El IPAT busca unirse con el Conservatorio y Cerámica para construir un polo artístico

Representantes del Instituto de Profesorado de Arte Tandil (IPAT) están sumamente preocupados por su futuro. Hoy comparten el viejo edificio de la Escuela Polivalente y desconocen cuál será su suerte cuando su institución hermana se mude definitivamente a la flamante sede de Sarmiento y 4 de Abril. A la incertidumbre se suma el calamitoso estado del antiguo hotel Roma, que los lleva a suspender las clases cuando llueve o ante distintas situaciones riesgosas para profesores y estudiantes.

Hace dos años, el Municipio le donó un terreno de 50 por 80 metros de superficie destinado a levantar su nuevo edificio, ante el compromiso de la Unidad Ejecutora Provincial del otorgar el financiamiento.

El proyecto contempla la construcción de un polo artístico en el predio de La Pampa y Buenos Aires, que también pueda albergar al Conservatorio de Música “Isaías Orbe” y a la Escuela Provincial de Cerámica, otras dos instituciones que comparten la problemática de la carencia de una infraestructura acorde para funcionar.

El arquitecto y artista plástico Alberto Florit realizó el proyecto que albergará a unos 1200 estudiantes de instituciones artísticas que dependen del Gobierno provincial y contará con espacios de servicios y para exposiciones.

Además, este nuevo polo de arte se convertiría en una muy buena oportunidad para la integración de la barriada ubicada entre Arco Iris, Villa Italia Norte y San Juan, ya que implicaría un enorme movimiento de personas que se desplazarían para estudiar en esa zona.

“Queremos ver dónde estamos parados”

Ayer, la directora del IPAT, Mirta Caviglia, la secretaria María Dulce Garrido, el jefe de área Mariano Schettino y el presidente del centro de estudiantes Brian Ruiz mantuvieron una audiencia con el intendente Miguel Lunghi. El encuentro fue positivo porque consiguieron asesoramiento para avanzar con las gestiones para el financiamiento de la construcción.
En diálogo con El Eco de Tandil, María Dulce Garrido destacó que “recibimos mucho apoyo de nuestro Intendente” y valoró la información legal sobre el terreno que les donó la comuna hace ya dos años.

Braian Ruiz recordó que “de palabra, con funcionarios de la Provincia, ya hemos avanzado. Ahora queremos ver dónde estamos parados. Obviamente, el Municipio no puede interceder en eso porque es una cuestión de la Provincia, pero sí nos manifestaron su compromiso y acompañamiento en las gestiones futuras” ante el gobierno de Daniel Scioli.

Por otra parte, señalaron que el proyecto que diseñó el arquitecto Florit contempla, además del IPAT, espacios para el funcionamiento del Conservatorio y la Escuela de Cerámica. Sin embargo, aún no han podido llegar a un acuerdo con las otras dos instituciones y se mostraron a favor de encaminar el diálogo para volver a debatir la idea.

“Es una buena oportunidad para formar el primer polo artístico cultural de la ciudad, en La Pampa y Buenos Aires, a un par de cuadras del barrio Procrear. Es una zona que se está poblando cada vez más, se están llevando servicios, colectivos”, resaltó el referente de los estudiantes.

En tanto, Mariano Schettino recordó que “cuando se hizo la donación del terreno por parte del Municipio al IPAT, ocurrió porque existía la certificación de que iba a haber un financiamiento de la Nación. Esto objetivado por los chicos del centro de estudiantes y los directivos. Como estaba esa financiación, se firmó junto con los directivos del Conservatorio que se iba a hacer la construcción integrada y se presentó a la UEGD (Unidad Educativa de Gestión Distrital)”.

Incertidumbre

En principio, uno de los pasos que buscarán dar es mantener una reunión con funcionarios de Infraestructura para que ratifiquen el compromiso que habían expresado cuando anunciaron la finalización de los módulos del edificio de la Escuela Polivalente.

Sin embargo, impera cierta preocupación debido a que hace un año y medio que perdieron contacto con Infraestructura y desconocen si contarán con los recursos para encarar las obras. “Cuando vino recientemente el funcionario de la Provincia (José Luis Arévalo, director provincial de Infraestructura Escolar) dijo que del IPAT no sabía nada, cuando hacía seis meses habíamos hablado con Mariano Puccio (titular de la Unidad Ejecutora Provincial) que nos había dado el OK e iba a mandar arquitectos para armar el anteproyecto porque la plata estaba, nos decía”.

Ruiz lamentó que “estamos en una situación de incertidumbre porque no sabemos qué hará el dueño del edificio después que Polivalente se vaya. No hay ninguna seguridad de nada, ni de que nos vayan a sacar ni de que nos vayan a dejar. Eso tenemos que resolverlo lo antes posible; poder tener alguna reunión con autoridades para que nos den la tranquilidad de saber”.

Por otro lado, de permanecer en Alem y Pinto, “hay que arreglarlo porque cada vez que llueve hay que suspender las clases porque se filtra agua por el techo, por las luces, por las paredes. No se desagota a tiempo y hay que suspender la actividad”.

Explicó que el primer objetivo es quedarse en el espacio actual porque una sede más chica no permitiría el trabajo de 700 personas, entre estudiantes y profesores, que utilizan caballetes, proyectores, hornos, cerámica, entre otras herramientas de gran porte.

“Son cinco carreras que año a año vienen creciendo en su matrícula y no sólo necesitan aulas sino talleres de producción y el espacio cada día está más agotado. Si nos trasladan a otro lado, va a ser problemático el tema de las cursadas”, describió Mariano Schettino.

En 28 años de trayectoria, el IPAT ha ganado un gran prestigio en la formación de profesores de la rama artística y hoy recibe muchos alumnos de localidades de la región y de la Costa Atlántica. Todo esto lo logró a pesar de una constante: la deficiencia de su edificio.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario