El oficialismo hizo fila para pegarle al Vicepresidente

El gobernador de Entre Ríos, Jorge Uribarri, y el titular del bloque de senadores del Frente para la Victoria, Miguel Ángel Pichetto, fueron algunos de los que cuestionaron la actitud de Cobos y la de los legisladores oficialistas que votaron en contra de las retenciones móviles ideadas por el Ejecutivo.
En tanto, el mandatario bonaerense, Daniel Scioli, antecesor de Cobos, prefirió no opinar sobre el comportamiento del mendocino. Tal vez por haber sido la cara más visible de la derrota en el Senado, Pichetto fue el encargado de abrir el fuego, al afirmar que “la historia va a juzgar mal” a Cobos.
“El vicepresidente le infligió un daño muy importante a su Gobierno”, señaló el legislador oficialista en declaraciones radiales, a horas de la histórica votación en el Senado. Sostuvo que no comparte el voto negativo del mendocino, y consideró que su actitud fue “incomprensible”. A la vez, aseguró que luego de la votación dialogó con la presidenta Cristina Kirchner, quien le pidió que el bloque del FpV en la Cámara Alta “mantenga la convicción y respete la decisión del Congreso”. “Era una propuesta de su Gobierno; él forma parte del Gobierno”, adujo Pichetto.
Al continuar con la cita de pasajes bíblicos -tal como lo hizo durante la sesión parlamentaria-, comparó la actitud del vicepresidente con “la de un discípulo de Jesús”, en implícita referencia a Judas. Remató: “No quiero agraviar a nadie, pero fue un discípulo muy famoso, pasó a la historia; tiene que ver con las monedas, tiene que ver con un montón de cosas que hacen a la historia bíblica”.
Scioli, en un tono más calmo, pidió que no se “dramatice” el resultado negativo que obtuvo el oficialismo en torno al tratamiento de las retenciones, y exhortó a la dirigencia política y a los medios de comunicación a “cuidar la estabilidad” del país. El mandatario provincial prefirió no opinar sobre la postura que adoptó Cobos, pero intentó minimizar lo acontecido al resaltar el buen “funcionamiento de los mecanismos constitucionales y democráticos”.
En declaraciones a la prensa, sostuvo que con este resultado quedó claro que “el Parlamento no es una escribanía del Poder Ejecutivo”. “Hay que seguir trabajando”, analizó Scioli al minimizar lo acontecido y, sobre Cobos, agregó: “Ningún comentario. Cumplimos con la responsabilidad que cada uno tiene”. En tanto, Uribarri le dedicó un párrafo especial a los legisladores oficialistas que votaron en contra del proyecto oficial y propiciaron que Cobos tuviera en sus manos el poder de decisión. “En algunos días más se arrepentirán de no haber estado donde debían estar”, sentenció el entrerriano, luego de haber brindado un encendido discurso junto a Néstor Kirchner el pasado martes en la Plaza del Congreso.
Luego, enfatizó: “No les quepa la menor duda de que la confrontación que se da por distribuir mejor la riqueza va a durar mucho tiempo”. “Nadie pretende robarles la rentabilidad a los pequeños y medianos productores, porque son el objetivo de este gobierno y de muchos otros gobiernos provinciales”, aseguró Uribarri, y señaló que el oficialismo requiere ahora de “corazones valientes” para “defender al gobierno popular”.
Capitanich, en tanto, lamentó el voto en contra de Cobos y de la senadora de su provincia, Elena Corregido (PJ-FPV), aunque indicó que “no le sorprendió lo ocurrido porque conocía de antemano” el voto de ambos.
“No comparto la decisión que tomaron, pero la respeto”, aseguró Capitanich, uno de los gobernadores más fieles al matrimonio presidencial durante el conflicto del agro. Evaluó que “la disciplina partidaria no es negativa”, aunque aclaró que se puede “compartir un proyecto político en común”.
“Por lo tanto, es absolutamente imprescindible respetar la disciplina partidaria, en tanto y en cuanto se comparta ese proyecto”, agregó el mandatario chaqueño.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario