En el Día del Abogado, la Asociación manifestó su objetivo de insertarse más en la comunidad

?El 29 de agosto se celebra el Día del Abogado, en conmemoración del nacimiento de Juan Bautista Alberdi, en el año de la Revolución, 1810?, explicó el presidente de la Asociación de profesionales local, Ricardo Mauhourat.
La entidad que nuclea a los letrados tandilenses, dependiente del Colegio de Abogados de Azul, funciona en Hipólito Yrigoyen 644, primer piso, y atiende de lunes a viernes de 8.30 a 12.30 y de 18 a 20.
Las autoridades de la Asociación se eligen cada dos años. Mauhourat, que inició su gestión en noviembre de 2008, hizo para este Diario un balance de sus primeros diez meses al frente de la entidad.
Por otra parte, anoche en el hotel Libertador, los abogados  llevaron adelante su Fiesta Departamental para celebrar su día. La Asociación distinguió con diplomas a los graduados que se incorporaron este año y entregó medallas a los profesionales que llegaron a los veinticinco años de trayectoria.

Tiempo de
análisis

-¿Cuál es el balance de estos primeros diez meses de gestión?
-En este año al frente de la Asociación hemos llevado a cabo diversas actividades académicas, celebrado convenios con la Universidad Nacional del Centro, destinados a la cooperación y ayuda mutua. Estas autoridades hemos tenido una política un poco más agresiva de inserción dentro de la comunidad tandilense. La idea es la integración. De ahí viene el convenio con la Universidad. También tenemos planeado vincularnos con Cáritas, con la Universidad Fasta y la Municipalidad. Queremos ver de qué manera podemos brindarle servicios a la ciudad.
-¿En qué se tradujo el convenio con la Universidad?
-Estamos organizando para el 4 y 5 de septiembre las jornadas de derecho comercial, donde el principal auspiciante es la Unicén, a través de la Facultad de Ciencias Económicas. Además, tenemos otros proyectos de tipo social, como es la idea de que los profesionales realicen trabajo comunitario en los barrios, a través de la Universidad Barrial. La intención es generar posibilidades de trabajo para los nuevos profesionales y atender demandas insatisfechas por el servicio de Justicia, que creo que en la periferia son muchas. Aparte, la Asociación tiene un consultorio gratuito para aquellas personas que no pueden pagarse un abogado privado. Prácticamente, está desbordado, igual que los organismos oficiales.

Los nuevos
letrados

 
-En cualquier profesión, el ingreso al mercado laboral se torna difícil. ¿Cómo atiende la Asociación a los problemas del recién graduado?
-Nos preocupa mucho la inserción del recién graduado en el ámbito profesional. Estamos frente a una realidad con mayor presencia de profesionales. Por eso nos interesa que se capaciten los nuevos y los no tan nuevos. Si sacamos una cuenta rápida, en el radio de 200 kilómetros hay entre cinco y siete facultades de derecho, de donde emergen nuevos profesionales. Esa es una realidad que no se nos escapa, sin contar los estudiantes que se van a La Plata o Buenos Aires y luego regresan a Tandil. 
-¿Preocupa el nivel con el que salen de la facultad?
-La formación de los nuevos profesionales preocupa y mucho, sobre todo a nivel institucional, de colegios de abogados. Están trabajando sobre ese aspecto para encauzar la cuestión. Nosotros, puntualmente, tratamos de darles una oferta de mayor capacitación, como para que puedan insertarse al mercado de trabajo con la menor cantidad de inconvenientes posibles. Obviamente que todos los nuevos profesionales salimos con carencias de la facultad.
-La pregunta también apunta a la distinción que hace el mercado entre los graduados de cada facultad de abogacía.
-A mi criterio, no pasa tanto. La demanda de un profesional no discrimina. El profesional de derecho se termina de formar en la actividad. Ahí es cuando se define el perfil. Y las carencias de formación con las que puede haber salido de la facultad, se pueden compensar. Vemos a los recién graduados como un tema en el que hay que trabajar, no combatir. Por dar un ejemplo extremo, es preferible que a la sociedad le sobren profesionales y no analfabetos.

Las incumbencias

-¿La realidad exige de una manera distinta al profesional con respecto a los últimos diez o veinte años?
-Me da la impresión que la situación del abogado se ha ido precarizando. Probablemente, debido a la mayor oferta de profesionales. No es un fenómeno exclusivamente de los abogados. Los profesionales antes eran más valorados, y los abogados no escaparon a esta situación. También vemos el avance de otras actividades sobre nuestras incumbencias. Es un aspecto que se debe trabajar al nivel de la Federación Argentina de Colegios de Abogados y del Colegio de Abogados de la Provincia de Buenos Aires. El trabajo de base es remarcar que se atienda este aspecto. Necesitamos una mayor presencia mediática, publicidad institucional, para jerarquizar la actividad.
-Sumada a las incumbencias, está la imagen que la sociedad tiene del profesional de derecho.
-Yo lo he hablado con el presidente del Colegio de Abogados de la Provincia de Buenos Aires, que es el doctor (Gerardo) Salas, de Bahía Blanca. Ellos han hecho una investigación de mercado a través de dos preguntas. La primera es cuál es la imagen del abogado. La mayoría de la muestra contesta ?mala?. Y la segunda es cuál es la experiencia que el encuestado ha tenido con un abogado. Ahí, la mayoría contesta ?buena?. Tenemos una imagen mala; sin embargo, la gente ha tenido buenas experiencias. Hay que trasladar al imaginario colectivo la buena tarea que en realidad se hace. Para eso debería servir la presencia institucional mediática.

La tarea
en la crisis

-Usted marcaba la necesidad de insertar más a la Asociación en la comunidad. ¿Esto explica la participación en el Comité de Monitoreo de Crisis?
-Al Comité llegamos por una cuestión técnica, cuando surgió la posibilidad de solicitar los Repro para los trabajadores suspendidos. Los subsidios se entregan en el marco de un Procedimiento Preventivo de Crisis de empresas, que establece la Ley 24.013. Esos procedimientos los realizamos los abogados. Por eso nos convocaron, en pos de explicarles a nuestros asociados, con clientes que tenían interés en solicitar el subsidio para sus trabajadores, cómo era el procedimiento. Y hasta el día de hoy seguimos participando activamente.
-¿Qué evaluación hace de esta participación, teniendo en cuenta el objetivo de la entidad?
-La evaluación es sumamente positiva, porque el ente en sí es positivo. El Comité de Monitoreo de Crisis es una especie de corte transversal de la sociedad, donde están representadas todas las fuerzas políticas, organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, la Universidad, la Provincia, la Nación, la Municipalidad y entidades productivas. Tiene un objetivo muy claro, que es mejorar la situación del trabajador que está afectado por la crisis. Y ese objetivo no se empaña por las diferentes visiones políticas. Por eso es una experiencia muy interesante.
-Yendo al plano público de la inserción en la comunidad, organizarán una interesante charla a mediados de octubre.
-Sí, el 16 de octubre habrá una conferencia multidisciplinaria, dictada por Eduardo Strauch. Es uno de los 16 sobrevivientes de la tragedia de los Andes, que dio origen al libro y la película ?Viven?. Estuvo más de treinta años sin hablar, elaborando el duelo. Y hace poco tiempo comenzó a dar conferencias motivacionales, sobre cómo sacar lo mejor de las personas en circunstancias extremas. La charla se llevará a cabo con el apoyo de la Universidad, se dictará en el auditórium del Centro Cultural Universitario y será abierta a la comunidad en general. También, más adelante, traeremos a la doctora Aída Kemelmajer de Carlucci, ministra de la Corte Suprema de Mendoza, que vendrá a disertar sobre bioética. *

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario