El seminario de la FAB

Muchas veces para volver a la superficie hay que tocar fondo. Así se entendió la crisis del boxeo lugareño y el Municipio, responsable del control de este deporte, hizo lo que correspondía. Aquellos que vociferaron en contra de la suspensión del boxeo en Tandil -una medida ejemplar ante tantos desaciertos- ya no podrán ni siquiera opinar, pues fue notable su ausencia en estos seminarios. Aunque parezca una actitud negativa, nada mejor pudo suceder. Los nuevos árbitros y jurados que recibieron sus certificados de asistencia son en la mayoría personas jóvenes con grandes ansias de aprender, al igual que otros concurrentes, que si bien han tenido un cercano fogueo en el ambiente del box, debutarán como oficiales de ring sin estar contaminados de viejas usanzas.
Más allá de la triste anécdota, lo más importante es la capacitación que brindaron el director de la Escuela de Arbitros y jurados de la FAB, el interminable Oscar Seleme y Gerardo Poggi, un árbitro internacional, considerado como uno de los mejores del mundo. Con apenas 28 años ya ha dirigido combates de la AIBA en los campeonatos mundiales de Guatemala y Rusia.
Fueron seis jornadas de actividad plena. A la teoría se sumó la práctica haciendo caminar a los postulantes a árbitros en el ring y teatralizando las diversas situaciones que pueden plantearse. Para el aprendizaje de los jurados, se proyectaron combates amateurs y profesionales para que puntuaran. Se establecieron correctamente cuales son los diferentes fallos y las distintas actitudes que deben asumirse en el boxeo profesional y en el amateur. Una materia desconocida, para quienes actuaron en la fiscalización de anteriores festivales.
La enorme experiencia de Oscar Seleme, hace ya 75 años que anda alrededor de un ring desde que era un aguerrido boxeador, estuvo muy bien complementada por una llamativa didáctica -propia de un buen maestro- de parte de Gerardo Poggi. Su empeño y dedicación constante, su trato directo y paciencia conformaron una excelente dupla que capacitó a quienes de ahora en más serán los encargados de controlar y fiscalizar el boxeo de nuestra ciudad.
La Municipalidad de Tandil, mediante la nueva ordenanza, que fuera elevada por los concejales Ernesto Palacios y Ligia Laplace y este seminario organizado por la Dirección de Deportes a cargo del profesor Carlos Ilero, por mandato de la Secretaría de Desarrollo Social, se pone a la cabeza de todos los municipios del país al concretar un anhelo de todos los aficionados que verdaderamente quieren al boxeo y a los boxeadores.
No es todo, el entusiasmo reflejado en los concurrentes ha hecho que algunos de ellos estén considerados para tomar un curso en la misma Federación Argentina de Box, la que les otorgará una licencia valedera en todo el país. Otros, están tratando de ver la forma de cómo se pueden seguir alimentándose de conocimientos para ampliar su panorama. Llamativa fue la presencia de dos participantes del sexo femenino que también han conseguido aprobar el seminario.
El último día, el sábado pasado, se revisaron las evaluaciones que consistieron en una prueba donde se resumió todo lo enseñado y confeccionaron una tarjeta de jurados.
Como acto de cierre se otorgaron los certificados a los concurrentes. Además, a quién esto escribe juntamente con Oscar Seleme y Gerardo Poggi se les entregaron certificados de disertantes y una plaqueta recordatoria y de agradecimiento a cada unos.
La lista de los nuevos y únicos habilitados para actuar como árbitros y jurados son: Marcelo Viale, Graciano Pintore, Marcelo Torres, Ricardo Ledesma (el mejor examen), Jorge Núñez, Fabián Saporiti, Hugo Ramírez, Lucas Fassi, Fernando Risso, Fernando Villarruel, Damián Villarruel, Fabio Cabriola, María C. Amesino y Alicia Wingeyer.
De aquí saldrá la futura Comisión Municipal de Boxeo, de acuerdo a la actual ordenanza. ¡La casa está en orden!

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario