El tarifazo porteño en electricidad llegará al 500 por ciento

Juan José Aranguren.

El Gobierno oficializó hoy el fortísimo aumento en tarifas de electricidad, a partir de la eliminación de la mayoría de los subsidios, y puso como ejemplo que un hogar que venía abonando 25 pesos por bimestre ahora pasará a pagar 150 pesos, lo que representará un incremento del 500 por ciento, que regirá desde febrero.

Si bien los incrementos varían según el ejemplo que se trate, y habrá beneficios para quienes ahorren energía, el tarifazo promete hacerse sentir con fuerza en el bolsillo de los consumidores, que podrán optar entre saldar en forma mensual las facturas, que seguirán llegando con periodicidad bimestral.

Al realizar el anuncio, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, señaló que si un usuario de Edenor o Edesur consume 180 kilovatios “paga 25 pesos y ahora pagará 150”, equivalente a una suba del 500 por ciento, y aseguró que el Estado nacional tendrá un ahorro de 4.000 millones de dólares por año con esta medida mientras 900 mil beneficiarios de planes sociales no tendrán aumento.

A su vez, aclaró que las boletas seguirán siendo bimestrales pero se podrá optar por un pago mensual, y criticó los cuadros tarifarios y subsidios aplicados por el Gobierno anterior porque permitía a los usuarios del Conurbano y Capital pagar boletas “cinco veces” más baratas que el interior.

En una conferencia de prensa en el Ministerio de Economía, sostuvo que en mayo no se volverán ajustar las tarifas, pero que en agosto o septiembre podría aplicarse un nuevo incremento tras una revisión integral que realizará el ENRE.

Estimó que unos 900 mil usuarios de las eléctricas Edenor y Edesur, equivalentes al 20 por ciento del total, estarán incluidos en la tarifa social y no tendrán aumentos en las boletas de luz.

Precisó que en total existen 4,6 millones de usuarios de las dos distribuidoras, de los cuales 4,2 millones reciben subsidios y otros 400 mil no tienen ese beneficio.

“Así como estamos modificando los cuadros tarifarios vamos a ir exigiendo a las compañías que den buen servicio”, sostuvo, y admitió que “si a fines de 2017 no mejoramos, entonces no cumplimos el objetivo”.

Al tratar de minimizar el impacto que tendrá el ajuste tarifario señaló que los 150 pesos de un usuario medio equivalen a una entrada de fútbol.

Advirtió que el sistema energético argentino está “al borde del colapso” y señaló que “en los últimos años se mantuvo un sistema tarifario injusto, se castigó a los que menos tienen”.

Ejemplificó que el ahorro que experimentará el Estado equivale a 5,6 millones de asignaciones universales por hijo y explicó que “las tarifas eléctricas tuvieron en estos años poco carácter federal”.

Al respecto, puntualizó que durante 2015 los subsidios en electricidad llegaron a diez mil millones de dólares, dos puntos del PBI, y señaló que los usuarios de Capital Federal y el Conurbano “pagaron boletas cinco veces más bajas que el resto del país”.

“Esta situación generó un claro deterioro en la calidad del servicio y eso nos llevó a declarar la emergencia energética”, destacó.

Antes de anunciar el ajuste en tarifas de luz, Aranguren señaló que el objetivo del Gobierno es informar “en forma transparente” los incrementos en las boletas, durante una conferencia de prensa en el Microcine del Ministerio de Economía.

El funcionario vinculó los cortes de luz con la falta de inversión de los últimos años y señaló que los cuadros tarifarios “discriminaron al interior del país, manteniendo tarifas bajas en Capital y Gran Buenos Aires”.

Aclaró que las facturas de luz seguirán siendo bimestrales, pero especificó que “el pago podría ser mensual”.

El funcionario rechazó las críticas de entidades de usuarios que reclaman una audiencia pública antes del aumento en las tarifas de luz.

“Ya hubo una audiencia en 2006, este es un camino que no terminó”, explicó el funcionario ante una pregunta de la prensa. NA

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario