En Buquebus Tandil concretaron “algunas ventas” de paquetes a Rusia para el Mundial

“No ha sido un Mundial para nosotros importante”, afirmó el titular de Buquebus Tandil, Pablo Vallarino.

Rody Becchi

 

El titular de Buquebus Tandil, Pablo Vallarino, afirmó que registraron “algunas ventas” de paquetes a Rusia para la Copa Mundial de la FIFA 2018, que comenzará en junio próximo. Confesó que “era lo esperado”, al ser un destino costoso y además lejano de la Argentina. Según detalló, las tarifas, que incluyen pasajes, traslados, estadía y entradas, superan los 8.500 dólares por persona.

“Hemos cerrado algunas ventas de Tandil y la zona. No ha sido un mundial para nosotros importante, ni parecido a lo que ha sido Brasil, básicamente por los valores, la distancia y también por la expectativa de la gente respecto a la selección. Hay mucha crítica y poca esperanza de que el equipo avance”, aseguró en diálogo con El Eco de Tandil.

En cuanto a las consultas, contó que “comenzaron automáticamente que Argentina quedó seleccionada. Ahí tuvimos una ola muy importante de consultas y de pedidos de cotizaciones, y después se calmó hasta hace aproximadamente unos 45 días”.

Seguidamente, Vallarino precisó que a esta altura, los interesados en presenciar el Mundial, adquirieron paquetes con todo incluido, mientras que quienes optaron por comprar solo el pasaje, lo hicieron con anticipación para congelar la tarifa.

“Quienes compraron pasajes, lo hicieron el año pasado. Los que adquirieron ahora, fueron paquetes, ya directamente con los pasajes, traslados, las entradas a los primeros tres partidos y alojamiento”, indicó.

Según detalló, “los valores de estos programas superan los 8500 dólares por persona. El costo es determinante y además el tema de la distancia”.

“Era lo esperado”

En efecto, consideró que “hubiese ido mucha más gente si fuera más cerca, si fuera un destino cálido y también de habla hispana. Son muchas trabas que hacen que no sea atractivo para el público. Entonces, aquellos que pueden ir, efectivamente van con todo organizado, con guías de habla hispana, con gente que te lleva y te trae a los estadios, que te acompaña prácticamente a sentarse en la butaca y con los traslados y alojamiento ya resueltos. En definitiva, tienen un montón de beneficios, lo que también lo hace costoso”.

Por lo tanto, el titular de Buquebus Tandil admitió que “era lo esperado y fue muy similar al Mundial de Sudáfrica de 2010”.

Vacaciones de invierno

Por otro lado, consultado sobre la expectativa de cara a las vacaciones de invierno, detalló que ya están recibiendo las primeras consultas, aunque todavía sin mucho movimiento. “Sí estamos teniendo algunas consultas interesantes sobre la baja y, sobre todo, aquellos a los que no les interesa el fútbol, que no esperan y que están concretando sus vacaciones en época del Mundial”, señaló.

De todas maneras, Vallarino afirmó que “salvo por la Copa del Mundo, es un año bastante similar al anterior, con un pequeño incremento en viajes -sobre todo- al noroeste de Brasil”.

Respecto a los valores de los pasajes, aclaró que “en dólares no se modificaron mucho respecto a 2017. Ha habido un pequeño incremento de entre un 4 y un 5 por ciento en algunos casos y en otros también ha habido una retracción por la incorporación de nuevos servicios. Por ejemplo, ahora está volando la aerolínea Azul a Buenos Aires y tiene valores más bajos, entonces, la misma competencia como Gol, Aerolíneas y Latam también ha bajado un poco las tarifas”.

“Obviamente, por el incremento del dólar, están más costosas en pesos que el año pasado. Sin embargo, todavía no tienen un incremento relacionado con la inflación, es decir, siguen estando por debajo”, aseguró.

La expectativa

Finalmente, de cara a lo que resta del año, el referente turístico dijo que el panorama dependerá sobre todo de lo que suceda con el Mundial. “Para nosotros eso es determinante. Todos los años del Mundial, depende cómo avanza nuestro equipo cuál es el movimiento que tenemos”, señaló.

Contó que “puntualmente en el de Brasil, para nosotros ese año terminó siendo un muy mal año. En la época del Mundial, no compró nadie. Cada vez que Argentina ganaba un partido, la gente demoraba la decisión de compra o de sus vacaciones para, o irse a Brasil por su cuenta o esperar a ver qué pasaba. Así que el día después de que perdió Argentina fue un día de muchísimo trabajo y consultas, pero en el mientras tanto no pasó nada”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario