El paro de Mantenimiento del Hospital entró en un impasse, en medio de durísimos cruces

Como estaba previsto, por la tarde recibieron la notificación de la conciliación obligatoria y desde la medianoche debían retomar las tareas habituales, con los turnos y guardias.

Molestos con las declaraciones del director administrativo del Hospital Darío Pretti, aguardarán la audiencia de conciliación fijada por el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires para el miércoles 11 de septiembre a las 12, ya que el organismo afronta días agitados debido a los conflictos con empresas metalúrgicas.

Debido al paro, en la víspera “recolectaron los residuos patogénicos el director administrativo, el coordinador administrativo y un nuevo cargo político que ha ingresado al Hospital, que no tenemos el gusto de conocer”, explicó David Marconi, secretario de prensa del Sindicato de Trabajadores Municipales de Tandil (STMT).

El lunes, Pretti había cuestionado que los empleados de Mantenimiento se habían comprometido a recolectar la ropa y los residuos patogénicos de los hospitales, pero no cumplieron. Entonces, debió encargarse de la tarea personalmente, ya que resulta indispensable para los centros asistenciales.

“En el momento en que el Ministerio de Trabajo estaba constatando la medida de fuerza, Pretti estaba realizando esa labor sin las medidas de seguridad que correspondía: guantes. Estaba con la ropa de calle y demás, demostrando el desconocimiento que tiene”, remarcó el dirigente gremial en referencia al manejo de los residuos patogénicos y la ropa de cama.

 

Número vs. rendimiento

El foco de la discusión entre el Departamento Ejecutivo y el gremio se encuentra en el número de personas que se desempeña en el área, que hoy asciende a catorce, con dos licencias médicas de extensa duración. El sindicato requiere que se incorporen cuatro cargos para abastecer las tareas de reparaciones, acondicionamiento y prevención de roturas en los hospitales Santamarina y de Niños (con unas 150 camas) y en Salud Mental, elevando el plantel a dieciocho.

Por su parte, el funcionario Darío Pretti indicó que es imposible sumar más empleados y cuestionó el rendimiento laboral del sector, además de la baja calidad de las tareas que realiza.

David Marconi argumentó que “hace dos meses tuvimos una reunión con todo el personal, el director y el coordinador administrativo del Hospital y miembros del secretariado del sindicato. En esa reunión se comprometió a pasar personal que realiza otras tareas dentro del Hospital a Mantenimiento y de ahí empezar a ver cómo se seguía cubriendo”.

Esta situación se extendió hasta el último jueves, donde el funcionario reiteró el compromiso, pero los trabajadores perdieron la paciencia y decidieron ir al paro.

Incluso, el representante sindical explicó que el 13 de junio pasado entregaron un informe de 120 páginas, donde dejaron constancia de un seguimiento durante 45 días de las tareas realizadas y requeridas, con el objetivo de fundamentar la necesidad de incorporar trabajadores.

 

Más cruces

Molesto, Marconi salió al cruce de las duras acusaciones del director del Hospital, quien calificó a Mantenimiento como un sector “ávido de paros”, aseguró que no cumplen con su horario y que entregan las tareas con baja calidad.

“Si los compañeros tuvieran las condiciones de trabajo ideales y cuando reclaman se les dieran respuestas, no llegarían a una medida de fuerza. Ni para los compañeros ni para nosotros como organización gremial es agradable llegar a una medida de fuerza porque sabemos todo lo que se pone en juego; se molesta al usuario del Hospital, a la comunidad; los compañeros ponen el cuerpo haciendo una medida, se les descuentan los días; es desgastante para ellos y para nosotros, entonces nadie quiere una medida de fuerza”, retrucó.

Retó a Pretti a “en lugar de salir en los medios, ponerse a pensar cómo va a dar respuesta a los compañeros” y expresó que “a nosotros nos llena de orgullo el área que está movilizada por cómo defiende su lugar de trabajo”.

También rechazó que la tercerización de tareas se realice en respuesta a la baja calidad de las prestaciones de Mantenimiento y sostuvo que muchos de los trabajos contratados los emparchan los municipales “a poco de andar la obra nueva”, como instalaciones eléctricas y colocación de cerámicos.

Evaluó que “se terceriza, entre otros motivos, porque muchas veces no se tiene la voluntad de entregar las herramientas o los materiales en tiempo y forma”.

Marconi describió una “mezcla de situaciones” ajenas a los trabajadores como “el tiempo y la forma en que se les provee los materiales, y justamente, lo que estamos reclamando hoy: la cantidad de personal con que se cuenta para atender los tres hospitales de Tandil”.

En cuanto al rendimiento en el horario de actividades, explicó que el sistema de trabajo implica que todas las mañanas los empleados reciben las órdenes de los capataces conforme a una lista de prioridades y manifestó que han discutido este tema con Pretti, que siempre “ningunea y menosprecia al trabajador”. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario