En La Elena pidieron colaboración a las autoridades para la prevención del delito

Este viernes por la tarde autoridades de la comisaría Segunda y de la Secretaría de Protección Ciudadana del Municipio cumplieron con la reunión con vecinos de La Elena, que había sido postergada días atrás, en la que pudieron entablar un intercambio para conocer las principales inquietudes y problemáticas en materia de seguridad en ese sector de la ciudad.

El encuentro comenzó minutos después de las 19, en una propiedad ubicada en avenida Jujuy y Galicia, y congregó al jefe de la seccional policial, Andrés Irusta, al titular de la dependencia comunal, Atilio Della Maggiora, al director Martín Romano, y a su par de Asistencia a la Víctima, Pablo Esquivel, con un grupo de residentes de la zona.

La cita, de la que también participó el concejal Marcos Nicolini, fue el resultado del planteo que oportunamente realizaron luego de una reunión que mantuvieron entre los habitantes de la barriada días después del violento asalto que sufrió el exarquero de Santamarina, Daniel Bertoya, en su domicilio de la avenida Jujuy al 2100 ocurrido a principio de mes.

En este caso, y en función de las medidas implementadas, solicitaron el respaldo de la policía y el Municipio en la solución de diversos reclamos para avanzar en la prevención del delito.

Los puntos del reclamo

En ese sentido pudieron ahondar en los aspectos incluidos en la lista de pedidos conformada con “las cosas que nosotros necesitamos en el barrio”.

Luego de la presentación el presidente de la comisión vecinal, Luis Albornoz, hizo hincapié en la figura del policía de barrio y en la necesidad de volver a implementarla y enseguida se centró en el patrullaje de la Unidad de Policía de Prevención Local, el cual “disminuyó en los últimos días”.

Así, se valió del sistema implementado para reclamar, en nombre de sus vecinos, que los efectivos “tengan contacto” con quienes habitan el barrio, ya que “no interactúan” y solo “parece que hacen un circuito y listo”.

Otro de los puntos del reclamo apuntó a la necesidad de instruir a los uniformados sobre las calles del barrio, dado que “pedimos asistencia y se pierden”, y pudieron compartir algunos ejemplos para graficar la situación.

“Eso lo solucionamos con un policía de barrio; para nosotros es importante recuperarlo”, soltó otro de los frentistas.

En ese sentido, y ante el requerimiento, el comisario de la Segunda se comprometió ante el grupo a “hacer las gestiones para ver si este sistema puede volver”.

La conversación avanzó hacia otros puntos que hacen a la seguridad de inmediata atención por parte de la comuna, como el mantenimiento, instalación y reposición de luminarias, con quejas sobre el desempeño de la Usina en ese punto, y en la mejora de la circulación por avenida Jujuy, entre otros.

El objetivo de trabajo

Finalizada la conversación, Albornoz valoró la predisposición de los funcionarios y adelantó que acordaron volver a reunirse en un mes para evaluar los resultados de las acciones a implementar. “Entregamos un petitorio escrito, y en 30 días nos juntaremos para ver cuáles puntos se cumplieron y cuáles no”, puntualizó sobre el objetivo de trabajo pactado.

Sobre la presentación indicó que “hicimos un reclamo puntual para que colaboren con nosotros y que podamos tener la seguridad que creemos que tenemos que tener en el barrio”.

En cuanto al policía de barrio, el dirigente aseguró que “nos funcionó muy bien” durante el período en que se mantuvo vigente, por lo que uno de los pedidos centrales apuntó a su restitución. “Era un proyecto de la Policía Bonaerense que funcionaba; no sé por qué se desactivó”, enfatizó.

Por último Albornoz destacó la asistencia de los funcionarios policiales y comunales, pero demandó que “nos tengan en cuenta” y que “respondan al pedido” de los vecinos.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario