En La Blanqueada reclamaron mayor seguridad y mejoras en el barrio

En un nuevo intento en busca de respuestas a las problemáticas cotidianas, vecinos de La Blanqueada se concentraron en la esquina de Vivot y Bereterbide, donde este miércoles por la tarde recibieron a autoridades policiales y comunales para canalizar sus reclamos por mejoras en esa zona de la ciudad.

El intercambio se concretó entre una veintena de frentistas de las ocho manzanas que conforman el barrio y el titular de la Tercera, subcomisario Rubén Frassi, la edil del Frente para la Victoria y presidenta de la Comisión de Seguridad del Concejo Deliberante, Corina Alexander, y el flamante subsecretario de Protección Ciudadana, José Denisio.

Los vecinos tuvieron oportunidad de transmitir sus inquietudes y los planteos sobre las mejoras que consideraron necesarias, que cristalizaron en un petitorio con los puntos expuestos.

Con buena recepción y predisposición en atender los reclamos, las partes acordaron reunirse en los próximos días para evaluar la situación y los avances alcanzados. Al culminar el encuentro el grupo avanzó algunas cuadras hacia el sector donde se encuentra el trazado de las vías, que marcaron como barrera urbanística.

 

El petitorio

 

Durante el encuentro los vecinos autoconvocados entregaron un petitorio a las autoridades presentes, elaborado para ordenar una serie de reclamos, entre los que englobaron mayor seguridad para quienes habitan esa zona de la ciudad.

En ese sentido, y bajo el supuesto de que la seguridad es una problemática que se debe abordar “de manera integral” y que incluya “la mejora en las condiciones urbanísticas e infraestructura del barrio”, apuntaron hacia las condiciones territoriales que permitan crear el escenario para que “la seguridad se desarrolle con mayor intensidad”.

Entre los puntos incluidos en el documento solicitaron que el accionar en la implementación de la Unidad de Policía de Prevención Local incluya la designación de dos efectivos policiales “para que se encuentren en cercanía de los vecinos las 24 horas” y la apertura de Bereterbide “para la mayor circulación peatonal y automovilística en el barrio”.

En cuanto a las mejoras, reclamaron un cambio de luminarias e instalación de otros sectores que carecen de iluminación, como el paso bajo nivel y Bereterbide y el paso de las vías, y también la limpieza de baldíos y mantenimiento en la zona de las vías y de basurales existentes en el barrio.

Además sumaron la recuperación de plazas y espacios recreativos en zonas abandonadas, como en Primera Junta y la Ruta Nacional 226.

 

“Necesitamos que

el barrio resurja”

 

Finalizado el encuentro, en vecino de Vivot, Mario Mastropierro, repasó las principales preocupaciones de la barriada y el reclamo en busca de una respuesta.

“Hemos pedido que bajen las autoridades para que vean lo que estamos reclamando, que sean testigos”, justificó el vecino sobre la convocatoria realizada a través del grupo Tandil Barrios Olvidados.

En representación de los vecinos reclamó una modificación en el sistema de luminarias, la limpieza de los terrenos, la revalorización de un predio abandonado perteneciente a Vialidad Nacional ubicado sobre la 226 para que, con la intervención del Municipio, se convierta en una plaza.

Sobre la barrera urbanística que impone el trazado de las vías férreas, en medio del debate sobre el incipiente proyecto de revalorización de la Estación de Trenes, explicó que Bereterbide se encuentra cortada “y si los servicios de emergencias tienen que venir deben dar una vuelta muy grande porque no tienen ningún paso para este sector”, advirtió Mastropierro desde la intersección con Vivot, por lo que reclamó “pasos a niveles” para facilitar el tránsito vehicular y también peatonal.

“Estamos cerrados por la Ruta 226, por el Procrear (ex predio del Ejército), por las vías y por La Blanqueada. Alguna apertura tiene que haber”, reclamó.

“Necesitamos que el barrio resurja”, definió, y marcó el nuevo impulso que recibirá la zona por el desarrollo urbanístico en comparación con un sector que “va a quedar desubicado, abandonado”. Es por eso que justificó el reclamo por mejoras integrales y seguridad.

Sobre el último punto aseguró que en las últimas semanas se registraron hechos delictivos que causaron alarma entre los frentistas. “Se convocó a las autoridades para que nos digan en qué nos pueden ayudar”, dijo, y repasó que el compromiso será reforzar los patrullajes policiales por la zona y reclamar por uniformados de la Unidad de Policía de Prevención Local asignados.

“Para nosotros es importante la seguridad”, ratificó, y valoró la buena predisposición de quienes estuvieron presentes.

Por reclamos anteriores Mastropierro recordó que las expectativas de solución por la falta de agua que padecen, en especial durante el verano, apuntan al sistema de cisterna implementado por el desarrollo urbanístico de Procrear.

“A partir de octubre y durante todo el día nos quedamos sin agua, pero nos dijeron que eso se va a solucionar con el nuevo barrio y estamos esperando la buena noticia cuando se inaugure la obra”, señaló.

Mientras, aguardan también por novedades sobre los reclamos realizados tiempo atrás para dotar a La Blanqueada de red de gas y cordón cuneta.

Para cerrar, y mientras los asistentes se disponían a caminar por las calles del barrio para evaluar la situación, Mastropierro apreció el compromiso de los vecinos por encontrar mejoras al barrio. “A pesar del frío vinieron varias personas porque todos queremos mejoras para La Blanqueada”, concluyó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario