En medio de roces, adjudicatarios del barrio Smata, conformaron una comisión directiva

En primer lugar, los adjudicatarios (en su mayoría propietarios de lotes) manifestaron como prioridad la necesidad de que el Municipio abra las calles para que luego puedan obtener la bajada de luz. Consideran que de otro modo, por más que corten el pasto, no van a lograr impedir la usurpación, siempre latente. Además, consideraron la posibilidad de hacer uso en el futuro de la Banca XXI para hacer oír sus reclamos en el Concejo Deliberante.

 

Un abandono

 

Luego, tomó la palabra el presidente de la comisión vecinal que representa a los dueños de viviendas y quien a su vez fue el primero en irse a vivir al barrio, Oscar Revelli.

En forma contundente, expuso que “no tenemos iluminación, no nos llega el agua, no nos abren las calles y encima el pastizal que hay es impresionante, no solamente en los terrenos sino también en las casas”.

“No hay uno que se haga cargo de cortar el pasto. Yo trato de cortar lo que más puedo dentro del predio pero, lamentablemente, es un abandono y eso lleva a que se nos metan en las casas y a que yo no pueda dormir de noche porque tengo que sacar a los que ocupan”, lanzó.

Y manifestó que “son muy pocos los que están trabajando a full para poder tener la casita pero hay muchos a los que no les importa. Vivimos en un pastizal en el que los ocupas sí tienen cortadito el pasto y prolijo y, nosotros, que somos propietarios, no cortamos el pasto”.

“Eso lleva a que ocupen las casas, políticamente lo hacen, lo saben desde el Municipio y lo que dicen es que como no nos hacemos cargo no pueden hacer nada contra los ocupas. Si va un ocupa y mete una carpa en el terreno de cualquiera, le bajan la luz y ustedes pierden el terreno y nosotros la tranquilidad, porque yo estoy viviendo ahí con mi familia”, lamentó.

Luego, uno de los adjudicatarios llamó a la unión de todos para lograr los objetivos, que en definitiva son comunes a los lotes y las casas. “Logramos sacar a los ocupas en su momento porque estábamos todos unidos”, dijo.

Sin embargo, ocurrió todo lo contrario cuando un comentario de uno de los adjudicatarios de lotes irritó a Oscar Revelli a tal punto que se retiró de la reunión.

Más tarde, al haberse retirado el referente de las casas, se conformó la comisión directiva de los propietarios de lotes y acordaron continuar reuniéndose periódicamente.

 

“Hablan desde el Asfalto, ellos”

En diálogo con El Eco de Tandil, Revelli sostuvo que “por lo que veo hay tres o cuatro que lo único que quieren es sacarle plata a la gente porque les dicen que cortan el pasto y es mentira”.

“Por lo que vi, están viendo cuántos terrenos se van a quedar ellos. Es lamentable porque no buscan nada para el barrio, sino un beneficio personal. A mí eso no me interesa”, denunció.

A su vez, cuestionó que “yo ya fui a varias reuniones de ellos, que ni me avisan ni me invitan, me enteré por El Eco, así que fui a ver de qué se trataba. Dicen que los de las casas somos una cosa y los de los terrenos otra, pero es todo un barrio. Si usurpan los terrenos, a nosotros nos complica porque sabemos que no es gente de laburo”.  

“Una sola persona pidió que le bajen luz para 20 terrenos, la Usina no se la baja, es lógico, entonces quieren sacar provecho de esto”, fustigó.

En cuanto al comentario que lo llevó a tomar la decisión de retirarse de la reunión, indicó que “uno de ellos dijo que el pasto no es tanto inconveniente, pero tiene una agencia de autos, y vive en calle de asfalto en un barrio bastante lindo. Si a él no le importa el pasto, a nosotros sí porque vivimos adentro del barrio”.

“Los alambrados que se pusieron después de la toma no están más, los robaron, por eso hablan desde el asfalto ellos, no vienen para acá a ver cómo están los terrenos”, concluyó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario