El PJ serrano, entre las internas del pago chico y la pérdida de talla en ámbitos provinciales

La ecuación política a la que echaba mano el justicialismo serrano hasta ahora ya siente los cimbronazos del manejo de poder del matrimonio Néstor y Cristina Kirchner desde Casa Rosada.
?A varios peronistas les conviene perder en Tandil y luego ir a buscar algo a La Plata? es una de las frases más recurrentes de los operadores de ese sector para intentar explicarse ?si era posible- por qué tras cada fracaso electoral, algún peronista serrano encontraba resguardo en ámbitos gubernamentales que reportan a la Gobernación bonaerense.
Pero esa ecuación ya no pareciera contrastable: hay cada vez menos ganancia en estas sierras y lo poco que había en La Plata comienza a tambalear en buena medida por los corrimientos de arriba.
Primero, el ingeniero tandilense Jorge San Miguel literalmente desapareció del directorio del Organismo de Control de Energía de la provincia de Buenos Aires (Oceba), tras el vencimiento de un nombramiento que lo tuvo al menos durante cinco años al frente de ese despacho.
Con esfuerzo, su entorno indicó que la demora de su ratificación en el cargo se debía a la ?burocracia? que implica las firmas de ese bendito papel, pero se sabe que la intención de Daniel Scioli es poner otro nombre que provendría de Ayacucho, según aseguraron a El Eco de Tandil fuentes vinculadas a la cuestión energética.
La hipótesis más benévola indica que el dirigente tandilense quedaría a lo sumo como asesor del organismo, pero en tiempos en los que el sciolismo es cada vez más pendular respecto a los K, parecen acotados los tiempos para un pingüino que acompañó siempre a otra ave marina de la Quinta Sección Electoral, Luis Ilarregui (Ayacucho).
Casi como decantación lógica, el titular de la Comisión Provincial de Educación y Trabajo (Copret), Roberto Mouillerón, blanqueó que junto al ex gobernador Felipe Solá se van del Frente, porque la hegemonía K los arrastra a otro esquema de cara a 2009.
El presidente de La Macaya recaló en la Copret como refugio temporáneo para este salto que ahora da Solá, cuando se conocen sus chances como presidenciable y lo que puede arrastrar adentro y a fuera de ahora hasta 2011, en un clima más opositor al kirchnerismo desde que se enfrascó en su disputa con el campo.
Lo que ahora afrontan ellos dos es algo de lo que puede sucederle al senador del Frente para la Victoria, Néstor Auza, en 2009, cuando deba revalidar la banca legislativa, tras haber coqueteado con el campo y con el duhaldismo en el medio de la crisis entre los K con los chacareros.
Piedras en el camino, porque de marzo a esta parte los K han mostrado cierres siempre a sus más aliados y se han mostrado cada vez menos condescendientes con quienes asoman la cabeza.
Un solo dato habla de la anuencia tandilense en los asuntos pingüinos de la región. El jefe del bloque de senadores provinciales del Frente para la Victoria, Osvaldo Goicochea, será quien presidirá la Quinta Sección Electoral; seguido por el diputado provincial oficialista, Juan de Jesús; por el intendente de Villa Gesell, Jorge Rodríguez Erneta; y la diputada provincial y hermana del duhaldista Alfredo, Adriana Meckievi.
Es lógico, entonces, que la puja por el sello del PJ tandilense se ve más sobre enconos personales y heridas irresueltas, que sobre estos terrenos que el peronismo está perdiendo. San Miguel liberó su tropa; Mouillerón pidió que se abstengan y Auza colocó algún nombre, pero con extremo perfil bajo en todo caso.
Todo ha quedado en un mano a mano entre Rubén Sentís y Raúl Escudero, que ya pujaron y rompieron en la interna legislativa del 2005. Pura matemática en un PJ serrano que se debate entre la interna de pago chico y la pérdida de talla en ámbitos provinciales.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario