El radicalismo se movilizó y reclamó justicia por la muerte en Jujuy

En una movida que se replicó en todo el país, la Mesa Joven Radical convocó a una marcha en reclamo de justicia por Jorge Ariel Velázquez en Jujuy, el joven militante que fue baleado un día antes de las Primarias nacionales y que murió tras once días de internación a causa de las graves heridas recibidas.
Bajo la consigna “Justicia por Ariel”, con velas y carteles, los integrantes de la Juventud Radical y de Franja Morada, acompañados por los espacios como el GEN y el Socialismo, se congregaron a partir de las 19 en la Plaza.
Fue un llamado a la reflexión y una oportunidad para unir el reclamo de justicia, que cerró con la lectura de un comunicado.
“Ante hechos de injusticia, desde la Mesa Joven Radical Tandil levantamos la voz. Como desde hace más de 30 años decimos y gritamos ‘Nunca más’, hoy volvemos a alzar nuestra voz para que la Justicia por Ariel llegue y arroje un poco de tranquilidad a su familia y amigos; para que la Justicia sane un poco la herida que abrió en nuestra democracia y le devuelva la dignidad que perdió la política argentina”, sentenciaron.
Entre el público estuvieron presentes funcionarios como el jefe de Gabinete, Marcos Nicolini, los secretarios de Gobierno y Obras Públicas, Gastón Morando y Mario Civalleri, concejales y otras autoridades.

“Hechos que no se pueden repetir”

En diálogo con El Eco de Tandil el presidente de la Juventud Radical, Leandro Müller, repasó los motivos de la convocatoria y sumó a la organización política al reclamo por el esclarecimiento del hecho.
“Estamos acá por el homicidio de Ariel Velázquez, un militante de la UCR de San Pedro, provincia de Jujuy, que un día antes de las PASO sufrió un ataque que le provocó la muerte hace unos días”, resumió sobre el caso.
Justificó la movilización al señalar que se trata de “una muerte en democracia, y son hechos que no se pueden repetir, así como lo fue la desaparición de Jorge Julio López, las muertes de Luciano Arruga o de Mariano Ferreyra”.

“Ariel era un militante de la Juventud Radical que militaba por el partido en San Pedro, que fue asesinado un día antes de las elecciones, un momento por demás trascendental”, sostuvo Müller.
Luego de varios contrapuntos con la agrupación Tupac Amaru, el radicalismo ratificó que la víctima era afiliada al partido centenario y reclamó por justicia. “Lamentablemente se están diciendo muchas cosas, esperemos que las aguas se calmen. Pero pedimos que la Justicia actúe y se expida”, ratificó.

La participación
de la juventud

Por su parte Rodrigo Tolosa, referente de Franja Morada, evaluó el hecho y confesó que la noticia “la tomamos con mucha tristeza porque Ariel además de ser un correligionario era un joven que hacía política”.
En ese sentido resaltó que la participación de los jóvenes en política “es la mejor solución para cambiar la realidad”, por eso “estamos acá, sin diferenciar partidos”.
“Los que hacemos política y somos jóvenes estamos por el mismo objetivo, que es cambiar la realidad, y es muy triste y lamentable cuando suceden estos hechos con pibes que hacen política, de cualquier agrupación y en cualquier lugar del país. Duele mucho cuando pasan estas cosas”, opinó.
Al igual que el presidente de la JR, Tolosa se sumó al reclamo a la espera de una resolución y admitió que “nos llamó la atención que durante la cadena nacional (la Presidenta) habló desde la desinformación, acusando que Ariel no era militante del radicalismo, cuando la familia salió a confirmar que sí lo era”.
“Por la desinformación que hay, tratamos de no acusar a nadie y esperar que la Justicia se expida. Lo que está claro es que fue un asesinato y ahora hay que esperar a que se haga justicia”, concluyó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario