El patrimonio no es sólo del Mumbat sino de toda la ciudad

Seguramente muchos ya conozcan la historia del Museo de Bellas Artes de la ciudad, cuando un grupo de aficionados decidió conformar una Academia en la década del veinte, anhelando lo que hoy tenemos, un acervo patrimonial que cuenta con cerca de mil obras que fueron donadas por artistas o adquiridas por la institución a lo largo de su historia.

La importancia de estas obras patrimoniales radica en que fueron incorporadas porque cada una de ellas es la que legitima el status de la institución. Es decir que, la historia de la obra, la firma del artista, la técnica utilizada u otras variables que pudieron ser tenidas en cuenta, son las que atestiguan el alto nivel artístico del museo.

Claro está que los visitantes no verán exhibidas durante esta muestra las casi mil, y eso porque el montaje de cada muestra patrimonial está pensado con un criterio de curaduría, un hilo conductor para que el espectador conozca, dialogue e interprete las obras de manera coherente, buscando y encontrando respuestas a sus interrogantes.

En esta oportunidad el recorrido se encuentra basado en la exposición de una parte de dos de las más importantes colecciones del Mumbat. Por un lado, arte contemporáneo argentino y, por el otro, arte argentino grandes maestros.

 

Comparar el arte

que nos representa

Consolidando la tendencia orientada hacia un mejor y profundo conocimiento del arte nacional, se exhibe en las salas la colección de Arte Argentino del siglo XX. La misma nos lleva a descubrir las diversas corrientes artísticas que surgieron en un contexto político-social determinado en Argentina. Por ejemplo podremos encontrar obras de tendencia realista como el destacado Antonio Berni, quien se volcó al realismo de carácter social, lo que lo convirtió en testigo impar de los grandes acontecimientos protagonizados por las masas populares argentinas. Asimismo hallaremos el cubismo representado en Emilio Pettoruti con la obra titulada “Contraluz”.

Con la intención de que el espectador pueda comparar técnicas, contenidos, materiales y lenguajes que los artistas eligieron para pintar o esculpir, la muestra patrimonial ofrece un análisis de dos períodos de nuestro arte expresados en ambas colecciones. Como ya mencionamos, el arte argentino del siglo XX es una de ellas y además tendrá la posibilidad de introducirse en el mundo del arte contemporáneo. Aquí es necesario detenernos para mencionar a artistas como Arturo Irureta, Lidia Paladino, Jorge González Perrín, Matilde Marín, Federico Carbia, Cristian Amezcua, entre otros, los cuales en la actualidad están marcando nuevos paradigmas en el arte.

 

Sobre la curaduría

El diálogo entre las obras sucede en cada una de las salas. Cuando ingrese al auditorio verá obras que se asocian a la construcción y a las formas geométricas. Obras de Allende como la “Salamanca”, se apoderarán de una de las salas delanteras a través del misterio y lo irreal. Y en las demás, los retratos se exaltan entre sí marcando las diferencias entre un artista y otro: “Desnudos” de Vicente Seritti mostrará una técnica y contenidos más académicos si lo comparamos con Martín Pallotini “De vicio te estoy mirando”.

La maternidad, los desnudos, la ciudad, el barrio, lo abstracto, las líneas y formas geométrica, construcción, lo sacro, la escritura en el arte, los caballos, serán algunos de los temas que se observarán, y a los que se podrá dar lectura, en el resto de las salas.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario