El presidente de EE.UU. admitió que la prisión de Guantánamo no podrá cerrarse antes de enero

En una entrevista en Pekín con la cadena Fox, Barack Obama comentó que “no está disgustado” por el retraso porque sabe que la clausura definitiva de la base “va a ser muy difícil”.
La semana pasada la Administración de Obama anunció que cinco prisioneros, entre ellos el supuesto cerebro de los atentados del 11-S, Jalid Sheij Mohammed, van a ser juzgados por un tribunal federal en Estados Unidos, concretamente en el Estado de Nueva York.
Esta medida es un primer paso para acabar con el limbo legal de Guantánamo. Decenas de arrestados permanecen en ese limbo a la espera de conocer su destino, según el diario español El País.
Según el Departamento de Justicia, 40 de los 215 prisioneros que permanecen en la base naval serán juzgados en tribunales federales o militares fuera de Guantánamo.
Aproximadamente 90 presos tienen el visto bueno de las autoridades para ser repatriados o enviados a un tercer país.
Esto supone que 75 reclusos siguen sumidos en un limbo legal que les mantiene en Guantánamo al ser considerados muy peligrosos, por no haber pruebas concretas o estar clasificados sus casos como material secreto.
El secretario de Justicia y fiscal general de EE UU, Eric Holder, comentó la semana pasada que el calendario no se cumpliría ante los problemas legales y políticos suscitados por la decisión.
Y luego de conocerse la dimisión del consejero de la Casa Blanca Gregory Craig, elemento clave en el entramado legal para conseguir el cierre.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario