El Municipio asistirá con ayuda económica a las víctimas de delitos graves y violencia de género

El intendente Miguel Lunghi y el secretario de Protección Ciudadana, Atilio Della Maggiora, presentaron ayer un nuevo programa tendiente a asistir económicamente a las víctimas de delitos graves y violencia de género. Se trata de Asis.TAN, una iniciativa que fue anunciada como parte de las políticas públicas impulsadas desde el Gobierno local en busca de la equidad social.

Concretamente, el proyecto prevé la asistencia económica a las víctimas que se encuentran en situación de vulnerabilidad social y, en las próximas horas, será elevado al Concejo Deliberante para su tratamiento.

Participaron de la presentación, que se realizó en el auditórium del Museo Municipal de Bellas Artes, el jefe de Gabinete, Mario Civalleri; el secretario de Gobierno, Oscar Teruggi; y el presidente del Concejo Deliberante, Juan Pablo Frolik.

Asistieron, además, representantes de instituciones, del Foro de Seguridad, de las fuerzas de seguridad, concejales y vecinos.

Según se anunció, la idea central del Programa Asis.TAN es proporcionar una ayuda económica para superar o mitigar total o parcialmente los daños o pérdidas que sufren las víctimas de los delitos más graves, de violencia de género o de violencia familiar.

 

El apoyo a las víctimas

En su discurso, el intendente Lunghi resaltó la importancia del proyecto en materia de políticas públicas en cuanto a lo social y la protección ciudadana. “La víctima nos interpela, nos pide y exige atención, un trato digno y respetuoso, y asistencia en los diversos órdenes de la vida”, reconoció.

En ese camino, recordó que el Municipio presentó en 2016 el programa Acce.DER, actualmente en tratamiento en el Concejo Deliberante. “Un novedoso proyecto tendiente a asegurar el patrocinio jurídico gratuito para víctimas en condición de vulnerabilidad socioeconómica. Entre todos vamos dando pasos sólidos para mejorar sostenidamente la protección ciudadana”, valoró.

Por otra parte, señaló que basada en una mirada integral, se trabaja en la prevención situacional, ambiental y sociocomunitaria, e integrando la problemática urbana y del sector rural.

 

Las distintas acciones

En ese sentido, repasó algunas de las acciones que el Gobierno local impulsó hasta el momento (N.d.R.: algunas aún no están funcionando todavía), entre ellas, la adquisición de nuevos vehículos para la Unidad de Policía de Prevención Local y la Patrulla Rural, la instalación de más de 200 nuevas cámaras de vigilancia en el casco urbano, el sistema de monitoreo en Vela y Gardey, como así también el sistema tecnológico Alerta Tandil, entre otras.

Destacó que, en paralelo, también se trabaja en la prevención sociocomunitaria en los distintos barrios, brindando atención actualmente en Las Tunitas, La Movediza y dando los primeros pasos en Villa Aguirre, con un trabajo focalizado principalmente en los más jóvenes en situación de riesgo o de conflicto con la ley penal.

El Intendente confió que próximamente se sumará también el Programa Asis.TAN a las acciones ya puestas en marcha con el objetivo de ir hacia la asistencia económica de las víctimas, ocupándose de una de las líneas de trabajo que la Organización de las Naciones Unidas recomienda para esta materia, porque resaltó que “asistir a las víctimas es también una exigencia de los derechos humanos. Asistir a las víctimas es respetar sus derechos humanos”.

 

Los principales lineamientos

Concretamente, confirmó que la idea central del proyecto es proporcionar una ayuda económica para superar o mitigar total o parcialmente los daños o pérdidas que sufren las víctimas de los delitos más graves, de violencia de género o de violencia familiar. “Es un programa excepcional, solo para los casos y los beneficiarios contemplados”, aclaró.

Explicó que es una iniciativa en la que el Municipio “cumple un rol subsidiario, puesto que solo compensará a determinadas víctimas -quienes más lo necesiten- y solo si no tienen otro tipo de cobertura. El programa asumirá el costo de la compensación total o parcial de determinados daños o pérdidas, en dinero o en especie, bajo ciertos límites, a favor de quienes no cuenten con posibilidades reales de superar el impacto económico de la victimización”.

Al cierre de su discurso, Lunghi subrayó que “la comunidad hará así un esfuerzo para generar una nueva manifestación de la igualdad, con un razonable criterio de equidad social. En definitiva, se trata de una política pública con profunda vocación por ayudar a quienes más lo necesiten y con profunda convicción por respetar los derechos humanos de las víctimas, que tanto reclaman su atención”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario