El sector metalmecánico atraviesa una fuerte crisis y exige medidas urgentes

El sector metalmecánico atraviesa una fuerte crisis, con una caída en la producción del orden del 70 por ciento, en comparación al año pasado. Así lo advirtió con gran preocupación el presidente de Fundalum, Marcelo Porreca. Exigió en consecuencia “políticas de urgencia” del Gobierno nacional.

En diálogo con El Eco de Tandil, el empresario reconoció en principio que “el tema es preocupante, con un escenario realmente muy complejo y, sobre todo, una gran incertidumbre a futuro”.

Si bien admitió que no quiere ser crítico del Gobierno, sino “sumar” -valorando en tal sentido la apertura de los funcionarios nacionales y provinciales que escuchan a los referentes de la industria- remarcó que la realidad del sector se volvió “grave” a partir de las medidas económicas implementadas por la nueva gestión.

Concretamente en la industria, señaló que hubo una determinación de achicar todo el proceso productivo interno, a partir de la quita de producción de obras estatales. “En el sector de la fundición, nos afecta mucho la parte petrolera con un porcentaje mayoritario del Estado en YPF. Se decidió desactivar todo tipo de inversiones y los pozos, que estaban produciendo, también se disminuyeron en un gran porcentaje”, graficó.

El presidente de Fundalum confirmó que todo ello provocó un achicamiento “en la mínima expresión del mercado, en cuanto a cantidad y estructura”, generando “un marco de competencia y de trabajo a nivel de las industrias muy complejo”.

Y a ello hay que sumarle -señaló- la apertura de las importaciones. “Es un combo”, lamentó, que genera “una situación alarmante” para el sector a nivel nacional.

Frente a este escenario, afirmó que desde la Cámara de Fundidores de la República Argentina -de la cual forma parte- ya se planteó a las autoridades nacionales, en el marco de un reciente encuentro, las inquietudes, ya que admitió que no pueden en estos momentos pensar en los proyectos que se plantean a mediano y a largo plazo desde el Gobierno, sin antes obtener una solución para “la situación de urgencia y de crisis” que están atravesando.

Mayor protección

“Si no aplican políticas a la urgencia que estamos viviendo, mañana nos morimos. La situación en ese sentido es crítica. Se achicó el mercado, hay cierta restricción y una fuerte competencia interna y, a su vez, abren las puertas de la importación con la crisis mundial que hay, lo que hace que el panorama sea crítico”, subrayó.

En consecuencia, contó que desde la Cámara de Fundidores pidieron “protección” del Gobierno para “el mínimo mercado que queda en la industria nacional” pero el ministro Cabrera les aclaró que no pueden ni quieren “condicionar a las empresas privadas nacionales a pagar más caro porque es industria nacional y nos pidió que nos transformemos en competitivos respecto al mercado mundial”.

Como empresario, reconoció Porreca que entiende que la forma más importante de crecer de una empresa es a través de la competencia, pero señaló que “hay que ver en qué condiciones”, que hoy no están dadas.

La caída
productiva

En el caso concreto de Fundalum aclaró que se mantiene el plantel de trabajadores, luego de que en febrero pasado se haya tenido que aplicar suspensiones, frente a la fuerte caída en las ventas.

En ese sentido el titular de la empresa confirmó que “estamos, en producción, en el orden del 30 por ciento, porcentaje que se refleja a nivel nacional en la fundición en comparación al año pasado. Un 70 por ciento menos que en 2015”.

Con preocupación, entonces, alertó que el Gobierno nacional está generando “una situación que ya la hemos vivido, que te quede una estructura de empresa, saqués a todo el personal e importes. Entonces, el escenario es muy crítico”.

Si bien aclaró que en Fundalum hoy están trabajando y tienen nivel de producción, advirtió que para mantenerse en la actividad están cotizando -en comparación al año pasado- “piezas a la mitad del valor en baja” para poder conseguir el trabajo, a la espera de que haya una reactivación del mercado.

Por lo tanto, insistió en que se les planteó a las autoridades nacionales que generen políticas de urgencia para poder reacomodarse en cinco o seis meses y prepararse para los proyectos que quieren realizar porque lanzó que “ellos mismos no pueden ejecutarlos porque ven que se está desmoronando todo el sector productivo”.

Sin previsibilidad

Por otro lado, marcó como otro de los atenuantes el incremento tarifario de la luz y el gas, aunque señaló que ni siquiera se sabe aún de cuánto finalmente será. En ese marco, describió que si hoy tiene que cotizar un desarrollo industrial, que requiere de meses de proceso productivo, se le dificulta hacerlo, al no saber cuáles serán los costos reales que deberá afrontar.

“Es una desprolijidad infernal”, trazó, por lo que planteó que es necesario ordenar el panorama en pos de “tener previsibilidad”.

En consecuencia, Porreca insistió en que “en esta incertidumbre, se puede trabajar como se puede fundir. Por eso digo que el tema hoy es muy preocupante. Si bien se está trabajando, no sabés si vas a ganar, perder o tenés que cerrar mañana”.

Por lo tanto, reconoció que no termina de entender cuál es el objetivo del Gobierno nacional llevando adelante las medidas que está aplicando. “Lo que veo es que en el Gabinete mismo tienen distintos puntos de vista para determinar políticas y creo que tienen que tomar conciencia de que la industria particularmente está viviendo una urgencia que necesita -más allá de lo que están planteando a mediano y largo plazo- de políticas realmente urgentes porque mañana ya es tarde”, finalizó.

“Hace muchos años que Tandil no
tiene una política industrial seria”

En el orden local, Porreca sostuvo que “hace muchos años que Tandil no tiene una política industrial seria y razonable para atender esto, porque si existiera, en la que mínimamente se tiene que monitorear al sector, no estaríamos viviendo lo que hoy está viviendo Cinpal”.

Porque planteó que “ahora todos nos enteramos que estuvo trabajando más de dos años cobrando los empleados sin producir. Entonces, si vos tuvieras una estructura de política industrial e hicieras un monitoreo, tenés que accionar sobre ello, porque sino quién iba a desconocer que el desenlace iba a ser éste. Era más que evidente”.

Lamentó así sentir que “no hay una política seria industrial llevada adelante por el Gobierno local”.

En el Parque Industrial de Tandil develó que “sin tener ningún diagnóstico, hoy en la conversación con los distintos colegas, hay muchos potenciales Cinpal. Entonces, si vamos a esperar a que estalle la bomba de todo, vamos a tener muchos Cinpal”.

Planteó que -en los últimos años- “se le dio prioridad a otros sectores, les fue bien y les sigue yendo bien, pero al sector industrial no”.

“Hay cuarenta personas que están en situación crítica con una empresa de Brasil y ¿lo vas a solucionar hablando por teléfono en un escritorio? No tomás conciencia y dimensión de la problemática que tienen esas familias. No se soluciona así, acá hay que tomar una decisión realmente responsable y salir a resolver el problema, pero no desde un escritorio”, finalizó el presidente de Fundalum.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario