El “Topo” Rodríguez destacó a los productores como “corazón y motor de nuestra economía”

“En la provincia de Buenos Aires la política agropecuaria se implementa con diálogo y se orienta especialmente a acompañar a los pequeños y medianos productores rurales, corazón y motor de nuestra economía”, sostuvo el ministro

En el marco de la política de agregado de valor para la producción agropecuaria que impulsa el gobernador Daniel Scioli, el ministro de Asuntos Agrarios de la Provincia de Buenos Aires, el tandilense Alejandro “Topo” Rodríguez, encabezó una jornada de trabajo con pequeños productores de lana en establecimientos rurales de Tordillo.

Durante el encuentro, el ministro puso en funcionamiento una prensa enfardadora de lana para pequeños y medianos productores ovinos. La incorporación de esta nueva tecnología provista por la Provincia permite mejorar la calidad de los procesos de empaque y comercialización de lana en toda la región, lo que significa beneficios en los precios que perciben los productores.

“En la provincia de Buenos Aires la política agropecuaria se implementa con diálogo y se orienta especialmente a acompañar a los pequeños y medianos productores rurales, corazón y motor de nuestra economía”, sostuvo el ministro “Topo” Rodríguez, en el marco de las actividades desarrolladas junto al intendente Héctor Olivera.

En el encuentro también participaron mujeres y hombres de campo que se nuclean en el Grupo Ovino Tordillo, así como autoridades provinciales y municipales, entre las que se destacan el viceministro agrario, Juan Angel Cruz, y el titular de Ganadería provincial, Gabriel Pedretti, junto al coordinador del Grupo por parte del Municipio, Alejandro Maistegui.

Además, a pedido del Municipio y los ruralistas también se firmó un convenio para brindar asistencia técnica al Grupo Ovino Tordillo por parte de la Chacra Experimental Patagones para el manejo, desarrollo y adaptación de la raza ovina La Comarqueña. Los productores viajarán al sudoeste bonaerense para evaluar la capacidad de adaptación de los ejemplares de esa nueva raza.

La Comarqueña es un genotipo doble propósito -carne y lana- con una composición del 25 por ciento de genes Merino, el 37,5 por ciento de Ile de France y el 37,5 por ciento de Texel. La raza Merino aportó la rusticidad y producción de lana mientras que las otras dos dieron la prolificidad, velocidad de crecimiento y conformación

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario