En Gardey desvalijaron la casa de campo de la familia de un concejal

Un nuevo hecho delictivo ocurrió en la localidad de Gardey y reavivó el pedido de más seguridad para esa zona del partido de Tandil. La familia del concejal Matías Meli fue víctima de un robo en la propiedad ubicada frente al campo La Victoria, que había sido epicentro de un violento asalto en enero.
En la casa de los Meli, los delincuentes dispusieron de todo el tiempo necesario -se estima que estuvieron más de dos horas- y hasta hicieron un alto en sus “tareas” para comer algo y disfrutar de un vino. El trabajo de inteligencia realizado en la previa dio como resultado que los ladrones conocían a la perfección que el inmueble estaría sin ocupantes, por lo que no hubo apuro en robarse todo lo que había en su interior.
En diálogo con el concejal, le indicó a El Eco de Tandil que “el robo fue entre el miércoles 25 de mayo y la madrugada del jueves 26, porque ese día concurrió mi hermano, como lo hace todos los días y se encontró con que no había nada. La casa está sobre el acceso a Gardey”.

En cuanto a los faltantes, señaló que “se llevaron todo, heladera, cocina, el equipo frío-calor tanto el split como el motor que estaba afuera, toda la vajilla y todo lo que te imagines que hay en una casa. Por suerte, no había nadie. Solo dejaron una mesa y las sillas”.
El edil de la UCR manifestó que “genera nuevamente preocupación, después de algunos meses donde la zona estaba bastante tranquila” y añadió que “no hicieron grandes daños, hicieron saltar el revoque de un portón, que fue lo que pudieron abrir para ingresar”.

Los antecedentes

Haciendo una breve reseña, el año pasado se registraron violentos atracos como el que sufrieron Silvia Pose, Pamela Pose y María Luisa Martínez, a quienes golpearon exigiéndoles 100 mil pesos que no tenían y le fracturaron la mandíbula a una de ellas.
Luego fue el turno de la familia Ruiz, que tuvo la desagradable presencia de malvivientes que se quedaron con alhajas y dinero que tenían en su campo denominado El Principio, ubicado en el camino que une Gardey con María Ignacia.
Posteriormente se registró el robo a la familia Giménez, cuya casa se encuentra a escasos cien metros de la plaza principal, y en donde dos delincuentes maltrataron y dejaron atada en un baño a la señora Leticia Alvarez que se encontraba sola en su domicilio.
Todos esos delitos desencadenaron un pedido masivo de más seguridad por parte de los habitantes. Sin embargo, los ladrones siguieron actuando con total impunidad, como el caso ocurrido en enero de este año en el campo La Victoria, donde Eduardo Loureiro junto a su hermana Susana fueron las víctimas en esa ocasión. En esa oportunidad, tres delincuentes, con sus caras cubiertas, esperaron escondidos entre el maizal al productor agropecuario, que fue amenazado, y lo llevaron hasta el casco de la estancia, donde tras golpear a los hermanos, se alzaron con dinero, dos cuchillos de plata antiguos, celulares y una camioneta Ford F 100 en la que escaparon.

Patrulla Rural

A ser consultado sobre si había realizado la denuncia, sostuvo que “hice todo como corresponde. La verdad es que no hemos tenido ninguna respuesta. Fui personalmente a la delegación de la Patrulla donde nos atendieron muy bien; vino Científica a levantar huellas y nada más. Esperé estos días para ver qué pasaba y si realmente me llamaba el jefe de la Patrulla Rural, no porque soy concejal sino como un productor agropecuario, un damnificado más de Gardey. El 26 de mayo a las 21 fue el último contacto que tuve con la policía. No hubo ningún llamado, ni por lo acontecido en la Escuela Granja, ni por el robo que sufrió la familia. El silencio policial nos preocupa”.
Remarcó que “seguiremos dando alertas a los vecinos para que se tomen mayores recaudos. Habrá que poner alarmas o cámaras en los campos, ya no se sabe qué medida tomar porque todo lo que se coloca no frena al delincuente, se nota que piensan más que nosotros”.
Sobre los hechos que se sucedieron en Gardey, indicó que “fueron todos muy parecidos y uno se atreve a pensar que se trataría de la misma banda”.
Por último, indicó que “estoy preocupado y alertando a los vecinos porque los robos en el sector rural siguen ocurriendo. En la casa de la familia no dejaron nada, así que por un tiempo no volverán, pero hay que difundir lo que pasó para cuidarnos entre nosotros”.

Otro robo

A la bronca por lo ocurrido, Matías Meli le sumó lo sucedido en la Escuela Agrotécnica (exGranja), donde integra la cooperadora. Informó que se registró un importante caso de abigeato. “Se carnearon cuatro vaquillonas Holando de pedigree la semana pasada, de más de 300 kilos con un valor de más de 30 mil pesos. La carne la vendieron barata porque a los dos días regresaron y robaron dos novillos más y se ve que no les alcanzó la carne, porque nuevamente volvieron el domingo, cortaron los alambres, y carnearon dos más”.
Detalló que “a la escuela le quitaron ocho animales en una semana, es indudable que esa carne no es para comer sino que se está comercializando en la zona de Tandil”. u

///////////////SECUNDARIA///////////////

Faenaron ocho animales
en la Escuela Agrotécnica

La Escuela de Educación Secundaria Agraria 1 “Dr. Ramón Santamarina” fue víctima nuevamente del robo de ganado vacuno, categoría terneros. El 9 de mayo pasado fueron faenadas cuatro vaquillonas de la Raza Holando Argentino en dicho establecimiento.
En la madrugada del 26 de mayo fueron también faenados dos novillos de unos 200 kilos aproximadamente. La escuela se vio movilizada frente a los hechos cometidos en tan corto plazo, por lo cual se intensificó la vigilancia en el predio.
La escuela informó que desde la Patrulla Rural se comprometieron a efectuar una vigilancia nocturna dentro del establecimiento y la medida no resultó favorable ya que en la madrugada del lunes, habiendo circulado una patrulla el domingo por la tarde en la escuela se encontraron los alambrados cortados en su totalidad y nuevamente dos novillos aparecieron faenados. Como en la vez anterior, solo dejaron las cabezas, extrayéndoles la lengua y las vísceras.
Desde la comunidad educativa resaltaron que “las pérdidas son muy importantes. Se trabaja día a día arduamente para formar a nuestros alumnos en valores, con esfuerzo, con trabajo, responsabilidad, y esto va totalmente en contra de lo que inculcamos”, expresaron en el comunicado enviado a los medios.
Y concluyeron que “necesitamos que las fuerzas de seguridad tomen conciencia de lo que está ocurriendo en todo el ámbito rural y se tomen las medidas necesarias”. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario