En 14 meses, se clausuraron cinco locales nocturnos por distintas infracciones detectadas

El subsecretario de Gobierno local, Mauricio Acosta, brindó detalles en torno a cómo se avanza en los controles exigidos por la Ordenanza 12.153, que regula el funcionamiento de locales de diversión, entretenimiento o esparcimiento.
“Regula todas las actividades nocturnas que se realizan en el partido de Tandil y fue trabajada desde distintas áreas del Municipio, desde el bloque del Concejo Deliberante, con organizaciones sociales también”, mencionó.
Se refirió al artículo que prohíbe la existencia de cabarets, cafés bares y night clubs en Tandil y excluye la habilitación para todo lugar en el que haya presencia de mujeres o acompañantes que trabajen como “alternadoras”.
“Todo ese tipo de locales a partir de la puesta en vigencia de esta ordenanza no pudieron seguir funcionando”, aseguró.
Acosta informó también que “al 2009, existían alrededor de 14 cabarets con esa denominación funcionando en Tandil y a partir de la sanción de esta ordenanza no quedó funcionando ninguno con esa denominación”, y agregó que “algunos se adecuaron y en el transcurso de todo el proceso de implementación, sobre todo en los últimos 12, 14 meses se clausuraron cinco locales por diversas infracciones y dos de ellos se les venció la licencia y no se les renovó, con lo cual de esos 14, siete fueron definitivamente cerrados y los restantes adaptaron todas sus normas a las condiciones que establece la ordenanza 12.153”.

Los controles
 
Garantizó que los controles continúan de manera semanal, incluso hasta dos veces por semana. “La presencia de los inspectores corroborando que efectivamente sea un bar, que sea un lugar de expendio de bebidas. Hay cuestiones fundamentales que establece la ordenanza para determinar qué establecimiento es un cabaret y cuál no. Los locales no pueden tener habitaciones conexas, hoy en día no pueden existir. Tampoco puede haber escenarios, los locales tienen que tener cámaras de seguridad funcionando y registrar grabaciones durante 30 días, en algunos casos detectores de metales para el ingreso, en resumen, una serie de pautas que semanalmente se controlan para garantizar el cumplimiento de esta ordenanza”.
Aclaró además que la normativa prohíbe puntualmente los cabarets, por supuesto “una legislación de este tipo no prohíbe la prostitución. El espíritu de la norma es regular las actividades nocturnas y prohibir esos lugares donde se daban situaciones que tenían que ver o podían llegar a tener que ver con la trata de personas”.
Advirtió que “los privados no están contemplados en esta normativa”.
 
Un avance importante
 
Destacó que “esta ordenanza ha sido un avance muy importante para la ciudad en esta temática pero por supuesto hay que seguir trabajando. Como siempre, cuando uno da dos o tres pasos siempre faltan muchos por dar así que hay que seguir fuertemente trabajando con los organismos encargados y específicos, con la Policía Federal, la fiscalía, la Justicia”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario