El Municipio irá a la Justicia por la presunta apropiación de tierras donadas para un parque

La medida se tomará tras la constatación de que uno de los herederos de la familia que donó las tierras a la comuna, en el año 2000, tomó posesión de parte del predio, que está compuesto por 108 porciones indivisas.

Si bien el Concejo Deliberante aceptó la donación a través de la Ordenanza 8.176, sólo se lograron escriturar 39 sobre 108 partes a favor del Municipio y falta regularizar el resto para cumplir con la voluntad manifestada por los benefactores.

Ayer, el secretario de Gobierno Matías Civale explicó que hace quince días personal de Inspección General constató que una persona se encontraba realizando movimientos de suelo y alambrando el predio. Aunque afirmó ser el propietario, se negó a identificarse. De todos modos, se labraron infracciones, se tomaron fotos del lugar y de la patente de la camioneta en que se movilizaba, dando inicio a un expediente.

A partir de denuncias de vecinos, trascendió que es Fernando Ferrari, hijo de Lía Esther Blanco Villegas de Ferrari, quien inició el 14 de enero pasado obras de amojonamiento para avanzar con el alambrando. También señalaron que está asesorado por el abogado Rodrigo López Santoro.

“Una vez que termine la feria judicial, es decir el lunes de la semana que viene, el Municipio va a hacer la presentación porque si bien puede ser un titular, cualquier disposición de este bien que quiera hacer necesita la autorización de quien es también dueño o propietario, que en este caso es el Municipio de Tandil”, argumentó Civale.

 

Un predio indiviso

El secretario de Gobierno explicó que no todos los herederos han regularizado los derechos de la comuna sobre esas tierras y recordó que “en el momento de la donación del Hospital de Niños, Jorge Blanco Villegas (f) motorizó que algunos familiares firmaran las escrituras”.

En cuanto a la actualidad, dijo que “la situación concreta hoy es que es un predio indiviso, que el titular en un 50 por ciento aproximadamente es el Municipio. Eso quiere decir que es dueño compartido y que para disponer de ese bien necesita la autorización del resto. También los privados para disponer de ese bien necesitan la autorización del Municipio”. 

En cuanto a la escrituración del resto, Civale estimó que nos son muchas las partes que faltan firmar y destacó que “esto es un acto voluntario de los privados que se lo quisieron donar al Municipio con un determinado fin”.

Es que los herederos de Juana Barletta y Antonio Cinque entregaron el cerro para que el Municipio concrete un parque, con la réplica de tamaño real de un fuerte, con muros de tres metros de alto, fosas y demás.

 

Cierra los accesos

En la actualidad, el cerro Dos Huecos, ubicado dentro de las tierras que quisieron donar descendientes de la familia Cinque, se utiliza para distintas actividades de turismo aventura, como escalada, rappel, tirolesa, mountain bike, moto cross, que desarrollan guías y profesores de educación física.

En cuanto al acceso a este espacio, Civale sostuvo que “por ahora es un predio indiviso. Es una figura extrañísima. El Municipio el único uso que puede hacer, en el caso de que tuviera el ciento por ciento, es el que estableció la donación, que es un parque temático, con un fuerte de piedra”.

El proyecto a concretar en las hectáreas donadas, que está detallado en el expediente municipal, es ambicioso, costoso y modificaría las condiciones ambientales y el paisaje del lugar. 

El funcionario insistió en que muchas personas ingresan con “autorizaciones precarias” y destacó que el propietario “justamente está cerrando los lugares de acceso”.

De todos modos, adelantó que el Municipio analizará los derechos de Fernando Ferrari, que no es heredero directo, y su madre firmó la donación al Municipio. “Hay que ver hasta qué punto tiene la sucesión hecha, para los derechos hereditarios de la madre, y en ese caso, que la madre no haya donado previamente eso”, evaluó.

 

Debió notificar al Municipio

Ante esta compleja realidad, Civale adelantó que el área de Legales va a formalizar una presentación ante la Justicia, aunque está analizando bajo qué figura.

De todos modos, fundamentó que “ante cualquier situación de un bien indiviso, los dos somos dueños. Lo normal es que si no nos ponemos de acuerdo, se venda a un tercero. En este caso nosotros somos dueños con un cargo, lo cual es bastante complicado”.

Pero además, indicó que si el otro dueño quiere hacer algo “tiene que avisar al Municipio y pedir autorización, que es lo que no se hizo. Nosotros vamos a presentar que empezó el movimiento de suelo y a alambrar, si bien puede ser dueño y lo tendrá que acreditar, lo mínimo que tiene que hacer es notificarnos”.

Lo que el Ejecutivo le solicitará a la Justicia es que hay un incumplimiento de la copropiedad por parte del heredero y solicitarán que se pare la intervención sobre el predio agreste.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario