Las próximas facturas de la Usina llegarán con un incremento “de entre el 55 y 65 por ciento”

Matías Civale, presidente de la USINA Tandil

El presidente de la Usina, Matías Civale, anunció un incremento que rondará entre el 55 y 65 por ciento en la tarifa eléctrica, que comenzará a aplicarse en la próxima factura. Explicó, en el marco de la incertidumbre de los usuarios tras los reveses de la Justicia, qué deberán hacer en cada caso. Ya comenzó ayer la refacturación y los próximos días comenzarán a llegar las nuevas boletas a los hogares.

El anuncio llegó luego de que el organismo de contralor de la Provincia de Buenos Aires, a partir de dos fallos de diferentes cámaras, permitiera que las distribuidoras apliquen el aumento determinado en su momento por el Gobierno provincial.

Así lo confirmó ayer, en conferencia de prensa, el contador Civale. Explicó que, en principio, el objetivo de sus declaraciones fue dar “un poco de certidumbre” a raíz de algunas cuestiones que ya, al menos en la órbita provincial, “tienen un final”.

En ese sentido señaló que “el fallo de una jueza federal llevó un poco de confusión en lo que sucedía en todo el territorio”.

En realidad, aclaró que “la jueza lo que hizo fue generar una suspensión sobre una resolución de carácter nacional sobre el costo mayorista de la energía”.

De todas maneras, confirmó que el organismo de contralor de la provincia, a partir de dos fallos de diferentes cámaras federales en lo Contencioso Administrativo, y tras la realización de la audiencia pública en Mar del Plata “ha dado el visto bueno para que las distribuidoras y cooperativas apliquen el aumento determinado en su momento por el Gobierno provincial”.

Más allá de los casos puntuales, precisó que “este aumento ronda entre el 100 y 110 por ciento, que a partir de ahora se puede comenzar a cobrar”.

Sin embargo, aclaró que desde la Usina -al igual que el resto de las distribuidoras- se decidió no cobrar el aumento total de la compra mayorista de la energía que era trasladado luego al usuario.

Confirmó así que se aplicará, a partir de la próxima factura, un aumento que irá de “entre el 55 y 65 por ciento, es decir -remarcó- es menor al aumento que se preveía con la resolución en su totalidad aplicada, que era del 110 por ciento”.

La tarifa social

En ese contexto, Civale explicó además qué sucede con los beneficiarios de la tarifa social. “El beneficio que había creado el Gobierno nacional -con el plan estímulo y la tarifa social- al estar suspendido a nivel nacional, no puede ser pleno. Lo que las distribuidoras hemos decidido es tomar la tarifa social con el último padrón que ya teníamos, es decir, el de hace dos meses, aplicar la tarifa social y el subsidio que les corresponde a las distribuidoras, que es significativo”, explicó.

Seguidamente aseguró que ayer iban a comenzar con el proceso de refacturación y la semana próxima llegarán las facturas con el aumento. Confirmó además que hay mucha gente, en medio del proceso, que tiene aún crédito por haber abonado ya la boleta anterior con el aumento pleno.

Para quienes no han abonado todavía su factura, explicó que deben hacerlo porque aclaró en relación a los aumentos suspendidos que “lo que uno creería y, en esto no hay una resolución, es que en caso de tener que volver a refacturar, lo que se va a hacer en realidad es una boleta que se va a prorratear en el tiempo. Esperemos que sea así porque sino sería un impacto muy grande para los usuarios”.

Límites a la
inversión

Por último, consultado sobre el impacto que tuvieron los reveses judiciales para la Usina hasta el momento, Civale admitió que “esto provocó algunas complicaciones desde el punto de vista financiero, que lo que hizo fue que lo que tiene que ver con ese diferencial de costo mayor de energía no se pague. Es decir, hoy a Cammesa se le está pagando a los valores viejos. Y obviamente dificultades en poder generar las inversiones”.

En ese sentido recalcó que “lo central es que hay bastantes años de retraso tarifario que hacen que se tenga que prestar un servicio de calidad sin la inversión que uno desearía. Este año en la red hay que volcar entre 30 y 40 millones de pesos, que ni esta distribuidora ni ninguna los tiene”.

“Aspiramos a que
haya certidumbre”

En el caso de Tandil, remarcó que afortunadamente “el servicio no se ha resentido, a diferencia de otros lugares que sí hubo cortes, pero aspiramos a que al menos con esta definición haya certidumbre para poder armar un buen plan de inversiones y hablar de las cosas de las cuales tendríamos que estar hablando hoy, que tienen que ver con la transformación de energía solar, que implican inversiones significativas. Energías renovables, poder cumplir con la ley de renovables, que implica que para el año próximo el 8 por ciento de la energía que se genere en la ciudad, sea a partir de mecanismos renovables, ya sea eólico o solar, camino que desde la Usina comenzamos a transitar, pero al no contar con los fondos necesarios las inversiones se han demorado”.

****foto CIVALE

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario