El juez Pedro Valle se despide de Tandil con satisfacciones y renovados desafíos

El juez Pedro Valle prestará juramento y asumirá el viernes 20 de noviembre como miembro de la Cámara en lo Civil y Comercial de Mar del Plata, de acuerdo a lo oportunamente dispuesto tras su designación como magistrado de segunda instancia.
Durante sus últimas jornadas a cargo del juzgado tandilense, Valle dijo que la designación ?significa un crecimiento personal? y recordó que su ingreso a la magistratura fue en el año 1998.
?Mi debut se produjo en Tandil y después de once años bastante duros de trabajo en la ciudad he concursado por un cargo de mayor nivel, logrando ganar el concurso y ser designado finalmente camarista en el Departamento Judicial de Mar del Plata?, explicó inicialmente durante su presencia en el magazine televisivo ?La ciudad? (Eco TV).
Al momento del balance dijo que ?como en todas las cosas, hay debes y haberes. En lo personal fue el encuentro con la magistratura, ya que ejercí durante 30 años la profesión de abogado. Obviamente era un abogado más, como cualquiera de los abogados que tenemos en la ciudad. Para mí era un desafío muy grande porque siempre pensé que ser juez era un poco la coronación de una carrera?.

?Somos hombres,
como todos?

Con su particular visión, Valle sostuvo que ?no entiendo la carrera judicial como empezarse a desempeñar desde el vamos, sino que me parecía mucho mejor el modelo inglés donde normalmente los jueces son los abogados destacados del foro, que son designados específicamente como magistrados. Son para mí premios a una trayectoria personal. Lo viví toda la vida de esa manera y siempre quise terminar mi carrera profesional como juez?.
Añadió que ?estoy lográndolo como camarista y mi desembarque en Tandil fue el inicio de ese proceso y realmente creo que tal vez a los tandilenses los ha sorprendido un poco ese tratar de demostrar que los jueces somos hombres?.
Es que ?estamos en contacto con todos, formamos parte del mundo; tenemos emociones, amores y simpatías; vamos a la cancha de fútbol y nos emocionarnos cuando gana nuestro equipo y hasta -a veces- también tenemos los exabruptos en la cancha. O sea, vivimos como todos?.
Admitió que ?probablemente en el interior hay una sensación de que los jueces son algo distinto, que están allá más arriba y creo que es un error. Somos parte de este conglomerado humano y que uno camina por la calle, va al supermercado o a la cancha. Somos hombres que en un momento determinado nos toca cumplir una función, y tratamos de hacerlo de la mejor manera posible?.

Un juzgado
diferente

Sobre el juzgado que deja, Valle consideró que ?está muy cambiado respecto a cuando lo recibí. Era un juzgado complicadísimo, con más de dos años de atraso, porque hubo una serie de licencias tomadas por mi antecesor hasta que se produjo la vacancia. En ese momento era civil y comercial, y además de familia?.
Por lo tanto, ?teníamos un universo mucho más grande de lo que es a partir de este año, con la parte de familia en un ámbito específico, lo que no quiere decir que uno haya perdido la competencia en aquellos casos que venían de arrastre`?.
Al plantear el rol del magistrado, Valle dijo que ?un juez tiene que escuchar a ambas partes. Es el que oye las dos campanas, sea el proceso del tipo que sea, y trata de poner un ámbito ?digo que los abogados son un poco soldados de la paz que tienen que evitar el conflicto- para que se resuelva por las propias partes el conflicto que han traído a dirimir?.
Sobre su nueva función, el magistrado sostuvo que ?si no hay apelación de parte, la Cámara no interviene. Nuestro sistema judicial es distinto al del Ejército, donde el camarista manda al juez de primera instancia. Aquí cada uno tiene su competencia y dentro de ella cada uno es soberano para dictar lo que deba?.

La sucesión

Finalmente, consultado acerca de la cobertura del cargo que deja, el juez Pedro Valle indicó que ?se ha tomado el examen y está en etapa de corrección. Además hay inscriptos con exámenes aprobados?, no obstante lo cual aspiró a que ?a mitad del próximo año tenga un reemplazante pleno?.
Añadió que ?existe en la Provincia una nueva forma de judicatura, que son jueces designados específicamente para cubrir vacantes. No cubren un determinado juzgado. Si el Departamento Judicial tuviera estos jueces transitorios, uno de ellos podría hacerse cargo hasta que se nombre al efectivo?.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario