parte de los saqueos y si tienen pruebas que las presenten en la Justicia", sostuvo el secretario general de la CGT local, Rubén López, con el acompañamiento del Movimiento Sindical Rosarino.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario