El jardín 916 cumple 30 años y está construyendo dos salas maternales

En diálogo con El Eco de Tandil, la directora Claudia Caballero recordó que el 31 de octubre de 1984 se inauguró el Jardín por lo que este año están cumpliendo 30 años de vida educativa en la comunidad. “La verdad que es un placer como directora ser parte de este nuevo aniversario ya que hemos avanzado muchísimo de aquel primer jardín que era de madera y ahora tenemos un edificio que cumple con las condiciones para poder trabajar con los niños”, destacó.

Cabe recordar que en sus comienzos, el jardín era una casilla de madera que con la erradicación de las últimas escuelas rancho se desarmó, para luego pasar a funcionar en lo que en ese momento era la capilla San Cayetano y a partir de ahí es que se armó el edificio donde trabajan actualmente y que está ubicado en San Francisco y Nigro.

 

Grandes proyectos

 

Claudia Caballero es directora desde el 2003 y en el momento en que comenzó sus pasos como responsable del jardín, presentó junto a su equipo el proyecto de una sala de dos años; así que en el año 2008 abrieron la sala con continuidad hasta hoy que tiene 18 chicos. “Realmente es una experiencia maravillosa en la que se trabaja desde la prevención de la salud, la estimulación, la participación de los padres en la comunidad y en jardín, entre otras cosas”, indicó.

Sin embargo, y a pesar de estar a días de jubilarse, desde hace un tiempo comenzaron con otro proyecto que es la ampliación del edificio para en el futuro tener un jardín maternal donde concurrirán niños de 45 días a 2 años y así completar el ciclo completo con dos salas más.

“Realmente la comunidad lo necesita y se trabaja muy bien, por eso tenemos la esperanza de concluir con la construcción. La realidad es que nos está costando mucho porque vamos a paso lento, tenemos muchos colaboradores así que todo aquel que quiera colaborar con materiales, está abierta la institución. También se pueden donar cosas para hacer baratillos ya que la cooperadora los organiza para poder solventarnos económicamente”, manifestó Caballero.

El objetivo es poder finalizarlo para el año que viene pero, a pesar que están avanzados en la obra, todavía faltan cosas y a eso hay que sumarle el tiempo que demora la parte administrativa que tiene que ver con Dirección General de Escuelas, confirmar los cargos y que se habiliten.

 

Lugar de pertenencia

 

En lo que respecta a la comunidad del barrio 25 de Mayo y su relación con la institución, la directora especificó que en una época hablaban que era un jardín de barrios suburbanos;  pero hoy cuentan con líneas de colectivos, teléfono, llegada de internet, etc., entonces se van uniendo los barrios. Frente a esto es que el Jardín recibe la afluencia de niños de distintos barrios, desde Villa Leonor, La Unión, Aeroclub, y todos llegan a la institución.

“Yo amo la comunidad y mi familia continúa en el jardín; además que se está haciendo un trabajo muy lindo con la cooperadora, con toda la comunidad en general, es respetado y querido y que la comunidad apropia cada proyecto que llevamos a cabo”, indicó Caballero.

Un claro ejemplo de esto, fue el pic nic del día de la familia, que lo desarrollaron en Sans Souci, y en sus inicios estos eventos eras las madres, los chicos y las señoritas; pero hoy es la conformación de una familia donde van los abuelos, hermanos, tíos y padres.

“Aquí es donde se ve un alto nivel de protagonismo de los papás en los juegos o en las actividades; y esto maravilla no sólo por la participación en si sino por el trabajo pedagógico que se está haciendo en el jardín con puertas afuera hacia la comunidad. Los papás valorizan esto y la participación se da porque encuentran que en el jardín tienen un lugar de pertenencia y se trabaja con la identidad y cultura de una comunidad así como trabajamos mucho en red con otras instituciones”, puntualizó.

 

Trabajo interinstitucional

 

Otro de los puntos importantes que destacó Claudia Caballero es la participación del Jardín en distintos espacios de la comunidad tales como en la Mesa Barrial, de la Semana del Prematuro, en la Mesa de Trata, Mesa Solidaria y así muchas cosas que dan ese sentido de pertenencia para hacer propias las ideas que comparten entre todos.

En relación a su participación en la Mesa Solidaria, Caballero explicó que por supuesto que no son una ONG pero, ante el espíritu inquieto de todo el equipo, es que de la mano de Mesa Solidaria llegó este proyecto para presentar a través de Banco de Alimentos para construir el jardín maternal y una ONG llamada Provida otorgó la mayoría de los materiales para organizarlo.

“La posibilidad de participar en Mesa es para compartir con otros proyectos solidarios sin importar que seamos una institución educativa, sino que nos podamos abrir y entender que junto con el otro las cosas son mucho más fáciles de lograr”, concluyó Claudia Caballero.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario