En el Congreso, Aníbal Fernández pronosticó que el 2010 será “un año favorable para el consumo”

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, destacó hoy las políticas implementadas por el gobierno para neutralizar el impacto de la crisis financiera internacional y aseguró que el año 2010 “será un año favorable para el consumo a partir de una lenta, pero visible recuperación” al tiempo que criticó a los “habladores y agoreros de siempre que no tuvieron razón con sus pronósticos”.
También defendió la decisión del Gobierno de la asignación universal por hijo y dijo que “es imprescindible para evitar la deserción escolar y mejorar la atención sanitaria” y sobre la reforma política dijo que “el proyecto busca un sistema de partidos sólidos y no una kermés de partidos” y subrayó que “esta lejos de nuestra intención ahondar el bipartidismo”.
Fernández brindaba este mediodía el informe mensual ante la Cámara de Diputados, donde los legisladores de la oposición centraron sus preguntas en la situación fiscal de la Nación y de las provincias, y en el proyecto de salario universal por hijo.
El oficialismo, en tanto, orientó sus preguntas a la iniciativa de reforma política y en ese marco Fernández aludió a situaciones “nada casuales” y que ocurren en las calles y que -según dio a entender- podrían estar dirigidas a desestabilizar al gobierno.
“Que nos vamos a ir o que nos van a sacar, que se lo saquen de la cabeza”, afirmó Fernández, en respuesta a esos supuestos intentos por desacreditar al gobierno ante la opinión pública, materializados en manifestaciones e incidentes callejeros “nada casuales”, que -aseguró- “están siendo investigados”.
Además, cuestionó, sin nombrarla, a la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, por sus denuncias, y a la SIP por “cobijar a algunos hombres que fueron golpistas”.
En el plano económico, pronosticó que el 2010 será un “año favorable para el consumo” en el país, a partir de una “lenta recuperación” que ya se observa en ese aspecto.
Advirtió que “no fue tan importante la desaceleración” de la economía en Argentina por causa de la crisis financiera internacional y aseguró que las buenas perspectivas tienen relación con la “intervención del sector público en el área privada”.
A su entender, eso permitió “mantener fuentes de trabajo y evitar que los sectores más vulnerables sintieran el impacto (de la crisis), y que muchos trabajadores siguieran recibiendo salarios y no fueran despedidos”.
En esta línea, criticó a los “habladores” y “agoreros de siempre” que citan como ejemplos de productividad a países limítrofes y señaló que “no tuvieron razón con sus pronósticos”.
En su informe mensual, el funcionario nacional mencionó que “Brasil, Chile y Perú tuvieron caídas mucho más pronunciadas de su Producto Bruto Interno en comparación con Argentina, que en el segundo trimestre de este año marcó una baja del 0,8 por ciento”.
En otro orden, Fernández también destacó las cualidades del proyecto oficial de reforma política al asegurar que “nada está más lejos de la intención del Gobierno” que ahondar el bipartidismo en Argentina con esa iniciativa.
Declaró además que lo que busca el Gobierno con la norma es “buscar un sistema de partidos sólido y no una mérmese de partidos” y que “sea la gente la que decida” con su voto cuál es la fuerza política “más importante”.
Por otra parte, el jefe de Gabinete defendió hoy en Diputados el proyecto oficial de reforma política al asegurar que “nada está más lejos de la intención del Gobierno” que ahondar el bipartidismo en Argentina con esa iniciativa.
Fernández declaró además que lo que busca el Gobierno con la norma es “buscar un sistema de partidos sólido y no una kermese de partidos” y que “sea la gente la que decida” con su voto cuál es la fuerza política “más importante”.
El ministro consideró que el sistema de partidos “se ha desnaturalizado en su esencia” a tal punto que de los 685 partidos que existen, 33 son nacionales.
“Lo que buscamos es fortalecer las instituciones de la democracia”, pero “es imposible acordar” con 33 fuerzas políticas en pugna, expresó, y añadió que el oficialismo pretende “terminar con los sellos de goma que no tienen representatividad”.
El funcionario aclaró no obstante que el proyecto “está abierto a los cambios que quieran hacerle”, y advirtió que está en contra de la boleta única porque “es impracticable” en algunos sitios como la provincia de Buenos Aires.
“Es indispensable aclarar que no estamos inventando”, dijo, y mencionó que “los niveles de exigencia son mucho menores que los requeridos en otras democracias como Chile o Ecuador”.
Según el jefe de gabinete, el Gobierno pretende que sea “la gente la que decida” y “terminar con los agoreros apocalípticos o los candidatos inventados”.
Defendió además la implementación de internas abiertas y obligatorias y el financiamiento de los partidos y de la distribución de la pauta oficial propuestos por el oficialismo.
Por otra parte, Fernández advirtió que el Gobierno “está investigando hechos puntuales” que ocurren en las calles y dijo que a su entender “no son nada casuales”.
En una de sus respuestas a la Camara de Diputados sostuvo “que se saquen de la cabeza eso de que nos vamos a ir o nos van a sacar” en respuesta a supuestos intentos por desacreditar al gobierno ante la opinión pública.
Cuestionó también a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que se reunió recientemente en Buenos Aires, “por cobijar a algunos hombres que fueron golpistas”. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario