El oficialismo aseguró que el proyecto del placero es costoso

El proyecto de los concejales del Frente para la Victoria que impulsa la restitución de la figura del placero generó nuevos cruces en el Concejo. El edil del radicalismo, Hugo Escribano, anticipó en primera instancia que el bloque no aprobará el proyecto dado que lo considera muy costoso.
Por tal motivo, argumentó que ?aunque en Tandil hay alrededor de 50 plazas, supongamos que apenas tomamos diez de ellas en consideración y contratamos los cuatro placeros que se necesitan para cada una, para contemplar los turnos de los siete días de la semana. Eso le costaría al Municipio más de un millón de pesos, pagando salarios de 2 mil pesos con las cargas sociales incluidas y los aguinaldos?.
A propósito afirmó que, de contar el Municipio con ese dinero, sería mejor destinarlo a obras de infraestructura para la ciudad.
Es de público conocimiento que las plazas son el blanco de ataques vandálicos y al respecto Escribano dijo que ?no es una situación descontrolada ni mucho menos, sino algo que se prevé y que mayormente es obra de irresponsables que no se dan cuenta de que perjudican a los chicos de su barrio cuando dañan el lugar donde estos van a jugar?.
Finalmente, se despachó sobre el proyecto de los concejales Ferrer, Mansilla y Calvi y sostuvo que fue ?lanzado al voleo, sin siquiera hacer un estudio mínimo del costo de contratar personal para el cuidado de las plazas y por ese motivo no podemos acompañar un proyecto que carece de seriedad?.

La vuelta del placero

El proyecto, presentado a fines del mes pasado por de los concejales Eduardo Ferrer, Carlos Calvi y Carlos Mansilla del FPV, busca restituir a los placeros en carácter de guardador y cuidador de las plazas y otros espacios verdes.
Los ediles aseguraron que los deterioros que se producen en los espacios y la inseguridad que crece sistemáticamente en esas áreas, los llevaron a considerar el tema y buscaron una alternativa para ejercer un control más efectivo en esos sitios.
Por su lado, Ferrer expresó que la plaza es un lugar necesario para la destreza y la formación de los niños, para la reunión de jóvenes y vecinos, pero resulta vital garantizar una adecuada presencia para preservar el patrimonio cultural y natural, prevenir accidentes y brindar una seguridad a todos los concurrentes. Al respecto, agregó que la idea de restituir los placeros de manera formal y oficial, en carácter de guardador y cuidador de espacios verdes de dominio municipal, solucionaría en parte estas problemáticas.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario