Elevarán un proyecto para que la Provincia reconozca las uniones sin distinción de sexo

El bloque de concejales del oficialismo local puso a consideración del cuerpo legislativo un proyecto de resolución para que en el territorio bonaerense se legalicen, como en Capital Federal, las uniones civiles entre personas sin importar su género.
Gastón Morando y Luciano Grasso (presidente y vicepresidente de la bancada, respectivamente) recordaron que ?no existe en nuestro ordenamiento legal la posibilidad de reconocer los derechos que emanan de establecer una pareja a aquellas personas del mismo sexo, que forman parte de una unión de hecho?.
Morando consideró necesario ?generar acciones para formar y promover una sociedad más tolerante e inclusiva, que reconozca los derechos de todos sus miembros, aceptando la diversidad, ya sea ideológica, física, psíquica, de credo u orientación sexual?, y agregó que ?las responsabilidades son compartidas, pero es el Estado principalmente el que debe promover herramientas que lo garanticen?.
Consciente de la controversia que puede suscitar, Grasso enfatizó que ?los pilares de la democracia son la igualdad y la libertad, y todos los ciudadanos somos libres de elegir como objeto de amor, como compañero en la vida, a otra persona con independencia de sexo u orientación sexual, porque todos los ciudadanos somos iguales ante la ley. Además, la diferencia también es un derecho y parejas homosexuales que han decidido unirse en el amor y crear un hogar, tienen derecho a inscribir su unión y que tal inscripción genere derechos específicos?.

Los fundamentos

El proyecto abreva en el artículo 16 de la Constitución Nacional, que señala que todos los habitantes son iguales ante la ley; y el Pacto de San José de Costa Rica, que en su artículo 24 reza: ?Todas las personas son iguales ante la ley, en consecuencia tienen derecho, sin discriminación, a igual protección de la ley?. Además, el pacto sostiene que todos los estados partes se comprometen a adoptar medidas legislativas, o las que fueren necesarias, para garantizar los derechos y garantías consagrados.
La propia Constitución bonaerense señala, en el artículo 10, que ?todos los habitantes de la Provincia son, por su naturaleza, libres e independientes y tienen derecho perfecto de defender y de ser protegidos en su vida, libertad, reputación, seguridad y propiedad?; mientras el artículo 11 establece que ?los habitantes de la Provincia son iguales ante la ley, y gozan de los derechos y garantías que establece la Constitución Nacional?, mencionada anteriormente como fuente formal del proyecto de Resolución promovido desde Tandil hacia las cámaras de la Legislatura.
La Carta Magna de la Provincia advierte, además, que ?no admite distinciones, discriminaciones ni privilegios por razones de sexo, raza, religión, nacionalidad, lengua, ideología, opinión, enfermedades de riesgo, características físicas o cualquier otra condición amparada por las normas constitucionales? y que ?es deber de la Provincia promover el desarrollo integral de las personas garantizando la igualdad de oportunidades y la efectiva participación de todos en la organización política, económica y social?.

La iniquidad

Morando y Grasso resaltaron la inequidad de la situación actual, que se da a pesar de esta batería de principios constitucionales y tratados internacionales vigentes que fundamentan el proyecto.
?El principio de igualdad del que hablan estas normas se ve truncado ante la imposibilidad de contar con aquellos reconocimientos de los derechos que emanan de las uniones de hecho entre personas del mismo sexo?, dijo Morando, y señaló que esos derechos son ?jubilatorios, asistenciales, de la seguridad social, laboral, administrativos, sucesorios, y de las demás materias?.
?Es decir, termina siendo cierto que reconocemos a todas las personas como iguales ante la ley, pero no es menos cierto que existe una desigualdad real entre ellas?, reflexionó Grasso.
Los concejales aunaron opiniones al señalar que ?es prorrogativa de los estados democráticos en todos los niveles respetar la decisión de los sujetos como seres libres cuando sus decisiones no ofendan la moral, quedando reservada su intimidad al decir de Dios o de la conciencia. Una relación estable afectiva es tan factible entre personas de distinto como de igual sexo y la complementariedad recíproca fundada en la diferencia sexual es una falacia a la vista de los hechos y el pensamiento de la sociedad actual. En suma, las relaciones entre homosexuales existen y es una verdad que no puede ser menoscabada por la ley, sobre todo cuando finalmente existen significativos avances en materia de tolerancia, convivencia y paz social en el mundo occidental, y particularmente en Latinoamérica, en cuanto a las libertades de los seres como sujetos de derechos, capaces de amar y vivir armónica y pacíficamente, aceptando al prójimo y queriéndolo como tal?. *

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario