Emilio Spath, turco de selección

-¿Te la veías venir? ¿Cuándo te enteraste puntualmente?
-Estaba entrenando entre físico y hockey, y me llama una amiga que juega en GEBA (donde Retegui entrena a las mujeres), a quien el ?Chapa? le había preguntado por mí. Ella, obviamente, le habló muy bien y él le dijo que me iba a convocar. Escuché el celular, que estaba en el bolso, de casualidad, y no lo podía creer, si hasta le pedí que me muestre un mensajito donde él (?Chapa?) le pedía que le pase mi email. Y después, como al club suelo ir temprano porque entreno a distintas categorías (la octava en varones, la quinta B en mujeres y es ayudante de la primera B femenina), me la paso todo el día ahí, más tarde llegan mis compañeros para entrenar y lo primero que me dicen es que habían mandado el mail con el nuevo plantel del seleccionado y yo figuraba. Y ahí dije, ?ya está, es oficial?. La verdad que ni lo esperaba y tampoco es algo que buscaba, qué sé yo, se dio, espectacular pero es más? este año casi ni juego.
-¿Por qué?
-Porque sé que si me pongo a estudiar, a laburar y a jugar, lo primero que cuelgo es el estudio, no tengo responsabilidad para hacer todo. Y para hacer todo a medias, como al hockey no me lo puedo tomar ?light?, pensé en dejar, pero justo en enero se me dieron un par de laburos buenos en el club y colgué la facu (estudia periodismo deportivo).
-O sea que?
-Pasé de casi no jugar a jugar en el seleccionado, bah, por ahora a entrenar en el seleccionado. Encima este lunes lo llamaron a Gonza (Solimanto) del club donde él juega en Italia (Novara Old Black) y yo me iba a ir con él. Lo apuraron para que tomemos una decisión porque se la veníamos pateando y en el momento, este lunes cuando me llamó, pensé, ?en el seleccionado voy a estar entrenando hasta agosto? y le dije que sí, que me iba con él. Al ratito me arrepentí y lo llamé para decirle que mejor me quedaba y tuve suerte, porque este martes nos anunciaron que los entrenamientos serán hasta diciembre y nos van a dar una beca también. Y ya nos dijeron que en octubre vamos a realizar una gira con este plantel que compite en el país y en diciembre algunos partidos. Lo que nos dijo Retegui es que todos somos parte del seleccionado argentino, no hay ninguno arriba de otro, ni es que estamos a prueba.
-Si permanecías en Tandil (se fue a Capital a los 24 años) difícilmente te habrían convocado alguna vez, ¿no?
-Yo en realidad no buscaba una convocatoria, tenía muchas ganas de jugar acá en Buenos Aires porque jugaba los torneos argentinos y veía que no había una gran diferencia. Ya en Tandil no daba para más. Que me convoquen desde Tandil ni de casualidad, lo que pasa es que yo no tuve esto que se hace actualmente del plan nacional, que todos los clubes mandan a sus mejores jugadores y tenés la oportunidad de mostrarte como hicieron con Laura (Aladro) y Seba (Zocchi).
-¿Llegar acá eleva el nivel?
-Y sí, levantás porque todo es más competitivo, pasé de entrenar en cancha de pasto, que en invierno? (frunce la cara), a entrenar en una de las mejores canchas del país (sintético), con cinco compañeros de selección, todo eso te hace mejorar solito. Acá no hay partido fácil.
-¿Mirando partidos de la selección se te pasaba por la cabeza que te daba el nivel para estar ahí?
-Ni en p?, el otro día entrenando pensaba, ?¿qué hago acá??. Los pibes vuelan, están en otro nivel. Pero es como lo otro que te decía, ahora que voy a pasar a este sistema de entrenamiento diario, todos los días haciendo hockey, tres en el club y dos días en la selección con lo mejor de lo mejor del país, seguramente levante mucho mi nivel también. Tenés que ser un avión para estar ahí. Incluso a mi me toca marcar seguido a varios delanteros de selección y tenés que estar muy atento, porque le das un milímetro y sacás del medio.

Para adelante

El Turco tenía un duro golpe en la rodilla, pero esta semana se presentó a entrenar sin chistar. Su amiga de GEBA le había comentado a Retegui del malestar y éste le contestó, ?decile que esto es un seleccionado?.
?Así que ?confiesa- bajé la cabeza y le metí para adelante, tomé mucho antibiótico y calladito la boca le metí duro. Al principio me dolía mucho, pero después, será por la adrenalina de estar ahí, no sé? se me pasó?.
-¿Qué hicieron en estos días?
-Tres o cuatro ejercicios bastante duros, muy dinámicos, cuatro contra cuatro dentro del área, después un ejercicio de fricción y luego un partido nueve contra nueve en espacio reducido. Terminamos muertos, pero el tipo (Retegui) es positivo ciento por ciento, te alienta en todas las jugadas, es una máquina de motivar. Va para adelante siempre, es un ganador. Actualmente somos 37 ó 40 los que estamos entrenando, pero la mitad se van a jugar a Europa luego.
-¿Te sorprendió el tercer puesto logrado en el Champions Trophy?
– Y sí? eso es típico de argentino, contra los equipos buenos te motivás a full y das la vida y en otro tipo de partidos parece que te terminás relajando. No puede ser que no le ganen a Canadá en el Panamericano y después le ganen dos veces a Holanda, y en Holanda, y a Australia. Es increíble.
-¿Y del paso de ?Cachito? Vigil qué dicen tus compañeros?
-Hablan muy bien, renovó bastante el plantel y le dio cabida a los más jóvenes, pero viste lo que son los torneos cortos, se juega todo en un partido. Si le hubiesen ganado a Canadá no estaríamos haciendo esta nota porque seguiría Cachito. Si te ponés a pensar del plantel de Cachito al que disputó el Champions no hay grandes cambios. No se le dio, dijo que si no clasificaba a Los Juegos Olímpicos se iba y lo hizo.
-¿Repercusiones por Uncas?
(Sonríe) -En el blog me hicieron una especie de entrada (se titula ?Emilio tiene chapa?). Me llamó mucha gente del club para felicitarme, de los cuales algunos no me olvido que fueron los mismos que cuando mi viejo me puso a entrenar a los varones juveniles en el club, ellos no quisieron que yo esté. Pero la verdad que a Uncas, más que nada a la gente que realmente es del hockey, les estoy recontra agradecido. Debuté en primera a los quince y jugué nueve años ahí y antes pasé por todas las categorías. Y tuve tres entrenadores como Javier Arislur, ?Corino? Alexander y mi viejo.
-¿Y Roberto (papá) qué dice?
-A mí me felicitó bien, normal. Pero el otro día me llamó Laura Aspiroz y me dijo que se lo cruzó y no le alcanzó a decir ni ?hola?, que mi viejo ya le estaba contando de mi convocatoria, dicen que está como loco (se ríe). Mi viejo prefería que juegue al rugby, es fanático, y jugó en el club hasta que lo suspendieron y se pasó al hockey. Pero él hubiese preferido que jugara al rugby.
-En Uncas eras Gardel, acá en GEBA ¿te gustaría en algún momento jugar más adelantado, mostrar un poco más otras condiciones que tenés?
-Pasa que, puede sonar mal, pero yo tengo una función muy importante en el equipo, sé que no me hace lucir mucho, pero es un rol importante y me gusta hacerme cargo. Me mandan a marcar al delantero ?estrella? de los rivales y es un desafío que me gusta mucho, lo corro hasta abajo de la cama.

La cuna

-¿Cómo ves el hockey de Tandil?
-Y? es duro jugar allá, poca competencia. A los hombres nunca se les dio mucha bola, incluso en Uncas priorizaban a las ?mamis? antes que al plantel superior de hombres y la Federación tampoco ayudó mucho nunca. Es duro jugar al hockey allá. Yo creo que con el sintético va a levantar, pero lo principal es la competencia; vos podés tener la mejor cancha del mundo pero si no jugás partidos, no te sirve de nada. Ahora está bueno esto de que las chicas compitan por lo menos con Mar del Plata.
Yo creo que se perdió el amor por el deporte, y los dirigentes no ayudan a contagiar. Por ejemplo, me acuerdo unas vacaciones de invierno que fui para Tandil con Tomás (Argento, un crack) y varios chicos más de GEBA. Llamé a gente de la Federación y les dije si querían hacer algo aprovechando la estadía allá de Tomás, ¡que venía de jugar un mundial!, para levantar un poco el hockey. Me dijeron que sí, fuimos y nada, ni siquiera llamaron? después pensás y decís, bueno los pocos días que voy prefiero ir a descansar y listo. Al final terminamos haciendo un partido con los chicos de Santa Bárbara y GEBA contra Uncas. A mí me han llegado a decir, ?eh, vos, que te fuiste a jugar allá?, pensamiento de la década del ?30.
Esperemos que el sintético sea bien aprovechado y por todos los clubes. Ahora parece que hablo subido a la cresta de la ola, pero siempre fue así. En Tandil llegó a presidir la Federación un tipo que llegó de Buenos Aires y su hija jugaba en San Ignacio, o sea, ni siquiera en un club. Y el tipo estuvo dos años, afanó y lo echaron, pero en esos dos años no pudiste crecer en nada. Han pasado cosas insólitas como llamar a Tandil y preguntar, ?¿juegan el finde??, y que te digan, ?no, se suspendió la fecha por la Farándula?. Son cuatro partidos, no es tan difícil.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario