El imputado por el homicidio en La Movediza declaró que no tuvo intención de matar a Correa

Cabe recordar que el conmocionante hecho de sangre ocurrió cerca de las 22 del sábado en un potrero situado en Paseo de los Niños 2100, cuando se inició una violenta gresca que terminó con la muerte de Juan de Dios Correa, de 43 años. Por el homicidio quedó imputado un vecino que vivía enfrente a la víctima, alias Edgar López, de nacionalidad paraguaya, aunque ayer se confirmó que su verdadera identidad es Ricardo Lorenzo Vázquez Benítez.
El imputado fue notificado de la formación de la causa en su contra, la cual quedó caratulada como “Homicidio preterintencional”, que es un tipo de homicidio culposo que implica que el agresor actúa con la intención de provocar lesiones en la otra persona pero finalmente le provoca la muerte.
En ese sentido, se tiene en cuenta la intención, que no sería la de matar, y el medio (la trompada), que no debía razonablemente causar la muerte.
La declaración
Ayer el imputado se presentó espontáneamente en la Fiscalía interviniente en el caso, la UFI 8 a cargo del fiscal Gustavo Morey, acompañado del defensor oficial Carlos Kolbl y prestó su declaración.
De acuerdo a su testimonio, Juan de Dios Correa le había robado algunos elementos que tenía guardados en una especie de obrador, situado enfrente a la cancha donde ocurrió el trágico hecho de sangre. Algunos vecinos le avisaron lo que había ocurrido, por lo cual Edgar López fue en busca de Correa y lo increpó por el supuesto ilícito.
De acuerdo a lo que declaró el imputado, el fallecido reaccionó en forma agresiva y sacó un cuchillo, con el cual intentó asestarle una puñalada. Sin embargo, López logró evadir el ataque y le respondió con una trompada en la cara. Correa cayó desmayado, y López se retiró del lugar sin saber que le había provocado la muerte.
Cabe recordar que de acuerdo al resultado de la autopsia, la víctima murió por asfixia mecánica por aspiración de su propia sangre a raíz de una fractura en la fosa nasal. En tanto, no presentaba golpes en el resto del cuerpo, ni ningún tipo de orificio de bala, como tampoco heridas cortantes de ninguna índole.
Su declaración coincide en gran medida con la versión del único testigo presencial que se presentó hasta el momento, quien había expresado que el agresor le pegó dos trompadas a la víctima y se retiró del lugar, sin saber que lo había asesinado.
Sin embargo, la investigación continuará y se intentarán localizar más testigos y hallar nuevos elementos de prueba que confirmen o refuten la hipótesis inicial de que no hubo intención de matar por parte de López, para terminar de esclarecer el homicidio de Correa. u
————-
Incendiaron la vivienda del autor de la agresión fatal
El lunes alrededor de las 23.30 se originó un incendio en la vivienda de Edgar López, el imputado por el crimen del potrero en La Movediza. La propiedad, situada en Los Crisantemos 2296, en la esquina de Piccirilli, habría sido quemada en forma intencional y las miradas apuntan a los hijos de la víctima, que habían amenazado con prender fuego la casa, a modo de venganza por la trágica muerte de su padre.
Un llamado al 101 Emergencias alertó sobre lo que estaba ocurriendo, aunque rápidamente las llamas consumieron la precaria vivienda de madera con techo de chapa y cartón.
La morada no tenía en su interior mobiliario al momento del siniestro y el terreno en el cual estaba emplazada fue usurpado, de acuerdo a lo que informaron fuentes policiales.
El humo y las explosiones de algunos objetos situados en el interior de la finca alertaron a los vecinos de la cuadra, que salieron de sus domicilios y se dirigieron a la esquina de Los Crisantemos y Piccirilli, donde estaba la casa en llamas.
Pocos minutos después arribó un móvil policial de la Seccional Segunda y una dotación de Bomberos que extinguió el incendio, pero la afectación de la propiedad fue total.
De acuerdo a lo que pudo saber este Diario, algunos vecinos vieron a un grupo de aproximadamente diez jóvenes que fueron los que habrían prendido fuego la casa, pero no pudieron distinguir claramente de quiénes se trataba. Sin embargo, hay una clara presunción de que podrían haber sido los hijos de Juan de Dios Correa, que ya habían jurado vengarse por el asesinato de su padre.
El siniestro
El subcomisario Ignacio Chio, del cuartel de Bomberos de Villa Italia, explicó que “alrededor de 23.25 (de ayer) tuvimos una salida a la calle Los Crisantemos 2200 por un incendio en una casa, motivo por el cual se desplazó una dotación del servicio Villa Italia al lugar y desgraciadamente quedó encajada a mitad de camino en una de las calles por el tema de la lluvia”.
Por tal motivo, debieron solicitar apoyo al Cuartel Central, que envió una dotación que fue la que finalmente sofocó el siniestro.
“Afortunadamente y gracias a la colaboración del Central, que se ocupó primero del incendio, pudimos luego sacar el camión de donde estaba. Sin dudas se ha tardado un poco más de lo habitual debido al inconveniente que sufrió el móvil, el camión que quedó encajado no pudo salir en el momento”, manifestó.
En tanto, afirmó que cuando llegaron al lugar “no se registraron ni personas que aportaron datos, ni nada, y en referencia al incendio, las causales son materia de investigación. Sería muy apresurado en estos momentos arriesgar una hipótesis, eso tendrá que evaluarlo el perito y comunicarlo a la Justicia”.
“Aproximadamente estuvieron hasta la 1 trabajando, pero apagar el fuego les llevó unos 40  minutos, no más porque era una casa precaria de chapas y maderas, y la destrucción fue total. Lamentablemente, dadas las características constructivas, las llamas se propagaron muy rápido, pero afortunadamente no había gente en el lugar”, sostuvo. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario