El Municipio reforzará el abordaje social en las urbanizaciones con acciones ligadas al empleo

La secretaria de Desarrollo Social, Alejandra Marcieri, evaluó positivamente abordaje sociocomunitario que se viene llevando adelante en las tres urbanizaciones que están en marcha en La Movediza, El Tropezón y barrio Parque La Movediza. En 2018, una vez construido el edificio Nido, anunció que lo primordial será trabajar en actividades ligadas a la empleabilidad.

En diálogo con El Eco de Tandil, la funcionaria comunal se refirió en principio al trabajo que se viene desarrollando con la Fundación Pachacamac en La Movediza, donde funciona la escuela de fútbol Los Horneros, con una matrícula de alrededor de 90 niños y niñas, de distintas edades, que hoy se encuentran participando de los juegos interbarriales.

Contó que se han conformado cinco equipos y el nombre de la escuela, como así también el logo, fueron propuestos y definidos por los mismos chicos de manera democrática, en el marco de los distintos talleres que se realizan en el barrio.

Por otro lado, detalló que también siguen con las clases de zumba, y los circuitos saludables y rutinas de ejercicios, en los cuales participan cerca de 25 mujeres, entre madres y hermanas de los niños que concurren a la escuela de fútbol.

Confección de
guardapolvos

A su vez, indicó que continúa el taller de costura creativa y diseño, ahora con la posibilidad de que puedan comenzar a producir, de cara al año próximo, guardapolvos del nivel inicial para comercializarlos.

“La trabajadora social que coordina todas las actividades nos consultó sobre la posibilidad de empezar a producir. Hemos estado conversando y, como ya adquirieron los conocimientos para empezar con la moldería, van a comenzar a producir guardapolvos”, confirmó Marcieri.

Explicó que “la idea es que en la compra que hacemos con el programa Todos a la Escuela, que lanzamos a principio de año, parte de esos guardapolvos que adquirimos en determinadas empresas y que vamos a licitación, puedan hacerlos ellas y participar con un producto que se va a acercar a los sectores más vulnerables. La idea es que sean para jardín de infantes porque siempre entregamos guardapolvos blancos, zapatillas y kits escolares, pero la franja del jardín no la hemos abordado. Así que trabajaremos con ellos para el año que viene”.

Para ello, aclaró que “obviamente tendrán que transitar el camino de conformarse como monotributistas sociales y tener representación legal para poder facturar este emprendimiento que están llevando adelante 15 mamás”.

Elaboración
de alimentos

Por el momento, la funcionaria comunal contó que los talleres están desarrollándose en el Centro Integrador Comunitario -CIC-, hasta tanto esté construido el edificio Nido, obra que ya fue licitada y que en breve estaría comenzando.

Reconoció que la demora en los tiempos en la construcción del nuevo espacio está dificultando puntualmente la posibilidad de poder avanzar con las actividades vinculadas a la elaboración de alimentos, cuestión que es necesario resolver porque es una deuda que tienen con la comunidad.

Recordó Marcieri que el taller de producción de alimentos, que empezó siendo Santa Rita, hoy cuenta con una matrícula de 30 personas que se capacitaron con dos chefs en distintas recetas para adquirir nuevos conocimientos con la idea de empezar a producir.

“Para ello estábamos necesitando el Nido y ahí venimos tratando de acelerar los tiempos porque es una deuda que tenemos con la comunidad. En los talleres de Santa Rita producimos, pero no como es la idea del proyecto de urbanización, que es darle la posibilidad, una vez construido el espacio, que puedan usarlo los emprendedores en distintos horarios, como se usa la sala elaboradora de alimentos del mercado comunitario”, contó.

“La idea -explicó- es destinarlo a distintos horarios para que puedan producir sus productos, trabajarlos con Bromatología, conseguir la marca y guiarlos ya en la producción de alimentos, en condiciones de seguridad de higiene, y registrados”.

Otras
acciones

Por otro lado, la secretaria de Desarrollo Social detalló que “en barrio Parque La Movediza en estos momentos se está empezando a mover la tierra para construir la huerta y pasar la que hoy está funcionando en el centro de día Las Pulgas. La tenemos que trasladar porque ya se han comprado todos los materiales y, desde la Dirección de Servicios, están haciendo el cerco perimetral para poder llevar adelante a más escala la huerta comunitaria e instalarla pegada a la sociedad de fomento de barrio Parque La Movediza”.

Indicó que “ese es el proyecto del módulo verde, que tiene que ver con la huerta y también con un vivero que hemos adquirido y que creo que en las próximas semanas va a estar colocado”.

Paralelamente, detalló que siguen con la propuesta de acompañamiento a la trayectoria escolar. “La Movediza y El Tropezón son los barrios donde hay mayor afluencia de niños porque tienen que ver con las instancias de escolarización de cada uno de los chicos: clases particulares de las materias que necesitan, refuerzo, acompañamiento y contacto con las instituciones educativas para ver qué están necesitando”, señaló.

La empleabilidad

Con las primeras acciones en marcha, entonces, Marcieri resaltó la positiva respuesta de los vecinos y anunció cuáles serán los proyectos para el año próximo.

“Una vez construido el Nido, proyectamos actividades ligadas a la empleabilidad. Eso es lo primordial en 2018, dar una fuerte impronta en lo que tiene que ver la empleabilidad. Cuestiones que tengan que ver con acceso al empleo, capacitación y promoción de empleo joven”, adelantó.

En ese sentido, contó que se está trabajando con “la Secretaría de Desarrollo Local para empezar a abordar fuertemente este eje. Ese es el proyecto que tenemos para el año próximo: mantener las actividades recreativas y además empezar a darle una impronta desde el punto de vista del autoempleo”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario