El Oído agudo

UN GESTO Y RUIDOSAS REPERCUSIONES

 

Con el acuerdo arribado con el Sindicato, por el cual evidentemente el jefe comunal y sus soldados se desdijeron de lo que habían postulado siendo que finalmente terminaron pagando lo que el gremio pedía, parecía que las aguas iban a estar calmas en el Municipio, empero, nada de eso parece respirarse.

Por un lado los profesionales del Sistema de Salud que se sienten discriminados por aquel acuerdo, y por el otro, los propios colaboradores del pediatra que hasta aquí quedaron afuera del incremento, a no ser los concejales que, por ley, les corresponde al igual que el jefe comunal…

Allí radicó la última tensión interna que se convivió en la huestes lunghistas. Es que el Intendente hizo trascender su “gesto”, devolviendo el incremento que le correspondería hasta tanto lo puedan cobrar también sus funcionarios.

A más datos, en una misiva que se dejó colar a los medios, el jefe comunal informó que procedía  “a la devolución mensualmente, solicitando ante ello la metodología a implementar para que dicha decisión se lleve a la práctica de forma inmediata”.

Lunghi añadió que mantendría la postura hasta que se disponga el incremento salarial a aplicar al personal político, en evaluación a la fecha, a “la cual me plegaré en igualdad de condiciones con mis pares”.

Cabe acotar que el monto devuelto por el pediatra es de unos 24.600 pesos.

El promocionado gesto citado tuvo como correlato en la juventud radical del centenario partido que invitó, primero de palabra, a los ediles, que estaban bajo la misma condición, a que imitaran a quien en definitiva los llevó a sentarse en una banca.

Frente a los distraídos concejales que no respondieron el convite, desde la misma juventud se resolvió enviar formalmente una carta al bloque radical para que dejaran sus tareas de lado por un instante y respondieran al convite que desde el seno partidario se ofició.

Cuentan las lenguas indiscretas del primer piso que la petición no cayó para nada simpática en los concejales que, dicho sea de paso, ya cobraron con el incremento logrado por el gremio al que suelen criticar. Hasta aquí, y más allá de las tensiones y debates por lo bajo, no se han expedido y no hay atisbos de que sigan los pasos del pediatra…

Pero no todo quedó allí. Mientras masticaban bronca, los ediles se anoticiaron que la carta no solo la recibieron en el bloque, si no que una réplica fue enviada directamente al referente nacional Ernesto Sanz. Ahora, todos los cañones apuntan a Leandro Müller, a quienes sindican como el máximo responsable de la movida.

 

ENCUENTRO CERCANO

 

La visita que el viernes realizó Diego Bossio al Concejo Deliberante no pasó inadvertida. Si bien no trajo el séquito se secretarios y colaboradores que lo acompañaba cuando era director ejecutivo de Anses, llegó en un horario agitado, cuando se estaban cerrando distintas reuniones y los legisladores comenzaban a dejar sus oficinas.

En ese marco, el diputado nacional subió las escaleras de mármol y en el descanso lo abordó una mujer que le pedía ayuda con una gestión personal. Luego llegó a la Sala 15 de Junio y saludó a concejales del radicalismo, como José Luis Labaroní y Adolfo Loreal.

En ese momento, justo cuando giró para atravesar la puerta que da a las oficinas de los bloques de la oposición, salía Rogelio Iparraguirre. Minutos antes, Bossio había dicho ante los micrófonos de El Eco: “En política mi límite es La Cámpora”, aunque también señaló que tenía un trato respetuoso con los dirigentes de esa agrupación que trabajan en el Congreso.

Fiel a sus palabras, hubo un sobrio saludo entre ambos, que incluyó un apretón de manos. Enseguida, Diego Bossio trepó las escaleras de madera, en dirección al entrepiso donde funcionan las oficinas del Bloque Justicialista.

 

PRESENCIAS

 

Los justicialistas que ahora reniegan de Bossio tampoco dejaron de señalar la escasa convocatoria que tuvo su presencia en la ciudad, lejos de aquellos añorados años donde el ahora diputado manejaba la caja más importante del país, como Anses. Apenas un par de referentes sindicalistas, distanciados de la reciente mesa intersindical conformada, dejan a las claras dónde se posiciona cada uno rumbo al nuevo escenario que ofrece el justicialismo.

 

LOS RUIDOS EN ANSES

 

A propósito de justicialistas, camporistas y demás yerbas, es un hervidero lo que se respira en las oficinas de los organismos nacionales, más precisamente en la Anses.

La noticia del despido del dirigente Alejandro López Rizzi, que trabajaba en la regional, hizo que el personal se declarara en estado de alerta ante la presunción de formar parte de la denunciada ola de despidos propulsada por el macrismo.

Ahora bien, no pocos dejan deslizar que si bien no resulta nada grato dejar a gente si trabajo, debería blanquearse quién es quién. Por caso, profesionales, reconocidos dirigentes que ingresaron a planta de la mano de Diego Bossio (del que ahora reniegan) y de la política, resulta que ahora se victimizan a la hora de ser señalados como posibles candidatos al despido.

“No se va ninguno…”, “deberían tener algo de dignidad…”, se escuchó desde el propio personal de planta y otros actores políticos que denotan que como es uso y costumbre, al menos hasta pasadas gestiones, quien asumía con un proyecto político se iba una vez concebida la derrota. Lamentablemente, como siempre, pagan justos por pecadores, pero varios deberían dejar de hacerse  los desentendidos y presentarse como víctimas cuando en Tandil somos más cada vez, pero nos seguimos conociendo casi todos.

La citada tensión gremial en la Anses no solo se vive en la ciudad, se trata de una situación generalizada en el país. Por caso se conoció el despido de 150 jefes de la Anses de todo el país, que formaban parte de la planta permanente del organismo, que comenzaron esta semana a recibir telegramas de despido, entre ellos un hijo del dirigente Luis D´Elía, lo que desató una interna gremial en el organismo.

En este contexto, se ubican de un lado los que se oponen de plano a las cesantías y del otro, aquellos que los justifican porque, según dicen, se trata de militantes de la agrupación kirchnerista La Cámpora “rompehuelgas”.

Los despedidos estaban a cargo de las Unidades de Atención Integral (UDAI), cuyas oficinas distribuidas en todo el territorio nacional se ocupan de la atención al público en trámites relacionados con la seguridad social y el asesoramiento sobre las prestaciones.

Los cuatro hijos de D´Elía ingresaron a trabajar a la Anses como condición para que su padre donara presuntamente un local partidario en 2008 en una gestión que llevó adelante Alberto Fernández con el líder del organismo en esos tiempos, Claudio Moroni, según reveló el diario Perfil en una investigación publicada en el año 2012.

 

DIFERENCIAS POR EL BOLETO

La discusión por lo que tendría que costar el boleto plano del colectivo mantiene enardecidos los ánimos en el seno del oficialismo. Es verdad que todos deben aguantar las caras largas de los empresarios, que pululan por los pasillos de la Municipalidad presionando para que el Concejo les apruebe el aumento en la tarifa.

Grandes diferencias se evidenciaron entre los titulares de las comisiones de Transporte y Economía. En principio, Gabriel Bayerque -ex director de SUMO- dejó trascender que el boleto debería pasar de 7,21 a 8,50 pesos, unos 90 centavos menos que lo solicitado por los colectiveros.

En el otro extremo se ubica José Luis Labaroní, quien se expresó a favor de que el incremento impacte lo menos posible en los tandilenses. El ex asesor del senador Carlos Fernández entiende que el boleto plano lo terminan utilizando los sectores más vulnerables, por ejemplo, las empleadas de casas de familia o los trabajadores irregulares. Sumado a esto, habría ido al choque con los empresarios en varias ocasiones, por ejemplo, por la diferencia en el número de pasajeros que registraron el año pasado y los que se estimaron a partir del sistema electrónico.

Las asperezas, que aún no lograron limar, llevaron a que el oficialismo no se haya podido poner de acuerdo en un número para presentar a sus pares de la oposición. De todos modos, confiaban en poder llevar alguna definición mañana a la reunión de Transporte.

 

VISITA A LA PERRERA

La movida de las organizaciones que trabajan para proteger a las mascotas se hizo sentir. A pesar del frío y la lluvia, la marcha del 29 de abril fue un éxito por la convocatoria y sensibilizó a los concejales, que se pusieron a trabajar en este tema.

A partir de las primeras conversaciones, acordaron una reunión con los referentes de las distintas entidades, que se iba a celebrar en el recinto. Sin embargo, el concejal Adolfo Loreal cursó invitaciones a sus pares de todos los bloques para realizar una visita, junto a las militantes de los derechos de los animales, al predio que la Dirección de Bromatología conduce en el Parque Industrial.

La idea de la recorrida es observar los caniles, teniendo en cuenta que los perros que son agresivos pueden llegar a pasar largas temporadas -incluso toda su vida- en esos espacios. Ir al terreno les permitirá a los ediles contar con una visión más amplia frente a los reclamos de las distintas asociaciones protectoras.

 

MAS CAUSAS PENALES

La litigiosidad en la ciudad va en incremento al paso del vértigo de los tiempos modernos, sus complejidades y el notable desarrollo que la ciudad va teniendo, pasando de pueblo a una ciudad intermedia de trascendencia.

Bajo ese escenario, no es la primera vez que se alerta sobre la compleja situación que atraviesan las dependencias judiciales, abarrotadas de  expedientes por aquel incremento de demandas y falta de personal.

Ya oportunamente se aludió en estas páginas sobre lo que ocurre, por caso, en el Juzgado Correccional, por lo que el propio senador Carlos Fernández gestionó por la creación de un nuevo juzgado.

El dato “novedoso” tiene que ver con la estadística. Según fuentes judiciales, en las fiscalías en el último año se está recibiendo una veintena de denuncias penales más por turno, sin sumar a las de violencia familiar.

 

LA POLICIA BIZARRA

Ya la policía había sido noticia no solo por su efectiva labor en pos de prevenir el delito y atrapar a eventuales sospechosos, sino también por determinadas escenas bizarras que le tocó protagonizar.

Por caso, cuando fueron al auxilio de una vecina que dijo que le estaban robando en su casa y una vez adentro de la finca encontraron un sujeto durmiendo en la cama y, tras despertarlo, lo dejaron irse sin más. Luego se enterarían que era el ladrón.

Pues bien, una nueva escena se vivió la semana que se fue. Según trascendió, dos motopolicías concurrieron a un llamado en el que alertaban sobre un presunto hecho delictivo en una casa de calle Dhers al 90.

Una vez en el lugar, los uniformados se bajaron de sus motos y acudieron a la vivienda para entrevistarse con los propietarios, en pos de dilucidar qué ocurría. Finalmente nada había ocurrido, por lo que volvieron sobre sus pasos y se toparon con el verdadero delito: les habían robado una de las motos con las que habían arribado al lugar…

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario