El plan de rescate de los bancos, punto por punto

La llamada “Ley de estabilización económica de urgencia de 2008” apunta a proteger el valor del ahorro y de los bienes inmuebles de los contribuyentes, preservar la propiedad, promover el crecimiento económico y maximizar los réditos de las inversiones.
El texto fija el 31 de diciembre de 2009 para la vigencia del plan de rescate, plazo que podría extenderse a solicitud del gobierno, por un máximo de dos años tras la adopción de la ley.
Garantías para los contribuyentes: – Posibilidad del Tesoro de comprar en un primer momento hasta 250.000 millones de dólares de activos dudosos o invendibles, cifra que puede elevarse a 350.000 millones a solicitud del presidente.
Derecho de veto del Congreso para las compras por montos superiores, que en todo caso no pueden superar los 700.000 millones de dólares.
– Participación del Estado en el capital y en las ganancias de las empresas beneficiarias del plan de rescate.
– Mandato acordado al secretario del Tesoro para labores de coordinación con las autoridades y los bancos centrales de otros países, y poner así en marcha planes similares.
La nueva versión aprobada por ambas cámaras incluye dos nuevas disposiciones:
– El tope de la garantía acordada a ahorristas en caso de una eventual quiebra de sus bancos se incrementa de 100.000 a 250.000 dólares, por un año.
– Se incluyen devoluciones de impuestos a empresas y familias de clase media. Limitación de las indemnizaciones a directivos que dejan las empresas:
– Fin de los contratos blindados (“paracaídas dorados”) de varios millones de dólares para directivos despedidos o dimitentes de firmas que vendieron activos al Tesoro, mientras éste sea accionista.
– Limitación de pagos extraordinarios que estimulan la toma de riesgos inútiles.
Límite de 500.000 dólares para las remuneraciones de beneficiarios de deducciones fiscales.
– Reembolso de los “bonos” otorgados sobre beneficios hipotéticos, a la postre no concretados.
Vigilancia y transparencia:
– Supervisión de la marcha del plan por un consejo de vigilancia integrado por el presidente de la Reserva Federal, el secretario del Tesoro y el presidente de la SEC (ente regulador bursátil).
– Presencia del Tribunal de Cuentas (GAO) en el Tesoro para vigilar y proceder a la auditoría del plan de compra de activos.
– Designación de un inspector general independiente para supervisar las decisiones del secretario del Tesoro.
– Control judicial de las medidas del secretario del Tesoro.
 Medidas contra los embargos inmobiliarios:
– Protección a los propietarios de viviendas que corren el riesgo de ser embargados, cuando se prevén dos millones de ejecuciones en 2009.
– Autorización para que el Estado revise las condiciones de préstamos hipotecarios otorgados a deudores en dificultades.
– Ayuda a los pequeños bancos comunitarios afectados por la crisis del crédito hipotecario.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario