El robo de las instalaciones eléctricas parece ser la segunda cruz del Calvario de Tandil

Uno de los puntos emblemáticos de los atractivos que Tandil ofrece a los visitantes no cuenta con alumbrado desde hace entre cuatro y cinco meses, a raíz del inicio de una seguidilla de robos de cables.
La situación no sólo es vista con preocupación por determinados operadores turísticos a los que a diario les llegan las quejas de los visitantes ante intentos de robos y muchos casos consumados, sino que los propios vecinos a diario observan la presencia de personas de dudosa honestidad internándose en el monte.
Los consultados explicaron que durante el día hay presencia de personal de seguridad asignado tanto por la Municipalidad como por la Parroquia del Carmen, institución esta última que tiene a su cargo el lugar.
Sin embargo, desde las primeras horas de la noche no queda nadie para ofrecer ni el más mínimo resguardo en el amplio predio.
Fuentes consultadas indicaron que el puesto del sereno nunca fue cubierto desde que se le otorgara licencia gremial a quien cumplía tal función.

 

Constantes robos de cable

 

Si bien los robos de cables en el predio históricamente han sucedido, uno de los períodos críticos es el actual, ya que a poco de la Semana Santa se produjo la sustracción de un tramo central que dejó a una amplia superficie sin tensión.
Posteriormente, se inició una labor casi sistemática en horario nocturno que dio por resultado que hoy falten las líneas subterráneas en gran parte del predio, por lo que los costos de reposición son muy importantes.
Es más, algunas fuentes sostienen que deberían destinarse varias decenas de miles de pesos para la reposición del material sustraído.
Agravando el panorama, se señaló que gran parte de la malla de alambrado olímpico que cubre el perímetro también ha sido botín de la delincuencia o ha sido forzada, por lo que el ingreso y la eventual huída es muy fácil para quienes pretenden robar elementos.

Los últimos hechos

 

Uno de los últimos robos ocurrió a mediados de septiembre y había afectado a uno de los pocos tramos utilizables del tendido eléctrico.
Se trata de la línea que provee de energía a la santería y a las instalaciones sanitarias, ubicadas en el acceso al lugar.
Lo llamativo de ese último delito es que mientras los peritos realizaban sus tareas específicas, los efectivos lograron demorar a un menor (de 12 años) en momentos en que intentaba sustraer cables, utilizando un cuchillo tipo serrucho.
Además, se supo que en otro momento personal que cumple tareas de vigilancia durante el día halló varios rollos de cable de cobre que estaban escondidos en una cava, estimándose que iban a ser retirados al amparo de la noche.

 

La comunidad religiosa gestiona
por soluciones para el Calvario

 El padre Arcadio pertenece a la Parroquia del Carmen y es quien tiene a su cargo la administración del Calvario.
En diálogo con El Eco de Tandil confirmó la preocupación que genera la falta de iluminación en el centro de la fe y comentó algunas de las gestiones que llevan adelante para normalizarla.
Confirmó que Usina y Municipio están trabajando y que la idea es colocar cámaras de seguridad.
?Somos anfitriones de este lugar y por eso nos preocupa. Depende de nosotros y nos interesa que peregrinos y turistas puedan pasar por el Calvario. Lamentablemente de noche no se puede entrar y rezar por cuestiones de seguridad, ante la falta de iluminación?, se sinceró el religioso.
Confirmó que ?tenemos vigilancia durante el día, pero por la noche no hay nadie en el Calvario. Tenemos que pensar qué hacer para poder tenerla y mantener el lugar?.
El padre Arcadio recordó que desde comienzos de año se viene registrando una seguidilla de robos y daños. ?En enero entraron a la santería y robaron; también lo hicieron en el sector de vigilancia y en el baño, además de quemar el motor del agua?, recordó.
En tanto, con la iluminación ?desde mayo que tenemos problemas, ya que han  robado una cantidad muy importante de cables, lo que no permite iluminar el predio. Sólo hay luz cerca de la entrada, en la santería, baños y vigilancia?.
Un sector muy particular como la capilla Santa Gemma carece del servicio eléctrico, lo que genera los lógicos inconvenientes para las bodas y otras actividades.
El religioso indicó que el Calvario ?es el centro turístico de esta ciudad y tiene su significado. La luz de la Cruz se ve desde todos lados y ayuda a que la gente se acerque al lugar. No sólo pasan católicos, sino quienes tienen otra devoción o no tienen fe, ya que es un lugar emblemático no sólo desde el punto de vista religioso?, afirmó.
Si bien ?todos nos preocupamos por este lugar, se necesita hacer algo más?, sostuvo apelando implícitamente a la comunidad y a sus gobernantes.
?La respuesta de la gente que me recibe es buena, pero necesitamos hacer algo más para mejorar la situación?, dijo, y reconoció que la problemática de la seguridad ?abarca a toda la ciudad?.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario