?El que quiera comer lomo que lo pague 80 pesos?

Y si el pan por la exportación del trigo llega a costar $ 25 el kilo, está bien. Si quieren comer pan, que lo paguen. Lo mismo: el azúcar, el arroz, la polenta, ( la yerba, bueno se consume acá, casi no se exporta así que, bueno, que tomen mate cocido, sin leche, eh!! Si quieren con leche que paguen $5 el litro).
Al país hay que sacarlo adelante, hay que E-X-P-O-R-T-A-R. A ver si se entiende exportar TODO; hay que hacer el sacrificio, y si el costo es el aumento de los alimentos, bueno? que lo paguen.
Que lo paguen los trabajadores, claro está, ya que los dueños de los grandes campos, cobran  en dólares lo que exportan, por lo tanto, un kilo de lomo, les sale US$ 29 aproximadamente, una cifra francamente accesible para quien triplica su ganancia, gracias a políticas cambiarias del gobierno, que sostiene la divisa norteamericana.
Acaso, como señala el bueno de D´Angeli y repiten sus adeptos ¿No es lo mismo, el vacío que la falda deshuesada?, pero ché?si el hueso con carne es muy sabroso!!! y tiene las mismas proteínas que el peceto caramba!!. Entonces: por qué no consumir el primero y beneficiar a la Patria.
Y sí, la verdad que tienen razón, ¿quién osaría sostener en estos momento lo contrario, cuando está bien visto formar parte de la ?élite chacarera contestaria? ?qué fenómeno tan curioso- , y cuándo los medios de comunicación avalan cualquier manifestación de las cuatro cruzados, por más descabelladas que sean?,
Quien será el valiente de afirmar, libre de tamaños condicionamientos, que en realidad la patria somos TODOS; y que TODOS tenemos derecho a comer lo que se nos plazca; derecho a comprar con nuestro dinero ganado con honradez y trabajo: lomo, peceto, colita de cuadril, caracú, falda, chuletas, bife angosto, y lo que queramos. TODOS, incluidos los obreros, los docentes, los albañiles, los municipales, los estatales, los plomeros, los cartoneros, los peones rurales, TODOS.
La Patria no es el CAMPO ?por más banderas que blandan-, el Campo es la tierra, que circunstancial, y azarosamente tiene propietarios que se arrogan el poder de decir cómo tenemos que vivir, qué tenemos que comer, y decidir si nos merecemos o no, tener tal o cual gobierno.
A veces creo que añoran tiempos pasados, en los cuales a los peones nos se les daba platos para comer, debían hacerlo directamente de la olla, y ¿qué tenía de malo no?, si en definitiva eran peones, lo del aguinaldo: qué disparate!! y las vacaciones: qué insensatez !!! ?si acá le damos la casa, la comida y bueno, hasta un sueldo. ?
Estamos en el año 2008, y aún la jornada laboral en el campo, es de sol a sol. Todo un símbolo no?.
La verdad es que cada vez que escucho las palabras de los dueños de la tierra, quienes no aceptan más razones que las propias; cada vez que leo esos mails descalificadores, los cuales ya no se contentan con atacar al gobierno de turno, sino que ahora osan calificar a la gente humilde con el mote de Negros de M?.; cada vez que hipócritamente dicen representar a los pequeños propietarios mientras engordan su ganado con el sudor ajeno, cada vez que se visten de democráticos mientras se codean con los golpistas de siempre, siento pena y angustia. Pena porque no puedo sino estar enfrentada con aquel que no le importa nada más que su bolsillo; y angustia porque sé que ?como antes- no escatimarán esfuerzos para lograr lo que se proponen, aún a costa del sistema que hoy generosamente los cobija.
María Eugenia Poumé
DNI: 20296042.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario